APERTURA

CRÉDITO APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Tokyo Segunda Parte (Tokyo Tower, Roppongi, Shibuya, Shinjuku y Ginza) + un bonus track

  • 4/2/16 -



PLAY | Troublemaker – Olly Murs ft. Flo Rida

¡Muy buen día! ¡Llegamos al final del viaje! Buaaaaaa por un lado, y woooooow por el otro. ¡No puedo creer haber sobrevivido estas dos semanas! ¿Saben lo que es editar 1.097 fotos de casi 3.000 en dos semanas? Ya no sé si vivo en la realidad o en algún lugar entre el contraste automático y el ajuste de BRILLO a 40, 50, no, dame más, ¡dame 70! Listo, quemé la foto. Quemé mis dos últimas neuronas. Eeeeeeen fin. Hoy nos queda Tokyo Tower, Roppongi, Shibuya, Shinjuku y Ginza. ¿Vieron que ayer les dije que siento que sólo acariciamos la superficie de la inagotable Tokyo? Bueno, en estas zonas de la gran capital japonesa, siento que nos colgaron del cielo con un arnés y que sólo nos acercamos a dos metros del suelo. Sobrevolamos pocas cuadras de cada lugar, corriendo atrás del reloj para encontrar al famoso conejo blanco que nos llevara a lugares maravillosos. Habremos visto su colita de pompón una o dos veces, pero nunca lo atrapamos. Bueno. Así siento que recorrimos estos últimos puntos clave del mapa de Tokyo. Y también siento que colgaron una fresca zanahoria a centímetros de mis manos: DE VERDAD TENEMOS QUE VOLVER. ¡Decisión resulta! ¡Y dejen de colgarnos / colgar cosas frente a nosotros por favor! ¡Vamos a paseaaaaaaaaaaaaar!







Tokyo Tower
Queríamos subirnos a uno de los altos miradores de Tokyo, así que la Tokyo Tower nos pareció la más apropiada. Esta especie de Torre Eiffel nipona mide 330 metros (le saca 10 metros a su claramente hermana mayor parisina…), y es la construcción más alta de Japón. Se inauguró en 1958 y escuchen esta porque es mortal: en el folleto dicen que fue ese mismo año se introdujo el ramen instantáneo y que… ¡Brasil ganó su primera copa del mundo! WHAT??? JAJAJAJA ¿Es acaso un dato TAN relevante como para ponerlo en un folleto? ¡Bueh!



Nosotros subimos hasta el primer observatorio (900 yenes) pero hay uno más arriba al que podés subir si pagás un plus. El primero nos rindió a nosotros (¿qué tanto más podrás ver arriba?) y además esta primera etapa “gasolera” te incluye…


Mini santuario (¡amo a los japoneses!).


Y un piso inferior donde tenés un suelo vidriado, para pararte encima y dejar de sentir tus piernas :D


Tokyo Tower



Roppongi
En este distrito hay joda. No la vimos, pero nos contaron que sí :D Acá es donde tenés que venir de noche para tomar algo, ir a bailar y socializar con locales y extranjeros que estén en la misma vibra fiestera que vos. Nosotros sólo caminamos cuatro cuadras y nos tomamos un café en Starbucks porque teníamos frío así que olvidate, yo no te voy a pasar un dato fiestero copado NI EN PEDO #abue-litos (saludito especial para Miguelito).






¡Miren chicas! En Roppongi hay un café de Elle…





Y miren qué buen packaging de scons to go que tiene Starbucks…



Y acá vemos cómo anuncian el Rainbow Bridge, ¡muy tiernos!


¿Ven? Son los NO datos de Roppongi, lo sé :D



Roppongi

Entre Roppongi y Shibuya, un señor leyendo un pentagrama en el subte...



Shibuya
Shibuya es un distrito donde se junta la juventud, donde se expresa y viste. 



Lo más emblemático de Shibuya es la gran intersección de calles, cuyas sendas peatonales no sólo van de esquina a esquina, también cortan en diagonal (algo que habíamos visto ya en Japón). Y con cada luz verde peatonal, ¡CRUZA EL MUNDO ENTERO! Son un montón de personas, e intuyo que un 90% son japoneses viviendo su vida normal, y el otro 10% somos turiiiiiiiiiistas queriendo ver y ser parte de este fenómeno urbano.  








Este cruce es increíble por lo que ves y por lo que sentís: no hay bardo, no hay empujones, no hay gente que se choca ni nada. Todos caminan por donde tienen que caminar y ya. Civilización, la llaman…




Dos cosas: [1] Vayan a ver el cruce de Shibuya desde el primer piso del Starbucks que está a sus pies o desde el primer piso de la estación de tren que está del otro lado (de ahí se ve un tantín más lejos).


[2] Ahí no más del cruce está la estatua de Hachiko, un perro leal que, según cuenta la famosa historia, esperaba a su dueño en la estación para volver con él a casa todos los días después del trabajo. El flaco se muere (¡bajón!), y nunca más vuelve; pero el perro continuó su leal rutina de esperarlo en la estación, todos los días… BUAAAAAAAAAAAAA (y bue por dos: nos perdimos en la marea de gente y negocios, nunca llegamos a ver la estatua de Hachiko).  


Shibuya


Nuestro mapa tiene muchos puntitos justo en la zona del cruce así que no puedo ver cómo se llama la calle que tomamos, pero hicimos esto: salimos del Starbucks, fuimos hasta su esquina izquierda (como mirando de frente al cruce loco), y de ahí tomamos la calle que bordea el Starbucks. En la otra esquina, o a lo sumo una cuadra más, tomamos una calle importante llena de negocios. Ahí quiero que lleguen, porque ahí están casa de ropa importantes (GAP, UNIQLO, etc.) por si quieren hacer chopin, y un Disney Store bien Disney…


… y más importante, ahí está un Muji de muuuuuchos pisos de felicidad…

Muji
Conocí esta marca Muji en Madrid hace una década (¡UNA DÉCADA DIOS SANTO!). Es la meca de objetos anti marca, bien simples y, sin embargo, bien adictivos. ¿Por qué? Porque son cosas que queremos, coleccionamos, nos encantan por su onda despojada cool que te tienta, ¡y porque todo es barato! ¡POSTA! Vean lo que vimos…



¡Sellitos de plástico! ¡Nunca los había visto así!





Un café mooooy top.


Productos para el baño.



Artículos de papelería a fuuuuuuuuuuull, ¡todo tan barato! ¡No entiendo por qué no compré más!




Zona de almacén y comida para llevar. Justo ahí lado estaba todo lo que es decoración, bazar y muebles… ahí me volví loca, por eso dejé la cámara y no registre nada. Mala mía.


Y finalmente, un Muji to go, todo para el viajero. Amamos este lugar.

  
Muji

Antes de dejar Shibuya, almorzamos en Tapas Blanco, un puesto de tapas españolas (Jajaja sí, cualca) muy muy muy ricas que quedaban en uno de estos mega shoppings de la zona. Teníamos muuucho hambre así que devoramos sin fotos. Pero garpa. Si se topan con alguno de estos Tapas Blanco (son cadena), confíen y coman. Cuando terminamos, caminamos por Koen Dori bajo la lluvia para llegar a Harajuku a través del Yoyogi Park. Ya estaba anocheciendo (¡re temprano!) y seguía lloviendo así que no pudimos ver mucho, pero tenía muy buena pinta. Si vienen por más días, explórenlo por nosotros. Y exploren también Harajuku, ¡que sólo vimos dos cuadras con lluvia! Dos intensas y despierta curiosidades cuadras pero dos al fin, y casi sin fotos…


¡Papelón MAL!

Bueno, de ahí volvimos al tren / subte, ya ni me acuerdo qué nos quedaba cerca, y fuimos creo que una estación más para llegar a Shinjuku…


Shinjuku
Acá tardamos como 45 minutos para salir de la enoooorme estación. Queríamos buscar un lugar de electrónica que nos habían dicho estaba por ahí pero jamás lo encontramos y caminamos un montón al pepe cargando el peso de un 50% off en precios ya rebajados en GAP. Imagínense mi humor…

MT Masking Tape
Volví a sonreír cuando me encontré con MT Casa en el centro comercial Mylord, una división de las famosas washi tapes que vende papeles de arroz autoadhesivos de mayor tamaño…




¡Aluuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!


MT Masking Tape


Kamawanu
Junto al paraíso de las maxi washi tapes, nos encontramos con este local que se especializa en tenugui (retazos de tela de algodón teñidos). Hay pañuelos, hay furoshikis, ¡hay tela para lo que quieras! Los tenugui son furor en Japón (bueno, supongo que en el mundo con este retorno a los oficios artesanales tan genial), y Kamawanu es un lugar donde entregarse un poquito más a la locura. Acá Mr. P me compró dos tenugui para cambiar mi mal humor. Yo = bebé. Él = LO MÁS. Lo amo tantooooooooo, ¡amo su paciencia infinitaaaaaaaa! :D



Kamawanu

A pocos metros, otro punto feliz en el espacio, una tienda de Snoopy…






Cath Kidston
Y para cerrar este paseo de menos de 20 metros de felicidad: ¡mi primer Cath Kidston de mi historia! Ay mamita querida…





¡Qué divino es todoooooooooo! ¡Qué feliz! ¡Qué minitah friendly! ¡Qué adictivo! ¡Y qué caro es todo, diantres! Me compré una mermelada porque fue lo único que me pude comprar (70 pe… argentinos). Me la comí con gusto y ahora guardo el frasco como un trofeo en mi escritorio :D


Cath Kidston


Salimos del templo de la perdición comercial y nos encontramos una nueva callecita milenaria con puestos de cocina abiertos, chiquitos, a la barra y bastante ahumados. Todo se cocina en el momento, todo se disfruta en cuestión de segundos…









Estos pinchos de pollo fueron la gloria. Y me copó que nos dieran vainas de chaucha para pelar como gentileza de la casa.


Lo último que vimos de Shibuya fue un centro de maquinitas y a Godzila :D





Ginza
Hoy cerramos con Ginza pero Ginza lo vimos otro día, no seguido de Shibuya. Ginza fue el cierre de nuestro Tokyo, y también nos encontró cansados (ya no llevábamos ropa, pero llevábamos un bolso entero de regalos que habíamos comprado en Seria). El tema del peso no es joda: organicen bien su día de shopping sin ronda turística porque después se van a querer matar. Eeeeeen fin. Vamos con Ginza.


Leí en varios sitios y en la Lonely Planet de Andy que Ginza es la respuesta a la 5ta Avenida de Nueva York o a Champs-Élysées de París. Acá hay pesos pesados de la moda, hay marcas caras y camina la gente más elegante de todo Tokyo. Acá no hay nadie con el pelo al viento ni atado así nomás con una gomita de Todo Modo (bue, yo jajaajaj). Acá hay estilo y bling bling…





 Bing bling casamentero también.




Bueno. Acá dije: “me estoy por ir, no puedo volver a casa sin probar esas bolas que están en todo Japón”. Esas bolas son los mochi rellenos de pasta de poroto (son una masa de arroz dulce súper suave y a mi paladar poco instruido, le parece que está cruda). No me acordaba que ya los había probado con Pao en Matsuyama (y que no me habían gustado), así que compré otra bolita en Ginza ¡y atroden!




No, no, no. Esto
 definitivamente no es para mí.

Como #retrocedernuncadietajamas me acompaña a los confines del mundo, a tres pasos me regaló el antídoto para cambiarle el gusto a mi boca…

Manneken Belgium Waffles
¡OH SÍ CLARO QUE SÍ! ¡Waffles! ¡Con chocolate! ¡Me comí dos! ¡JAJAJAJAJA!




No sé si fueron las ganas de algo dulce más tradicional para nosotros, o si fue la hora, o simplemente el tacto con algo más conocido, ¡pero me volví loca! ¡Me encantaron en serio! Así que ya saben, si ven al pibito meón belga por Japón, vayan a conocerlo ;)

Manneken Belgium Waffles


Acá cierran oficialmente nuestros cuentos japoneses. Acá cierra el viaje más inesperado de mi vida, y uno de los más sorprendentes y relajados por no llevar demasiados datos. Eso de liberarnos a la voluntad de Japón fue maravilloso, y la sensación de libertad y paz mental no la cambio por nada. Les deseo que alguna vez les pase. Y también que ustedes puedan viajar a este admirable país del lejanísimo oriente, y que nosotros también podamos volver…


¡Japón, siempre estarás en mi lista! ¡Gracias por recibirnos, cuidarnos, sorprendernos, mimarnos, alimentarnos, consentirnos y darnos tanto amor a través de mi amiga Pao y su familia! ¡GRAZIAS GRAZIAS INFINITAS!



BONUS TRACK – Los recomendados de Mara Pomar
Y cuando vuelva a Japón, voy a hacer todos los puntos recomendados por Mara Pomar, dueña de la maravillosa tienda Bristol, un exquisito punto en el Bajo Belgrano donde los muebles, las antigüedades, los tesoros del pasado y algunas joyas del presente viven y sientan las bases del buen gusto. Mara, además de ser una perfecta curadora y anticuaria, conoce Tokyo muy bien y me regaló datazos de la gran ciudad que prometo aprovechar el próximo viaje japonés. Además es tan generosa que me dejó compartir el listado con ustedes :D ¡Agenden bien chicos y usen cada dato!

Los geniales tips de Mara
No te olvides de llevar siempre una tarjeta de tu hotel, para saber volver, no es broma. No hay calles con números, sino zonas y nombres de edificios, lo mejor es siempre llevar tarjetas, vas recogiendo las de los sitios que te gusten para saber volver.
Te recomiendo visitar un barrio diferente cada día, para poder verlo a fondo.
La comunicación ideal es el metro. Viajando en metro, vas a todos lados; las estaciones están con letras del alfabeto occidental o sea que es fácil. Sino taxi: es razonable, cómodo y ves el paisaje, las puertas se abren solas y los choferes tienen guantes blancos y carpetas de encaje en los respaldos de los asientos, todo un lujo.

Minato-ku: acá está el área de Roppongi: área reconvertida por el Sr. Minoru Mori que realizó una reconversión de un barrio pobre en un área de oficinas de día y entretenimiento de noche.

Roppongi Hills: Imprescindible: Roppongi Hills Mori Tower (Torre Mori), excelentes vistas en su mirador, y no perderse la visita al Museo de Arte Moderno Mori “Mori Arts Center and Art Museum”.El paseo con la gran cascada, y la plaza donde está la araña de Louise Bourgeois. Están las tiendas de Miyake y de Ron Arad, vale la pena darse una vuelta. Está el museo de 21_21 Design Sight diseñado por Tadao Ando en el 2007. La idea era hacer un museo inspirado en Japón y Tadao se inspiró en los diseños de Issey Miyake y del origami para su techo y diseño total ya que se un plegado.

Barrio de Roppongi, restaurantes, karaokes y marcha:
Gonpachi, 1-13-11 Nishi Minato Ku, es muy típico y grande y horario extenso.
Axis Center, es un edificio dedicado a la diseño con show rooms de diseño.
Zona Aoyama –moda:

Kyukyodo: papelería muy antigua donde venden pinceles, papeles, washi tapes y tintas. Queda a una cuadra del UNIQLO de Ginza.

Spiral: centro multiuso de arquitectura y diseño, cuyo sorprendente edificio fue diseñado por Fumihiko Maki (un arquitecto japonés súper prestigioso que fue referente en los 80s). Tiene una muy buena tienda.

Minato Ku/Shibuya: Sobre un límite de Minato Ku y Shibuya está Omotesando la calle de los locales comerciales con marca de diseñador o arquitecto.

Metro de Omotesando: En toda la zona Omotesando (y el cruce con Aoyama-dori) se pueden ver las tiendas con firma de arquitectos: obras de Bofill, Loewe, la famosa tienda de Prada de Herzog-De Meuron, y también la de Toyo Ito para Tods. De camino a la de Prada, está la original de Comme des Graçons y Miyake, la Maison Dior de Sejima genial.

Hill side Terraces: Zona de moda y tiendas y un pequeño museo con el mismo nombre. Entre Shibuya y Ebisu.

Shibuya: zona comercial, aglomeración de bares restaurantes tiendas…
Restaurante moderno: Sacra en 1-6-5 Ebisu-nishi. Shibuyaku
En la misma zona: Kabto 1-5-5 Ebisu-nishi, Shibuya-ku

Asakusa: Un lugar interesante porque está conservado originalmente, es la zona de compra de souvenir (en todas partes), pero especialmente en Asakusa.  Se visita un templo, precioso, y al lado muchas tiendas muy variadas, y también pequeños lugares de comidas rápida. Este barrio es alucinante, vale la pena, es la última parada del metro.

Akihabara: Productos electrónicos en Akihabara. Atención ir al Capsule Inn hotel (hoteles de hombres y mujeres por separado que dormís como en una cápsula).

Ginza: Visitar el mercado central de pescado Tsukiji en la zona de Ginza. Alrededor muchos mini restaurantes muy buenos, al lado un mercado de  productos para cocina, le Outer market. En el centro de Ginza, las grandes calles comerciales, todo más europeo, muy elegante, precios caros. Cho Dori, el edifico de Maison Hermès de Renso Piano. Teatro Kabuki original. ¡¡¡¡Forum de Tokyo de Rafael Viñoly en Gin

El parque Ueno: Es el más antiguo, con mucho ambiente y rodeado de muchos museos…

Odaiba: Baño típico relajante en Oedo Onsen en Odiaba. Hay que coger la Yurikamore line salir en Telecom Center Station y está a 10 minutos andando.


¡Muchísimas gracias Mara por compartir tantos datazos! ¡Sos lo más!

Bristol
D: Miñones 2209, Bajo Belgrano.
H: Lunes a viernes de 11 a 19hs.



Espero que les hayan gustado las semanas japonesas y que la vida los sorprenda con un viaje así de increíble :) ¡Muchas gracias por acompañarme!



Fotos por Vero Mariani.



12 comentarios

  1. Nooo... ¿por qué el final del viaje? ¿segura? Me devoré estas entradas, bellísimo el viaje, las fotos, tus relatos y la graaan cantidad de datos que tirás para que todos empecemos a planificar ya el viaje... ja ja ja! ¡Gracias, genia! Aplausos de pie para estas dos semanas de transportarnos a Japón a través de la pantalla. :D

    ResponderEliminar
  2. Hermoso viaje chicos. Mil gracias por compartirlo
    http://soldenochedecocrochet.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
  3. Noooo, porque termino!! Que viaje increíble, y eso que lo viví desde una pantalla. Que lindo que la vida te haya dado la oportunidad Vero! Abrazo inmenso!

    ResponderEliminar
  4. Ohhh Japón, te vamos a extrañar!

    Recién hoy leyendo me doy cuenta que todas las fotos que publicas son apaisadas y pensé en si te pasará de estar sacando fotos verticales y dar vuelta la cámara para tener fotos para publicar en el blog...eso. Siento que cada día mis comentarios son más freak. Mejor me callo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAAJAJAJAJAAAJJA Mumiiiiiii! No, saco las fotos de la forma que tengo ganas, encuadro la vida como la veo y ya, ¡CLICK! Las fotos que están de a dos verticales acá en Alma es porque me parece que son medio pobretonas para ir solas, de a dos me parece que tienen más fuerza ;)

      Besos y gracias por analizar Almaaaaa jajajajaja!

      Eliminar
  5. Me volví completamente loca con Japón! necesito ir!! No querrán aprender photoshop o illustrator en español los nipones? buuuu

    beso!!!

    ResponderEliminar
  6. Ay Vero!! que lindas fotos, y me matan los relatos! se terminó muy rápido! trato de recordar datos útiles de cuando yo fui pero no se me ocurren más que toda la info que pusiste. Tokyo posta que es, te diría inabarcable!, jaja. Yo estuve 3 semanas ahí y, como todos los días tenía curso, me iba religiosamente todos los días alrededor de las 16 y volvía a las 12 de la noche, muerta. Cada día elegía un barrio distinto y lo recorría, y lo mejor era volver de noche y caminar por el barrio donde me alojaba (una suerte de suburbio bonito con casitas con jardín) era como estar en una película constante. Debo decir que en ese entonces (fui hace 7 años), recién salida de la facultad, mi intensión era capacitarme en temas forestales y jamás se cruzó por mi cabeza que unos años después iba a ser parte del mundo crafter... asi que hoy pienso en ese viaje y me quiero mataaaar porque jamás se me ocurrió entrar a un shop a buscar papel para origami por dar un ejemplo oh my goddddd!!!! jaja. Me dediqué a hacer sigthseeing y la cerveza + roppongi de noche sí las pude tachar con creces de la lista ja! A la Tokyo Tower subí hasta arriba del todo, aluuuuucinante como se ve todo tan chiquitito, te sentís insignificante!
    Bueno, una lástima que no se puedan adjuntar fotos! Y para ir cerrando les dejo el dato por si a alguna le es de utilidad, la JICA (Japan International Cooperation Agency) organiza cursos de capacitación con becas todos los años de diversos rubros, no solo vinculado a lo ambiental o biologico), desde la medicina hasta la arquitectura. Pueden meterse en la pagina y fijarse si hay alguno al que puedan aplicar. Yo fui así y planeo volver por uno de tres meses, estoy esperando que lo abran... y ahí sí papeles para origami agárrense! jajaja (ah, porque dentro de los increíbles beneficios del curso era que te daban la posibilidad de pagarte un envío de equipaje por barco si lo necesitabas, porque te daban tanto material en papel que pesa horrores y podías no poder llevartelo por exceso de equipaje). Yo no lo usé pero si fuera ahora me traería un container de papeles jajaja! Besotes y gracias por compartirlo!!! Dani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Genia Daniiiiiiiiiiiii!!! Gracias por compartir tu experiencia y ese re buen dato de la JICA!! Muy groso eso y la experiencia que viviste allá :) Ahora tendrás que volver como crafter ;) jajajaaj! Besos linda y gracias por la buenísima onda!

      Eliminar
  7. ¡¡¡Ñaaaaaaaaaaaaaa muchas muchas muchas gracias chicas por el aguante y por viajar conmigoooooo!!! Es un placer enorme haber hecho estos posteos y además tener esta hermosa respuesta y diálogo con ustedes :) Gracias por aportar a los posteos y la buenísima onda de siempreeeeeeeeeeeeee :D

    ResponderEliminar
  8. Recien hoy termino la recorrida Vero! despues de habernos encontrado en un restaurante chino :)
    Te juro que Japon no estaba en mi lista, y ahora me dieron MUCHAS ganas de conocerlo. asi que si se da, seguro vuelvo para acá. Como siempre un placer tus relatos tan geniales, tan vos y las fotos divinas!!!
    Y lindo verte el otro dia Verito!! Beso enorme!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Vero! No te das una idea de lo que amé Alma con esta recorrida por Japón. Me enamoré de cada detalle, de cada foto, me muero por ir a recorrer cada lugar. Y, como el destino es lo más, hace poquito me hice amiga de un japonés que andaba viajando por acá. ¡Y hablamos tanto de su país! Así que todos los astros se alinearon para que mis ganas de ir a visitar el país nipón crezcan cada vez más (¡ya estuve viendo pasajes!). ¡Gracias por las historias, los datos, las miles de fotos, todo! ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  10. No te puedo explicar con el placer que leí todo! Muero por ir a Japón! siempre es un destino que me llamó la atención. El tema es el pasaje!! hay que saber bien en que época conviene viajar para abaratar costos. en qué época fue este viaje? o tenes data de qué mes del año es el mejor para ir por el lado económico? Gracias Amo tu blog!!!!! :0) Las mejores energías para ti!!!!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.