APERTURA

CRÉDITO APERTURA

Apertura: Leaf Social.

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Los Derechos del Niño según Mawi

  • 15/5/19 -


PLAY | PLAYLIST ALMA | Bolsas en la Plaza - Bigolates de Chocote

Aguante la creatividad puesta a función de enseñar valores, derechos y responsabilidad ciudadana :D


Reitero lo que expresé para acompañar la canción de hoy: aguante la creatividad puesta a función de enseñar valores, derechos y responsabilidad ciudadana. Aplica perfectamente a nuestro tema de hoy, a un admirable emprendimiento que nació del deseo de Laura Szmoisz, fundadora de Mawi, de hacer un mundo más justo. Literal. No encuentro misión emprendedora más noble que esa, y para tener un objetivo tan determinante (y necesario), tiene que haber una gran mujer detrás. Con una hermosa historia. Y una agradable forma de contarla. Leamos a Lau, disfrutemos su misión y mirada…
   

Cada proyecto tiene su historia. La mía es una historia sencilla, con una idea que fue tomando fuerza y quiere llegar muy lejos: mejorar el mundo. Crecí en un barrio tranquilo, jugaba en la vereda y pasaba los veranos esperando escuchar al vendedor de helados desde el balcón. Tuve una infancia feliz. Me recibí de abogada (obtuve el diploma de honor), trabajando durante toda la carrera, y luego realicé posgrados en Argentina y en el exterior (como becaria de O.E.A.). Trabajé en organizaciones públicas y en empresas internacionales, pero hoy lo hago en forma independiente, o libre como prefiero decir. Estoy casada y tengo la fortuna de ser mamá de dos nenas maravillosas.


Hoy traigo los recuerdos de mi infancia y no puedo evitar reconocer que cosas que daba por sentado, son en definitiva aquellas bases sobre las que pude construir mi propia familia y una vida digna.

Sin saberlo, viví una infancia de derechos cumplidos. Siendo mamá, en un mundo cada vez más complicado, muchas veces hostil, me esfuerzo en darle a mis hijas lo mismo que recibí: el amor de una familia contenedora y respetuosa, educación, asistencia, alimentación, posibilidad de juego.

Escribir cuentos empezó como un juego con ellas y fue creciendo en  busca de un objetivo mayor. Me fui dando cuenta de la capacidad que tienen los chicos de tomar conciencia de sus derechos a través de la lectura y del juego. Estoy convencida que podemos darles más herramientas para hacer valer sus derechos y generarles un futuro mejor. También para mirar el mundo de una forma más empática y activa cuando vean que esos derechos, que aprendieron y sienten propios, no se cumplen. Creo que el conocimiento es, sin dudas, el motor del cambio y con este proyecto busco generar herramientas para lograr una sociedad más justa y tolerante. 


Muchos me preguntan por qué emprender este proyecto ahora ¿justo ahora?. Y yo me pregunto si acaso hay un momento ideal para emprender. Nací y creí en Argentina. Este país recibió a mis abuelos, les dio trabajo y la posibilidad de un futuro mejor. Con el esfuerzo de ellos y las generaciones que siguieron fuimos progresando. Es en honor a ellos y con la mirada puesta en el futuro que quiero emprender esta tarea. En la vida de un país, 5 o 10 años no es nada. Sin embargo, es la infancia entera de mis hijas. Toda la familia me acompaña en este proyecto desde hace tiempo y estoy convencida que dejará una huella: de esas que dicen que siempre vale la pena el esfuerzo, el intentar ir detrás de los sueños, el de tratar de progresar día a día a pesar de las dificultades. Si siembro esa semilla ya estoy feliz. Por eso emprendo ahora.


No me ven pero estoy parada y aplaudiendo con entusiasmo. Hay tanto bien en esta historia, tantas cosas que comparto de la forma que Lau tiene de ver la vida y tanto para celebrar: que alguien emprenda con un fin superior sin dejar que gane el contexto nacional es digno de ovación. ¿Y saben qué más sigo aplaudiendo? ¡Los frutos materiales de este deseo de hacer un mundo más justo!



Tengo en mis manos a “Torre de cerezas” / “¡Quiero mi nombre!”, uno de los tres libros dobles HERMOSÍSIMOS que Lau ideó y escribió, y que Florencia Figueroa diseñó e ilustró. No sólo es HERMOSÍSIMO en todo lo que puede ser HERMOSÍSIMO (historia, forma de contarla, rima atinada con gran enseñanza, colores, ilustración – escenarios, personajes, detalles visuales que alegran el corazón –, diagramación en la página e impresión), ¡también es interactivo!  Tiene dos planchas de stickers HERMOSÍSIMAS para que los chicos aporten a cada cuento, dónde y cómo quieran. Estas dos planchas vienen zafando de las manitos dindinescas, que si no ¡madre mía!, tengo stickers reventadas en cualquier superficie insólita de la casa y sí, ok, que sea libre y haga lo que quiera, ¡pero es que son tan lindas! Sería una picardía usarlas en el piso flotante debajo del sillón :p En fin. Tengo una HERMOSÍSIMA publicación en mis manos y con todo mi corazón recomiendo que seamos muchos más con estas HERMOSÍSIMAS ediciones en manos de nuestros hijos.  
 

He aquí el quid de la cuestión Mawi

Se trata de una colección de libros infantiles inspirados en derechos de la Convención de los Derechos del Niño de la ONU, reconocida por todos los estados latinoamericanos y que cumple 30 años en 2019. Están pensados para chicos de entre 4 y 8 años, y pueden personalizarse para que incorporen, a través de stickers, sus propios personajes, sus nombres y todo lo que quieran para hacerlos propios. La colección de Mawi Cuentos incluye tres libros con dos textos cada uno: en seis cuentos, los chicos pueden identificar y aprender sus derechos.


Para armar la colección, su autora Laura Szmoisz escribió durante un año seis cuentos inspirada en cómo responder a los chicos cuáles son sus derechos y cómo reconocerlos. Así, ideó textos vinculados con el derecho a tener una familia, a la privacidad de la correspondencia, al juego, a crecer en un medioambiente sano y al derecho al desarrollo de la personalidad. El diseño y las ilustraciones estuvieron a cargo de la diseñadora e ilustradora Florencia Figueroa.


El objetivo es acercar una actividad lúdica, a través de la cual el pequeño lector pueda internalizar conocimientos en materia de derechos. Los textos incluyen una explicación del derecho con el que se vinculan a modo de guía para el adulto que acompañe la lectura.


Les juro que la emoción ganó terreno en mis ojos cuando leí por primera vez la explicación del derecho impreso en la introducción de cada cuento. Además de ser cultora de los derechos humanos para todos, soy dueña de ojos de mamá. Pienso en Jazmín y en mi deseo profundo de que viva siempre rodeada de amor, con plena libertad para que sea quien quiera ser, y que sea libre en un mundo realmente justo. ¡Gracias Lau por tanta emoción, gracias por hacer lo que hacés!
   


Como buena fan de este emprendimiento personal hecho a todo corazón y pulmón, dejo la síntesis de los cuentos de esta colección:

La torre de cerezas: se vincula con el derecho que todos los niños tienen de crecer en el marco de una familia en un ambiente de felicidad, amor y comprensión. El cuento relata la expectativa de una reunión familiar. La preparación de una sorpresa que de pronto se arruina y, luego, la forma amorosa de superar esa frustración a través de una idea divertida que surge en el seno de la familia.

La gotita viajera: nos lleva a explorar las emociones y al derecho de los niños al desarrollo de su personalidad, acompañándolos desde los vínculos basados en el amor, la contención y el respeto. En esta historia, una gotita de tristeza quiere explorar nuevas emociones y se va de viaje. En esa aventura conoce la alegría, la diversión y el amor.

El otoño tiene que parar: resalta la importancia de inculcar al niño el respeto por el medio ambiente natural y el derecho de todos de gozar de un ambiente sano. Este relato habla de la sabiduría de la naturaleza, basándose en el respeto y la comprensión. La frustración de ver cómo caen las hojas en el otoño se transforma en un “tiempo de espera” divertido en el que también se puede disfrutar.

Ebelu Parata: destaca el poder del juego infantil, como una necesidad y como un derecho, pues los niños construyen su mundo a través del juego. En este cuento hay una feria de juguetes muy esperada, pero no resulta tan espectacular como los niños se imaginaban. Aquí los niños redescubren la felicidad del juego simple y entre amigos.

¡Quiero mi nombre!: nos invita a reflexionar sobre el derecho al nombre, a tener una identidad desde el mismo momento del nacimiento. Los niños deben ser inscriptos inmediatamente después de su nacimiento y tendrán derecho a un nombre y a adquirir una nacionalidad. La historia nos lleva a una clínica donde nacen los animalitos del bosque. Atendida por Margarita, todo funciona a la perfección. Sin embargo, un buen día las cosas se complican y Margarita, agotada, quiere esperar un tiempo para anotar los nombres de los recién nacidos… ¿qué pasará?

Un pueblo llamado Lejano: en esta época en que la mayoría de los mensajes se envían en forma digital, no debe pasarse por alto el derecho a la inviolabilidad de la correspondencia. Ese derecho incluye por su puesto a los niños y los protege frente a injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia. En esta historia que transcurre en un tranquilo pueblo cordillerano, nos encontramos con la paloma Ramona. Ella debe transmitir muchos mensajes, pero aburrida, decide hacer la broma más atrevida de su vida.


Los libros tienen un formado apaisado de 20x24 y aproximadamente 36 páginas. Tienen encuadernación cocida para facilitar su apertura y poder intervenirlos escribiendo nombres y personajes, así como pegando los stickers.



¿Y saben dónde se venden sus libros? ¡Fácil! En su sitio web / tienda online. Lau hace envíos a todo el país (utiliza Correo Argentino, Glovo, Rappi y otros servicios de mensajería), también tiene un acuerdo con Cheeky y otros puntos de retiro sin cargo, y en este link responde otras preguntas frecuentes, aunque claro, la pueden contactar por mail: mawicuentos@gmail.com :D ¡Ah, una más! En junio hará una presentación de Mawi, así que estén atentos siguiendo sus redes (Facebook e Instagram), para enterarse cuándo y dónde ;)


Gracias totales Lau por regalarle a Jazmín uno de tus HERMOSÍSIMOS libros, y muchísimas gracias más por emprender esta noble misión de hacer un mundo más justo y consciente de los derechos de los niños :)

¡Muy buen miércoles a todos!


Mawi

Florencia Figueroa


Todas las fotos de este post pertenecen a Mawi.

No hay comentarios

Publicar un comentario

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.