APERTURA

CRÉDITO APERTURA

Apertura: Vero Mariani.

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Laura Grosso, chocolatera y facilitadora de felicidad

  • 5/5/16 -

PLAY | Adieu – Coeur de pirate


Esta es una historia de reinvención y de pasión, con sabor a chocolate. Chocolate como fin y chocolate como medio para conectar sensaciones placenteras, sabores sorprendentes y exquisitos momentos, que nacen el instante en que Laura Grosso templa la más irresistible materia prima culinaria para formar trocitos de cielo. Sí. Dije trocitos de cielo, y estoy 100% capacitada para describir sus chocolates de esa forma porque los he probado. Bendigo al conejo de Pascuas que me trajo un huevazo y dos conejines felices que ñam ñam ñam, desaparecieron en el plazo de una semana (¡qué autocontrol! Pleasure delayer total). Con el recuerdo vivo de haber sentido un chocolate suave, sedoso y a la vez sustancioso, tengo el enorme placer de ponerle cuerpo a ese sabor. De ponerle una historia que no se postergó, y que buscó en la mesada de mármol una forma más feliz de vivir y de compartir esa felicidad. Ella es Lau, feliz fundadora de Laura Grosso Chocolates



Todo comenzó a comienzos de 2012. Una tarde de verano, en la oficina donde trabajaba casi 10 horas por día, mis pensamientos se fabricaron una cocina imaginaria para refugiarse de tanto papeleo. “Necesito darle más calidez a mi vida”, pensé. Y lo primero que me vino a la mente fueron los mediodías y noches viendo a mi mamá cocinera, y el aroma que invadía la casa. Me decidí por el chocolate, por la pasión que transmite, y por cómo, con solo un bocado, puede remontar a casi cualquier persona, a un momento feliz.

Piel de gallina. Y coincido plenamente. El chocolate, por lo menos hasta donde yo lo entiendo, representa un momento de placer, un mimo. ¡Qué bueno dedicarte a ser facilitadora de felicidad, Lau! Sigamos con la historia :D


Comencé mis estudios de chocolatería casi inmediatamente, y aún hoy sigo haciendo seminarios de perfeccionamiento. Al año siguiente reduje mis horas en la oficina a la mitad, y entonces arrancó el emprendimiento del que hoy les estoy contando.


Aún soy la única integrante del proyecto: la que hace las compras, la que elabora, la que empaqueta y distribuye; pero sueño con que en breve seamos más, al frente una chocolatería que dé que hablar :)


Claro que dará que hablar Lau, y en mí siempre encontrarás palabras de aguante y aplausos bien fuertes. Y no sólo porque probé lo que hacés (¡Y LO RECONTRA RECOMIENDO!), también porque banco tu propuesta chocolatera…


Se preguntarán ¿qué es lo que tienen mis chocolates de especial? Intento cada día darles una vuelta de tuerca…y no caer siempre en el (¡aunque lo ame!) dulce de leche. Incorporo súper alimentos como la quínoa, cereales y semillas a mis productos. Además cuento con una línea para diabéticos, y próximamente para celíacos. Porque apuesto a que todos podamos disfrutar de este placer, y si es más saludable y podemos incorporar nutrientes importantes, ¡mejor aún!


También le doy especial importancia a la estética. Por eso siempre presento mis productos con una producción de fotos especial, y mi packaging está diseñado con suma dedicación y cerrado de forma hermética para conservar todas las propiedades del producto.

¡Es cierto! Desde que conozco a Lau, desde hace ya fácil un año, siempre tuvo material impecable para presentar lo que hace. Uno de sus mayores aciertos es trabajar junto a su genial amiga Lau Marajofsky, refinada fotógrafa de Petite Pastèque que produce obras de arte con sus chocolates. Sus imágenes tienen clima, cuentan un cuento, te proyectan, y casi que te hacen sentir el sabor y el aroma de los deliciosos protagonistas. ¡Venga otra ronda de aplauso a las dos!


Ya conocen la historia, el concepto y el amor que Lau le pone a cada una de sus frescas producciones. ¡Ahora es el momento de trascender la pantalla y darse un gusto en vida! TIENEN que probar estos chocolates, de verdad se los digo, ¡tienen que hacerse ese mimo! Pueden contactar a esta amable chocolatera y facilitadora de felicidad a través de su Facebook, Instagram, Twitter y mail; y ordenar lo que sus ojos, paladar y gula les dicte…

Con uno o dos días de anticipación preparo el pedido, ya que mi premisa es que los productos sean siempre frescos. Después se combina un lugar de entrega (o se acercan a Villa Urquiza donde elaboro) ¡y de paso conozco a mis clientes! También pueden encontrarme asiduamente en ferias que promociono en mis redes sociales.


Y si quieren dar un paso más, porque después de probarlos yo creo que querrán, pueden sumarse a las clases de chocolatería que Lau dicta en Espacio Martínez

Doy workshops de un día donde cualquier persona sale elaborando sus propios chocolates, sin tener conocimientos previos. Son 3.5 horas intensas donde vemos todo desde cero. ¡Siempre nos divertimos mucho! Cualquier persona interesada en aprender puede contactarme vía redes sociales, siempre respondo durante la hora…



La facilitadora de felicidad y gran chocolatera tiene un mensaje final para todos:


Espero que se sientan tentados a probar esto que hago cada día de mi vida, y con toda la dedicación y el amor de mundo ♡♡♡


Listo. Ya está todo dicho. Sus palabras tienen sabor a chocolate y sustancia a felicidad. Muy buen provecho chicos ;)



¡Felicitaciones Lau por reinventarte con el chocolate, y muy bienvenida a Alma Singer!



Laura Grosso Chocolates






4 comentarios

  1. El chocolate para mí es sinónimo de FELICIDAD y aunque uno debe ser mo-de-ra-do en su uso y abuso.....mejor morir de amor por él que dejarlo pasar.
    Besote Vero. A disfrutar y degustar del blog de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Dulces imagenes!!...llenas de sabor y calidez. Imposible negarse a probar... Felicitaciones y que la decisción de cambio de trabajo sea con muchos dulces éxitos!! Cecilia

    ResponderEliminar
  3. nunca más voy a poder mirar a los ojos a las cucharas de metal.

    ResponderEliminar
  4. Amo el chocolate. Me pedís que elija 3 cosas y son pan queso y chocolate (debería ser francesa, jajajaja) chocolate en todas sus formas. No sabía que daba clases, voy a ir! Me encanto la propuesta de Lau y aunque nunca probé uno de sus chocolates seguro que están buenísimos por todo lo que cuenta y transmite en este post.
    Beso a las dos (desde Ravena)
    M

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.