APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | Una cena con los dioses en Páru Deli

  • 14/4/16 -

Estoy viendo que parte de casa asigno para elevar un altar, llenarlo de velitas y utensilios de cocina, y agradecer diariamente a Dios por la fortuna que tengo de ser invitada a comer a restaurantes increíbles. Estoy alucinada y recontra archi súper agradecida por esta suerte gastronómica de primera que me está tocando vivir, y espero que sea contagiosa :D Lo que sí puedo contagiar es mi nuevo fanatismo por dos casas que se lucen en la cocina y que te hacen vivir una experiencia integral de comida legendaria. Cada día estoy más convencida que el mejor lujo que nos podemos dar en vida es compartir un gran momento con un ser querido, platos de por medio. Empezamos por la cena…


Los chicos de Páru Inka me invitaron a comer a su nuevo local, Páru Deli, cuyas puertas dan al hermoso boulevard Cerviño de Palermo. Acepté muy agradecida la invitación, y el miércoles pasado fuimos con mamá, en su semanita de “soltera” porque mi viejo está de viaje. ¡Plan de chicas!


Páru Deli queda en Cerviño 3812 y es la versión petit de esta propuesta gastronómica comandada por Jann Van Oordt, un reconocido chef peruano al que le debo gracias hasta el fin de mis días. Pero banquen, ya les hablaré de los sabores de este artista de las hornallas, que fusiona con maestría la comida peruana con la asiática. Vamos primero al lugar (y disculpen mis fotos, lo mío no es sacar de noche)…




El espacio presenta una simpleza delicada, cálida gracias al buen uso de la madera. Y amé los azulejos de vidrio, le dan un gran toque sofisticado a la luz de las velas (mejor dicho, del aceite encendido en copas, mooooy canchero). Me gustó mucho el lugar, y mucho más el segundo factor que conocimos de Páru: el servicio. Nos atendió un muy atento Nicolás, que se tomó el tiempo de explicarnos cada paso con amabilidad y buena onda, y además fue el encargado de elegir para nosotras degustaciones de varios platos, así podíamos conocer la extensión de la propuesta diseñada por Jann Van Oordt. Nicolás, ¡tendrás un lugar especial en mi altar!



Bueno, ¡hablemos de la comida! ¡Hablemos del festín culinario que tuvimos el privilegio de conocer y acompañar con riquísimas limonadas!


Como bienvenida, un roll de sushi con salmón y queso Philadelphia, como para que vayas preparando el terreno. ¡Bien preparado quedó!





Ceviche peruano, con pescado marinado en lima, maíz y ajíes peruanos, y una batata al horno que POR FAVOR, qué buen toque dulce le dio al magnífico combo.





Tiradito Car-passion: láminas de salmón en miel de maracuyá y lima servidos con hilos crocantes de filo y brotes de berro. Qué atinado el toque crocante sobre esta maravilla de salmón. NOS COMIMOS TODO. Y si hubiéramos tenido pancito, las dos hubiéramos hecho el papelón de pasarlo por la fuente :p





Rolls de salmón, queso Philadelphia y lámina de palta. Exquisitos por sí mismos, pero combinados con la salsa de soja dulce que trajo el plato se convirtieron en una explosión de FELICIDAD. Esa salsa es TODO chicos.




El glorioso Kani Wan: empanaditas de masa filo (¡la amamos!) rellenas de langostinos, queso y maní con miel de rocoto (te lo debo) y maracuyá. Tres bocados y estás en el cielo. ¡No se olviden de embeberlo en la salsa agridulce que acompaña!



“Ay, por favor”  (les juro que acabo de decir eso cuando abrí esta nueva foto). Esta MARAVILLA celestial es salmón envuelvo en semillas de sésamo dorados a la plancha a un punto perfecto, con salsa de sweet miso. Mi vieja se hacía la canchera y los comía con palito, pero yo no tengo paciencia ni ganas de hacer papelones: ¡tenedor veloz!




Y como broche de oro en la etapa salada, Nicolás nos trajo el cielo, nos trajo pulpo y langostinos “A la Páru”. Madre mía. Sí, ¡madre mía frente a mí! Estos pinchos de felicidad estaban sazonados con manteca compuesta con salsa inglesa, jugo de lima y gratinado con queso parmesano. ¿Qué más le puedo pedir a la vida?


Todo esto que les presenté y vieron en fotos es una cena más que completa y satisfactoria para dos. Posta el último plato “estaba de más” en cuanto a hambre satisfecho, ¡pero obvio que no estuvo de más! ¡Fue el cierre perfecto, la gloria misma! Y así quedamos las dos, piponas, para que nos tapen con frazada y nos den las buenas noches. Pero Nicolás tiró la frase mágica… ¿algún postre? ……………… ¡Para qué! #gordaforever & mom no podemos resisitir los dulces, así que nos hicimos las recatadas y pedimos para probar el soufflé de helado de maracuyá y cremolada de frutillas…



El cierre perfecto. Larga vida a este bendito postre. ¡Larga en serio!


No es joda chicos, ni exageración. Comimos de piiiiiiiiiiii madre, aprendimos sabores nuevos muy bien asistidas por nuestro camarero amigo, y nos divertimos mucho. Qué lindos son los momentos madre – hija :) Así que les exijo con urgencia que se regalen un gran momento con quien sea en Páru Deli. La carta es más acotada que otros Párus, y por lo que cuentan mis amigas de prensa, la propuesta acá está a precios más accesibles. Además, este Páru del Palermo Botánico tiene servicio de delivery, que abarca Recoleta, Palermo y parte de Belgrano. ¡Imagínense este festín en pijama! Y si prefieren hacer un take away, por pasar a buscar su pedido en el local tienen un 15% de descuento en la compra. Nada mal, ¿no? :D Páru te amamos. En serio. Mucho.


¡Grazias grazias totales e infinitas Páru Deli por esta magnífica invitación! ¡Nos volveremos a ver seguro! :D





Páru Deli
D: Cerviño 3812, Palermo.
T: 4802-2789
H: Lunes a sábados de 12 a 15hs y de 19 a 23hs.
Delivery únicamente de 19 a 23hs.





1 comentario

  1. Vengo del brunch de Harturo y ahora esto (justo despues de una milanesa de soja con puré... tristísimo!) como que me estás matando!!! ah! el rocoto es una especie de pimiento rojo picanton de Peru. Verito, te envidio sanamente por haber sido elegida por los dioses de Paru :) Está entre mis grandes pendientes! Beso!
    Beso!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.