BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Japan on the road | Miyajima + Hiroshima

  • 27/1/16 -

PLAY | Voices - Dario G Feat.Vanessa Quinones

¡Buenaaaaaaaaaas! Hoy retomamos el viaje en el desayuno en la casa de Pao, Takeshi y pequeño Facu dormilón. A nosotros también nos costó arrancar un poquito :D El plan de ese lunes 14 de diciembre era tomar un ferry con Pao a Hiroshima, y de ahí conectar con otro ferry que nos llevara a los tres a Miyajima, EL lugar que yo sentía tenía que ir desde que lo había visto en el blog de Pao, hace años. ¿Pueden creer que estuve 20 minutos buscando ese post de Pao para linkearlo y no lo encuentro? Lo peor es que lo vi antes de viajar. En fin. Otro dato a completar con ella :D



 El maravilloso torii de Miyajima.

El punto es que el emocionante torii (entrada de un santuario) de Miyajima, que si la marea está alta parece sumergido en el mar, fue LA postal que me quedó de un Japón cercano, un Japón a mano. El de Pao. Así que en su momento le mostré a Mr. P el post de Pao (grrrrrrr) y más fotos que nos dio Google y él también quedó hechizado. Fue punto clave en nuestro itinerario, y como siempre, Pao lo supo acomodar perfecto en tiempo y forma. Vamos que les cuento…



Básicos de Miyajima

Fecha: Lunes 14 de diciembre 2015.
Cómo llegamos: Japón es un archipiélago, así que era de prever que en algún momento nos íbamos a tener que mover en ferry. Y eso hicimos. Y un poco más. Para llegar a Miyajima, nos tomamos un ferry desde Matsuyama a Hiroshima. Nota #1: Presenten su pasaporte extranjero que tendrán mejor precio. Nota #2: Este ferry tenía re buena frecuencia de salida, así que compramos el boleto en el momento. Pueden elegir primera o segunda clase (Mr. P subí a chusmear 1era y dijo que no había mucha diferencia), y si mal no recuerdo, NO ACEPTAN TARJETAS DE CRÉDITO (¿ven lo que les digo? ¡cualquiera que PARA COMPRAR PASAJE no te acepten!). En fin. Si no me equivoco, el viaje duró una hora más o menos y nos dejó en el puerto de Hiroshima. De ahí nos tomamos un tranvía a la Estación de Tren de Hiroshima, donde nos tomamos un tren local (JR Sanyo) a la Estación Miyajimaguchi, que queda a una o dos cuadras del puerto donde salen los ferrys a Miyajima. Son 10 minutos de ferry y ¡listo! Llegamos a destino. Mucho viaje, ¿no?
Dónde dormimos: No dormimos en Miyajima. Pao nos dijo que es costoso al pepe, no hay mucho más para ver que lo que podés ver en cinco horas.
Sensación general de la ciudad: “Ciudad” no le cabe, es realmente un pueblito costero tan encantador que lo preferís caminar despacito para absorber cada detalle. Lo sentí muy auténtico, muy el Japón “de otro tiempo” que Hollywood se ocupó de construir en mi cabeza. Y lo curioso es que no lo vi inundado de turistas (alemanes, ingleses, estadounidenses, españoles, franceses, israelitas, etc.). Allá hay mucho turismo local, y para nosotros, ¡da igual de donde sea el japonés! ¡Son todos japoneses! ¡Estamos en Japón! ¡Wiiiiiiiiiiii! Lo que sí vi y a mares fueron #pollitosenfuga :D Eso es lo que pasa cuando viajás dentro del marco de un evento deportivo que involucra a la gran familia de River Plate. Todos con sus joguinetas y casacas, buzos, camperas. “Somos locales otra vez”. JAJAJA.
La joyita: El torii, sin dudas. Fue un sueño cumplido verlo “emergiendo” del mar, tan imponente. ¡Y qué privilegio verlo con sol!
Algo increíble: ¡Los ciervos! Tan pronto desembarcás del ferry y pisás Miyajima te encontrás con uno… dos… tres… ¡diez ciervos! ¡Vivos! ¡De verdad! Y ok, no todos juntos, no son una boy band, pero están, y caminan entre la gente, sin sus cuernitos, buscando papel para comer. POSTA. Hay carteles en japonés e inglés de precaución que te dicen que no es conveniente tener papeles en la mano porque los roban y te los comen. ¡Qué atrevidos! Escondan los papeles, y especialmente los yenes ;)
Qué fue lo mejor que comimos: Uyyyy me acuerdo y me vuelvo loca. Acá conocimos, gracias a oh mais grande gurú Pao, lo que es el okonomiyaki estilo Hiroshima. Un okonomiyaki es una especie de salteado que además tiene una capa tipo panqueque. “Okonomi” quiere decir “a tu gusto”, por eso vos podés elegir de qué lo querés: con mariscos, pollo, carne, cerdo, etc. Es espectacular de rico y además fue muy divertida la experiencia. Lean a continuación ;)
Qué fue lo mejor que compramos: ¡Bolucompras en el shop de Hello Kitty temático Hiroshima! ¡Mi niña interior fue feliz!  
Ciudadano ilustre: El ciervo, of course…
Links de utilidad:


La ronda…

Como les comenté, viajamos en ferry. Muy cómodo, muy tranquilo, muy rápido, y mucho mar. Amo el mar. Estar ahí fue pura felicidad…






Cuando llegamos al puerto de Hiroshima, nos subimos al tranvía. Lo lindo es que hay tranvías modernos y tranvías antiguos. Me recordó a San Francisco, USA. Y aproveché el sueño de algunos para sacar fotos bien de cerca :D





Van dos postales robadas en la Estación de Tren de Hiroshima, tomadas entre que dejamos las valijas en un locker (para no llevarlas a la isla de Miyajima) y habilitamos el JR Pass de siete días que habíamos comprado estando todavía en Buenos Aires…



¡Hasta el morfi es tierno en Japón!


Acá ya estamos en el tren local, camino a la estación Miyajimaguchi. Creo que fueron entre 20 y 30 minutos, no recuerdo bien.


¡Llegamos! Y de camino al ferry nos sacamos una foto digna de #ihavethisthingwithfloors...


Y encontré una forma muy original de armar una vidriera de un café con onda :D


Ya en el ferry pudimos verlo (marchen 1000 emoticones con corazones en los ojos)…


El maravilloso torii del Santuario Itsukushima.



Aproximadamente 10/15 minutos después, pisamos Miyajima y fuimos recibidos por los anfitriones de cuatro patas :D







Tomamos el camino comercial al santuario. Ahí nos encontramos con curiosidades…




¡Y también con el almuerzo! Pao le consultó a una dueña de local de la cuadra dónde nos recomendaba comer y ahí fuimos, sin dudarlo. Cuando entré sentí lo mismo que sentí cuando vi a Minnie en Disney en el 89. Una familia cocinera (supongo, no lo sé), a punto de hacernos el almuerzo en nuestras caras…







Acá probamos el famoso okonomiyaki Hiroshima style (luego veríamos otras modalidades en otras ciudades), y lo vimos nacer del tupper a la plancha. Fue hipnótico. El padre (supongo, no lo sé) preparó la base, la madre (supongo, no lo sé) le sumó una parte y la hija adolescente que quiere huir y ser artista en Nueva York (supongo, no lo sé) se encarga de terminar de darle forma, de rociarle la salsa agridulce mágica que va por encima y de cortarlo en “cómodas porciones” para comer con palitos. Yo hice enchastre MAL, pero Mr. P la rockeó y Pao ni hablar… ¡Volvería sólo por este platooooooooooo! #gordaforevertetranquilizas


Después de comer pausadamente, descansar un poco y usar otro gran baño limpio de Japón, seguimos transitando la calle comercial al santuario. Ahí nos encontramos con Kitty… HELLO KIIIIIIIIIIIIIIIIIITTY MY DEAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR…




La cantidad de PAVADAS de Kitty que había acá no tiene nombre. Y lo más loco es que una se compraría todo :D Mr. P compró cosas, Pao me compró un aplique para celular que uso como llavero de Kitty montada arriba de dos grullas + una especie de masa dulce rellena con frutilla con forma de Kitty (¡Pao consentidora!) y yo compré mini blocks tuneados de Kitty Hiroshima para regalar. ¡Kitty Kitty Kitty para todos!


 ¡Llegaron para la foto! ¡Gracias chicas! :D






JAJAJAJAJ mirá estos ojos JAJAJAJAJA



Cuando salimos de la calle techada comercial, empezamos a ver entradas, pagodas y leones / dragones guardianes del santuario… Y ciervos.





Y llegamos al torii. Hermoso momento. Muy turístico también.




Luego de apreciar y sacar 1000 fotos del torii (y de nosotros tres con el torii… in your face Andrezzzzzzzzzzz, ¡llegué antes que vos!), encaramos para el Santuario de Itsukushima, consagrado a tres diosas del mar, de la fortuna, del buen pasaje y de la prosperidad. Son buenas diosas para venerar, ¿no? :) Bueno, miren lo que es este lugar…





Esto que hace un papá con su hijita es lavarle las manos con agua antes de entrar al santuario. La junta con un cuenquito de bambú, pero también lo vimos de chapa. Esto lo van a ver en todo Japón (bue, en el que vi yo), en las entradas de todo templo y santuario. Es un símbolo de respeto y Mr. P lo cumplió a rajatabla, aunque no entráramos, y me lo hacía cumplir a mí, aunque no entráramos (tenía frío, thank you very much grrrr).








¿Cuántas veces suspiraron? :D


Pagoda de Cinco Pisos. Cuenta el folleto que está construido con una combinación armónica de los estilos arquitectónicos japoneses y chinos, y que data de comienzos del 1400. ¡Jo’er!


Con esta foto cierro el increíble paseo por Miyajima. Fue todo lo que quise y más, porque lo hicimos los dos con mi querida amiga Pao y su panza de entonces cinco meses. ¿No es muy lo más en serio? Fue un placer aprender de ella, charlar con ella, comer juntas, mirar pavadas que nos hacían lanzar grititos juntas, sacar fotos, y prolongar el tiempo juntas al máximo posible. Fue un verdadero privilegio este viaje, y fue muy triste la despedida. La tristeza menguó cuando recordé que, gracias a todos los medios y redes online, estamos unidas en base cotidiana, y porque además supe ahí que nos volveremos a ver. En Argentina sin dudas, o nuevamente en Japón, ¿por qué no? Los imposibles no existen…



¡Tantísimas gracias querida Pao!


Kokoro – Origami & Etcéteras




Cuando Pao se subió al tranvía para volver al puerto y de ahí a su hogar, nos miramos con Mr. P y exclamamos: ¡¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿Y AHORA QUE HACEMOS????!!!!!! Jajajajaja no ¡pero casi jajaja! Pao nos había entrenado bien, ya estábamos listos para Japón solitos :D Hiroshima, ¡fuiste nuestra prueba piloto!

Básicos de Hiroshima

Fecha: Lunes 14 de diciembre – Martes 15 de diciembre.
Cómo llegamos: En tren local, incluido en el JR PASS, yesssssssssssss!
Dónde dormimos: Gracias a la sugerencia de Takeshi vía Pao, cambiamos la reserva de otro hotel al Hotel Sunroute Hiroshima (link de Booking.com y link de la cadena Sunroute). El hotel es muy lindo, limpio, cómodo, tenía kimonos y pantuflas para los dos, y amenities de baño + para tomar té en el cuarto. Y lo más importante: estaba frente al Parque Memorial de Hiroshima, o sea, frente a lo único que tenés que ver sí o sí de esta legendaria ciudad. ¡Takeshi te amamos!
Sensación general de la ciudad: Desde el bondi de la puerta de la Estación de Tren al Hotel, la ciudad me pareció re flashera. Muy moderna, muy iluminada, alegre inclusive (me costó ver el horror que vivieron el siglo pasado, no vi ni un solo rastro), Me pareció muy viva. Y era lógico, eran sólo las siete de la tarde pero la oscuridad era tal que parecían las 12 de la noche. Y así nos sentíamos los dos, “de 12 de la noche”, reventados de tanto movimiento. Así que esa noche la caminamos poco y nada, compramos sándwiches en Family Mart, descubrí que se me había roto el protector de la lente de la cámara (F******************K) y volvimos al hotel a cenar echados como morsas en la petit cama. Recién al otro día la recorrimos un toque más (buscando comprar el nuevo protector + dos memorias para las cámaras, y sí, costaron dos mangos); y fuimos al Parque Memorial. Ahí vi el pasado, ahí vi la tristeza y, más importante, la esperanza. Mi sensación es: Hiroshima se merece un puñado de horas más de día, y se merece un fuerte abrazo.   
La joyita: La millonada de grullas que hay en el Monumento de la Paz de los Niños, que llegan de todo el mundo para colorear el recuerdo de Sadako Sasaki, una niña que padeció la bomba nuclear, y que a los 12 años fue diagnosticada con leucemia. Continúen leyendo su triste y sin embargo esperanzadora historia en Wikipedia. Si no conocen la historia, van a entender por qué es mi favorita. Hermosa Sadako.
Algo increíble: Un mercadito de frutas y verduras frescas que vimos armar en cuestión de minutos en la puerta de un edificio re moderno. Fue un lindo contraste del viejo Japón con el nuevo.  
Qué fue lo mejor que comimos: Nuestro almuerzo en Little Mermaid, cocina de inspiración danesa. Ok, sí, no fue japonés pero ahí conocimos a la mágica mayonesa japonesa que nos acompañó bastante en las comidas más al paso :D Ahora les muestro ;)
Qué fue lo mejor que compramos: Las dos memorias para las cámaras y una más para el celular de Mr. P. Costaron dos mangos (no recuerdo exacto cuánto). La tecnología en Japón es barata.
Ciudadano ilustre: Sadako Sasaki (corazón que blogger no me deja tipear).
Links de utilidad:


La ronda…

Esto fue lo vimos de noche, luego de hacer el check in y obligarnos a salir de la cama para comprar algo para comer antes de que cierren los negocios…




¡Cómo me arrepiento de no haberme comprado unaaaaaaa!




Frascos, frascos, frascos, los amamos.





Al otro día nos levantamos temprano onda de poder ver el Parque Memorial de la Paz antes de tener que hacer el check out, así que fuimos a desayunar a lo de la querida amiga Sirena occidental…



A los pies del Starbucks vimos ese mercadito callejero de frutas y verduras que montaron en pocos minutos y que se llenó de vecinos (bastante mayores) deseosos de sus frutos…





¡Y miren qué genial está esta bici con paraguas! Idea para amigos bikers ;)



Después del mercadito, fuimos directo al Parque Memorial de la Paz. Con lluvia. Y bue. Poesía turística y aleluya por los dos paraguas que compramos.



El árbol de la derecha que ven sostenido por sostenes de madera es un árbol que sobrevivió la bomba y fue trasladado al parque para mostrar su corteza impactada por el efecto atómico. Muy fuerte. Él y todo.



Cenotafio (monumento funerario en el cual no está el cadáver del personaje a quien se dedica, RAE) a todas las víctimas de la bomba nuclear. Tiene forma de montura, y la misma representa un refugio para todas las almas que perecieron con esta atrocidad. Al pie dice “Descansen en paz, porque el error no volverá a ser repetido”.  A través de la construcción se ve la llama eterna y el Domo de la Bomba Atómica.


La llama eterna de la paz. Está encendida nonstop desde 1964 y permanecerá encendida hasta que todas las bombas nucleares del mundo hayan sido prohibidas y vivamos libres de la amenaza de la destrucción nuclear… ¿se apagará algún día?



Monumento de la Paz de los Chicos. Está protagonizado por una estatua de Sasaki Sadako sosteniendo una gran grulla en sus manos (adentro hay otra), y está escoltada por un semicírculo de compartimientos vidriados donde se guardan la millonada de grullas plegadas por ella y por la paz mundial... 




Es muy emocionante. Ahí hay mucho amor.





El Domo de la Bomba Atómica “Genbaku Domu”.  Fue construido en 1915 como el edificio de promoción industrial de Hiroshima, y tuvo la mala suerte de estar a 100 metros del “ground zero”, el punto donde hubiera caído la bomba (si no hubiera estallado a tedebolosmetros del suelo). Eso que se ve hoy es lo que quedó en pie.


La recorrida fue densa por razones obvias, y por primera vez en mucho tiempo nos gobernó el silencio. Decidimos volver al hotel por la calle aledaña para bajar un poco el nivel de tristeza, y ahí nos encontramos con cafecitos lindos, con un estacionamiento de autos muy curioso porque es automático, y algunos detalles más de la vida misma que, al final de cuentas, y gracias a Dios, continúa. Hiroshima es una gran sobreviviente, vibrante y fuerte. Ojalá puedan sumarla a su ronda…



Fin de Hiroshima… ¡morfanding!
Tras el check out y el bondi que nos llevó a la Estación de Tren de Hiroshima, sacamos nuestro primer shinkansen (tren bala) a Osaka, a la semifinal, a River :p Pero antes de abordar, ¡a almorzar! :D


Little Mermaid
No encontrábamos donde comer local en la Estación de Hiroshima, así que dejé que mi #retrocedernuncadietajamas nos llevara a Little Mermaid, una pastelería / boulangerie / casa de comidas al paso de inspiración danesa. Mucho pan, mucho rico, mucha onda en el packaging y en el diseño del local :D










Elegimos varios tipos de sándwiches para compartir. Donde sea que coman en Japón, no se pierdan sus sándwiches de miga. Son bien ricos, con re buen punto de húmedo y usan combinaciones de ingredientes geniales. Amo todos los que tienen lechuga, y ya les dije: ¡la mayonesa allá es riquísima! #gordaforevertips

Little Mermaid
D: Está en la Estación de tren de Hiroshima. El local mira a la calle, lo van a encontrar fácilmente.
Post de una Little Mermaid en Tokyo, para que tengan otra opinión ;)


Después de comer, fuimos al andén a esperar nuestro primer tren bala… mañana les cuento cuando lleguemos a Osaka ;)


¡Muchas gracias por acompañarme un día más! :D




Fotos por Vero Mariani. 

13 comentarios

  1. @juanamorens27/1/16 6:56 p. m.

    Estoy amando tu diario de viaje! Estaré por allá en Agosto y ya sé que voy a releer estos posts muchas veces antes de que llegue el invierno! Disfruto cada detalle, no te conozco pero se lee como si lo contara alguien cercano... Y las fotos son increíbles!!! Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  2. maravilloso y merecido viaje, Vero, tu visión siempre es tan amplia y cercana a la vez!

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso viaje y gracias por hacernoslo vivir a nosotros también :) Gran post!

    ResponderEliminar
  4. Que increíble todo por favor! Sigo quedandome sin palabras, siento que todo suena a poco

    Leí la primera mitad del post con Valerie sonando en la radio, canción que siempre me hace acordar a vos, la conocí en Alma, en la previa a algún otro viaje (¿Italia?). Confesión bochornosa, súper freak si y encima memoriosa, pero stalker no, lo prometo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡JAJAJAAJAAJAAJAJAJ sos lo más Mumiiiiiiiiiiiii! Seeeh, fue previa a un viaje groso que hice sola por Europa, qué linda que te acuerdes :) Espero que nos podamos conocer nena, sos una de las lectoras más viejas de Alma, UN LUJO PARA MÍ :D Gracias por la magiaaaaaa, ¡siempre!

      Eliminar
  5. Veroooo que viajazoooo!!!! un super mega post este! Tremendo respeto a una Nación que se levanta luego de una atrocidad de devastación como fue la de Hiroshima... y como esas grullas multicolores lo simbolizan sin dudas... buen jueves Vero y Pao! Ah! si aún querés te paso el link del post del blog de Pao (lo busqué hace poco cuando hice unas grullas para regalar y quería explicar de buena fuente el simbolismo, besos!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale Giiiii, si lo tenés a mano pasame que me volví ponja buscándolo :/ ¡cua! jajaja! Gracias genia :)

      Eliminar
    2. Acá va el link al post de Pao;) besotes! http://www.kokoro-origamiyetceteras.com/2011/04/sadako-y-las-mil-grullas.html

      Eliminar
    3. Gracias boniiiiiiiiiiiiiii!!!

      Eliminar
  6. Sigo haciendo exclamaciones que no sabía que tenia, tal como los emoticones del whatsapp!!

    ResponderEliminar
  7. Vero que divina la foto con Pao y todo lo que visitaron juntas!! y qué emocionante lo de Hiroshima!! Conozco perfecto la historia de las grullas, y de hecho en el cole en Quimica nos toco laburar con energia atomica y con mis amigas/grupete de laburo hicimos una mega puesta, con no se cuantas grullas que plegamos y regalamos al resto de nuestras compañeras y una "especie" de danza moderna... todo muy loco y creativo siendo re pendejas, pero nos encanto hacerlo e involucrarnos!
    Ojalá algun dia esa llama se apague... Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naaaah, me muero, ¡¡¡MUY GENIAS!!! De vos no me sorprende, creativa Verito :) Y sí, ojalá se apague...

      Eliminar
  8. Eeeeh chicas, ¡buenísima onda! Qué bueno que les estén gustando estos posteos, que les sume a las que viajarán en algún momento y a las que sueñan ir también :D Gracias por ser parte de esto y hacer que tanto esfuerzo de posteos TAN esforzados (y trasnochados en edición de fotos jajaja) valgan la pena :D

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.