APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | Una de nieve y otra de arena…

  • 10/7/13 -

PLAY | Live Forever - Oasis

Santiago de Chile tiene muchas cosas increíbles, pero nada le gana el estar a dos horas aproximadas del mar y de la nieve. Este tablero de juego te da la posibilidad de armar una escapada de un día para dejarte vencer por la inmensidad del Pacifico o podés planear un día de esquí, de juegos blancos o simplemente una cojonuda guerra de bolas de nieve. Que gane el que tenga mejores guantes.




Playa
Si tuviera tiempo, plata y un auto, planearía dos semanas de road trip por la costa chilena. Es soñada. El Pacífico chileno que conozco es celeste o turquesa dependiendo de las zonas o cómo le pegue el sol, tiene los atardeceres sobre el mar, suele ser revoltoso, tiene un affaire con las montañas (que están ahí no más) y su inmensidad te conmueve. Dios existe y toma sus vacaciones a la orilla de este océano. Eso sí, es frío como la antítesis de 10.000 demonios.




Sí sólo tengo un día, haría lo que hicimos en Septiembre de 2010 con los chicos y lo que hicimos hace dos sábados con Mr. P y Vivu: salir de Santiago temprano, visitar los cerros Alegre y Concepción (caminarlos con tiempo, sacar mil fotos, encontrar arte callejero y genialidades), y luego, si el tiempo da, seguir ruta pasando Viña del Mar, y a partir de Reñaca (tendría que dedicarle un post entero a este pueblito costero que amo con locura), buscar un buen restaurante con vista al mar y carta llena de mariscos y pescados súper ricos y, obvio, frescos. El tiempo que queda, hacer mar: mirarlo, tocarlo si te animás, escucharlo, fotografiarlo, sentirlo. Eso, en resumidas cuentas.











En Valparaíso: La Dulcería
Esta vuelta no caminos por Valparaíso por mi fucking tobillo y la cadera de Vivu, pero si pasás dos veces por una esquina llena de color y banderines, a ver, tenés que bajar y fijarte de qué se trata. ¡Lo bien que hicimos! Nos encontramos con La Dulcería, una casa de caramelo artesanal hecho a la vista…






Todo lindo, todo tentador y todo buena onda, como los chicos que atienden el lugar, las familias que llegan con ansias de caramelos, la variedad de propuestas empaquetadas para todos los gustos y los masticables de maracuyá que hicieron que finalmente me decida a favor de esa fruta ya no tan exótica para nosotros.









La Dulcería
ladulceriavalpo@gmail.com
D: Calle San Enrique 314, Cerro Alegre, Valparaíso.
H: Miércoles a sábados de 10 a 19:30hs. Domingos de 11 a 16hs.


En Concón: Nikko Marisquería Nikkei
Frenamos a almorzar pasando Reñaca y la playa principal de Concón porque estaban todos los restaurantes hasta las manos. Al doblar en una curva nos encontramos con una mini bahía, calma y con un restaurante prácticamente vacío con un espacio para estacionar justo en la puerta (un milagro en estas costas con tan poca tierra). El estómago famélico eligió, y el muy angurriento nunca se equivoca.




Almorzamos unas croquetas y una cazuelita de mariscos como entrada, y luego una bruta tabla de sushi entre los tres. Todo absolutamente delicioso, bien presentado y sabroso, con texturas para sentir que cada bocado es un mundo. Como wasabi del asunto, la vista al mar. Para esto uno se rompe el traste laburando, durmiendo poco y poniéndole el cuerpo a la vida: para esto. Justamente esto.



Y una más: divina Francisca, la camarera que nos atendió como en casa. En la costa siempre se encontrarán con la amabilidad chilena.

Nikko
D: Avenida Borgoño 22902, Concón, Chile

Nos despedimos del sol y del mar dedicándole un tiempo de nada en la arena. Un momento de paz y la más pura felicidad. Gracias Pacífico…









Nieve
El domingo partimos Vivu, Mr. P, Tequi (amigo extremeño de José –el gran ausente con aviso- y Vivu) y yo a tocar la nieve. Ex muletas y yo no podíamos hacer nada más que eso. Con el día alucinante que hizo y con la cantidad de nieve que había, ¡qué picardía estar lesionadas!



Cómo les decía, Santiago está a nada de la nieve. La ruta que sube a la montaña está a no más de 20 minutos de Las Condes, y a partir de ahí todo es subir. Si hay nieve en la cima, van a tener que ponerle cadenas a las ruedas (hay un grupo de hombres que te las ponen por $6000 pesos chilenos cuando llegas al punto donde se torna obligatorio). Hay 40 curvas en ese camino, contadas y enumeradas con carteles. Cada vuelta es un paisaje relevador, y cada vuelta puede ser un problema para la gente de estómago sensible, así que tómenselo con calma y disfruten el paseo. La montaña es impresionante. Acá Dios viene a esquiar los fines de semana…




Si quieren nieve pero no son de esquiar, o no vienen por tantos días, pueden jugar al cable carril y al tobogán de gomón: alquilan uno y se tiran por la ladera no sé cuántas veces ni por cuánta plata, pero se veía muy divertido.


Nosotros hicimos “picnic” en unos bancos que encontramos con flor de vista, unos sándwiches caseros y las papas pasadas de altura (posta, hagan la prueba: suban con algo empaquetado). Hicimos dos guerras de nieve y muchas fotos haciendo el tonto. Se ve que la montaña te activa el chip egresado de 5to año. Ah, qué simple se consigue la felicidad… 







14 comentarios

  1. Lindo, lindo, lindo y más lindo! Ya me estás haciendo ver precios y modificar mi mini viaje de aniversario. Graciasssss!

    ResponderEliminar
  2. Que bello todo! La costa cercana a Sgo tiene un sinfin de lugares encantadores, y a solo 2hs en auto! Es de locos! Yo me enamoré de Zapallar, Isla Negra, y Cachagua.

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!!como me haces viajar, y recordar lugares por los que anduve en otro momento, morir comiendo golosinas!!es mas fuerte que yo!!y los mariscos...que cosa mas rica, las machas gratinadas con queso de cabra!que ricooooooo.
    Gracias por el viaje!!

    ResponderEliminar
  4. ay por dios Qué fotos más hermosas!!!
    siempre dan ganas de volver y volver a Chile!... amo!

    ResponderEliminar
  5. Que lindo post, Verito! Que lindas fotos! Que lindo Chile!
    Tuve la oportunidad de cruzar la frontera una vez y lo poco que vi, me enamoró :)
    Te mando un beso grande ♥

    ResponderEliminar
  6. cada vez mas ganas de cruzar los Andes Verooooo!

    ResponderEliminar
  7. Que lindo, y que buena escapada.
    Tengo un amiga del otro lado de la cordillera...mmm tal vez sea buen momento para empezar a planificar otra visita. Pero esta vez con todas tus recomendaciones anotadas en una libretita :)

    Beso
    ire

    ResponderEliminar
  8. Qué lindo viaje, Vero!!! Y tu mirada fotográfica me encanta, es impresionante cómo haces que nos traslademos sin movernos a través de tus imágenes...
    Beso!!
    Nat.

    ResponderEliminar
  9. hermoso Chile a traves de tu mirada y tu relato!!! =)

    me encanto!!!

    besos

    ResponderEliminar
  10. verooo que lindas fotos, cada vez mas lindas!!!! me encantaron!
    mi mama ama reñaca, yo no conozco... pero mis tios tucumanos hacen todo el trayecto desde ahi.. en auto porque les copa reñaca!!!!!
    mori con la dulcería!!! que divinor!!! (viendo los banderines, pasate por mi blog que estoy sorteando!)
    y la nieve... belleza total!!!! un beso verito

    ResponderEliminar
  11. Oh,oh,oh!Lindo post !!Después te cuento!
    Me mató el logo de la hormiga de la dulcería,muuuuy bueno,Vero!
    En serio lo de las cadenas?Ya doy aviso!

    ResponderEliminar
  12. Una belleza tus fotos! Hermosos lugares! No conozco Chile aún! Pero todos comparten lo mismo que vos decías! Así que muero por conocer! Te mando un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  13. eeeeeh cuántos mimos :) gracias por pasar, respondería cada mensaje porque cada uno tiene una punta, pero mr. p me espera para cocinar! como sea, gracias por acompañarme en el viaje y ojala todos se puedan dar una vueltita por chile y descubrir esas cosas que a ustedes les mueve la aguja ;)

    besos y gracias por estar!!!
    (yo estoy más a mil que nunca.... pero los leo! gracias!)

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.