APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

I was alive and I waited for this




Si bien mis amigos y familia se encargaron de hacerme sentir muy bienvenida, me cuesta mucho reconectarme con la realidad cuando el viaje se termina. Me costó siempre y, a esta altura, no creo que tenga sentido luchar contra eso.


Quiero quedarme con la sensación de múltiples y felices encuentros que tuve a lo largo de tres semanas. Quiero quedarme con las risas de mis amigos, con sus gestos, casas, mundos y planes. Quiero quedarme con cada callecita, plaza, tienda y bar que recorrí y conocí a mi gusto y sin correr. Quiero quedarme con los incomparables sabores de España e Italia, sus ceremonias culinarias y mis tintos de verano. Quiero quedarme con sus cielos llenos de nubes, sus lluvias de primavera, sus noches frescas y su trato amable, a lo largo y ancho de cada ciudad que tuve la suerte de sondear.


Me queda mucho por contarles así que, mientras vuelvo a tierra, respondo mails, recuerdo cómo escribir notas, hago las compras y pago mis cuentas, voy a subir -lo más seguido que pueda- mis impresiones de los últimos destinos: la costa amalfitana, Roma y Madrid. Disculpen mi capricho, pero si puedo prolongar mis vacaciones al menos un poquito más, no voy a perderme la oportunidad. Infinitas gracias por el aguante de siempre.


¡Muy buena semana!


Regreso bajo agua...

Llueve… ¿y qué?


You can stay under my umbrella



¡Muy feliz fin de semana!


24 Horas en la Comarca

Los días que le dediqué a Barcelona tuvieron un paréntesis muy bienvenido de naturaleza, montaña, un pueblo catalán con mucha vida y, lo más importante, de mis amigas Metu y Vivu en versión agreste. No hay recomendados, ni tiendas, ni cafés con diseño pero sí hay artistas, rica comida, paisajes y momentos que me llenaron de felicidad en sólo 24 horas. Supongo que es un post más visual, pero mejor así, que ya arranca la semana y me encantaría regalarles visuales para que sea bien pilas.


¿Y por qué no acompañarlo con un muy buen tema? Valerie, no te pongas celosa pero The Zutons también le cantan a Stacey


Vol. 01 | El camino del romero

Vivu y yo viajamos a visitar a Metu en Balaguer, ciudad catalana que queda a aproximadamente dos horas en micro de Barcelona. Ni bien nos bajamos en Tárrega, ciudad próxima donde labura la pequeña hobbit, nos la encontramos y tuvimos un reencuentro en plan corrida en cámara lenta, risas, abrazos, besos y una golosina típica de Catalunya que estaba hecha con algo y chocolate (mi paladar y memoria apestan). Metu ya nos empezaba a malcriar.

Dejamos las cosas en su casa en Gerb –que ya sabemos es maravillosa- y nos llevó a recorrer la zona, un paisaje rural llano interrumpido de vez en cuando por formaciones del Prepirineo, lagos que ella llama pantanos, cosechas de varios tipos y campos intervenidos por amapolas rojas salvajes (nonna, los papaveri de los caminos italianos). Un placer.


Nos llevó hasta la represa Camaralla y, para verla de cerca, nos llevó a caminar por un sendero que se cebó y nos hizo terminar bien arriba de la montaña (bue, igual no es montaña pero era alta che).


Además del paisaje, del contacto directo con el verde y del perfume a romero que nos acompañó a lo largo de toda la “escalada”, lo que me encantó fue que éramos tres chicas hablando de chicos mientras subíamos tramos cargados de piedras y plantas. Otra que juntarse a tomar el té… Estábamos ahí, poniéndole huevo y pulmotor a la subida mientras cada una exorcizaba algún que otro demonio encantador que nos tocó vivir de cerca. Ay, que sensación liberadora. ¿Conclusión del vía crucis? Blog de minita irrumpe y decreta: para hablar de chicos y de amor, las minas somos todo terreno.


Vol. 02 | Tras bambalinas

Todavía teníamos tierra en las zapatillas cuando entramos al Teatro Municipal de Balaguer, donde el día siguiente de nuestra visita se presentó la obra “El café de la remei”. Metu hizo de la dueña del café, una malvada viejita que servía café envenenado para robarles los sueños a sus clientes. Como tenía que ensayar, nos llevó y me dijo que podía sacarle fotos a los ensayos. ¿Qué más puedo contarles? Un privilegio haber bajado de la montaña para presenciar un momento tan único y haberlo podido retratar.



Más fotos ensayo

Vol. 03 | Ous estrellats e altres delicies

Gracias Dios por darme amigos españoles y catalanes que sepan comer, que sepan convidar y que sepan abrir la puerta del lugar indicado para ir a jugar con los sabores de la península ibérica. Grazias, grazias, grazias.


Vol. 04 | Postal de un sábado en Balaguer

Así como Frances escribió una postal con relatos de un sábado en Cortona, me animo a emularla y escribirles mi postal de Balaguer, tal cual lo viví una soleada mañana de sábado.


Querida mamá,

Ya es sábado en Balaguer y el pueblo entero cruza el río Segre para ir al mercado de la plaza. Hombres, mujeres y familias enteras se presentan con la excusa de comprar remeras por poca plata, reabastecer su huerta o llevarse a casa deliciosas frutas, verduras y pescados, pero bien sabemos que disfrutan más de encontrarse con sus vecinos, amigos, familiares y los chismes más jugosos de la semana.


Desde los balcones, las señoras tienden la ropa y dejan que sus colores complementen el intenso celeste del cielo, que sólo a ratos se ve interrumpido por nubes regordetas.


La iglesia Santa María, apostada con su esplendor gótico-catalán en la cima, se pone celosa de la atención que recibe la plaza y lo manifiesta con fuertes campanadas que duran más de 15 minutos. Cuando finalmente se calla, la gente entiende que ya es hora del aperitivo y se acerca a su bar amigo para pedir el vermut que siempre, pero siempre, viene acompañado de jugosas aceitunas.


Te mando un beso,

Vero


Más fotos Balaguer


© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.