APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Las señales del niño interior

  • 29/10/15 -

PLAY | Wake Up – Arcade Fire


Lo que al principio era sólo una sospecha, hoy lo tomo como mi verdad absoluta. Nuestro niño interior es el encargado de marcar nuestro camino. Y la regla es simple. Nuestro niño sabe qué nos gusta, qué hacemos naturalmente bien, qué disfrutamos, qué nos maravilla, nos genera esa alegría esencial que se siente en el fondo de la panza; el niño interior nos muestra que hace que la vida (y nuestro tiempo) valga el esfuerzo. Ese niño interior es el que nunca baja los brazos: cree en nosotros y confía en nuestras posibilidades. Y el niño se manifiesta en formas increíbles. Son las señales. Abrí los ojos y vas a ver que es cierto, que están ahí y te están diciendo algo. Lo sé a ciencia cierta porque me pasó a mí, miré las señales e hice algo al respecto (abrí un blog). Lo sé también porque lo veo cada vez más, en cada historia de vida que me cuentan. Y hoy tengo una nueva para seguir arraigando esa hermosa idea de esencias que manifiestan un camino, la de Daniela Gianotti y su niña interior, con quien fundó su adorable Tienda Chinche


 Todo niño necesita un compañero de aventuras.

Ese es el manifiesto de Tienda Chinche, una marca que propone fantasía a través de muñecos de apego hechos artesanalmente. Con cada personaje estimula la imaginación, los cuentos, los sueños y, en un futuro, los recuerdos de los juegos de niños que tanto necesitamos el día que nos “hacemos grandes”. Es el alimento esencial con que se nutren los gustos y sueños, que luego se revelarán a los largos años, cuando los niños de hoy silencien los mandatos y se pongan a pensar realmente qué quieren hacer. Y ser. ¡Qué poderosos son los muñecos de apego!

Les prometí una buena historia, y una buena historia les voy a dar.  Los dejo con Dani, su protagonista (y ojalá que estén escuchando la canción sugerida del día…).

Soy Daniela, tengo 29 años, y estudio Diseño Gráfico en la UBA. Me recibo en noviembre ;) Trabajé algunos años en agencias y estudios. Me encantaba mi trabajo pero sentía que me faltaba algo… me aburría y cambiaba, sentía la necesidad de buscar, no sé qué buscaba.

Empecé a hacer cursos, talleres y diferentes actividades. Mi inquietud constante preocupaba a algunos, que ya era grande, que tenía que asumir un compromiso, pero mi compromiso era conmigo misma, y es vivir de algo que me guste.

Siempre me encantaron los muñecos. Pienso que es un elemento fundamental en la vida de un niño, su amigo incondicional, por eso hice un taller de confección de muñecos, donde aprendí las nociones básicas de cómo hacer un molde, usar una máquina y demás. Así fue como empezó esta aventura, estuve meses escuchando la banda sonora de una película que me encanta, "Where the wild things are" y mientras, dibujaba.




Después de varios bocetos/muñecos surgió Pipe, el primogénito, con este muñeco sentí que había logrado algo mío, lo sentía propio.


Conozcan al bueno de Pipe.

Ahí tomé coraje, renuncié a mi trabajo y empecé a dedicarme de lleno a darle vida a este proyecto. Con el tiempo y muchos dibujos de por medio, uno a uno, se fue creando esta pequeña familia.

¡Y conozcan al resto!



Merlina, el hada madrina.







Beltrán, un pirata honrado.





















La sirenita Susi (¡bautizada por la sobrina de Dani!).











Una pequeña familia a la que llamó Tienda Chinche

Cuando éramos chicos y no tanto, y nos encaprichábamos, mis papás decían: "está con la chinche". Por eso le puse Chinche al proyecto, en honor al deseo infantil, ese deseo que para el adulto parece tan irracional pero es eso, puro deseo.

Me gusta decir que Chinche es una familia, porque así lo siento. Los hago yo a mano 100%. Para mí es importante que tengan el factor "abrazable".



Y como quien sabe que ya encontró lo que estaba buscando, Dani renunció a su trabajo en agosto de 2013, y se dedicó de lleno a Tienda Chinche. En diciembre de ese año comenzó las ventas al público, y en marzo 2014 ya se animó a las ventas mayoristas. El resto es historia… sí, el resto son los cuentos y los días de juego a cargo de pequeñas manos.

Yo veo los muñecos y me agarra tal cual, ese no sé qué abrazable que inspira tanta ternura. Son personajes adorables que tienen un potencial de fantasía tan grande que celebro por todos los niños que los tengan en sus manos. Y celebro dos veces al saber qué energía le pone Dani a sus creaciones artesanales. Festejo que le haya hecho caso a su niña interior…

Me encanta el diseño gráfico, sobre todo me apasiona el diseño editorial, pero siempre sentí que me faltaba algo. Soy muy inquieta y estar tantas horas en la máquina trabajando me ponía mal.



Chinche me da la posibilidad de que todos mis días sean distintos. Diseño, corto, coso, hago cuestiones más administrativas, busco puntos de ventas, estoy en contacto con la gente que compra Chinches, salgo en busca de nuevos materiales o proveedores. Me da libertades, me presenta nuevos desafíos y me permite trabajar de una manera más lúdica y dinámica.


Dani claramente la pasa muy bien desarrollando su marca, y su alegría escala alto cuando entrega los muñecos y ve la cara de los chicos al conocerlos. “En ese momento vale la pena cualquier esfuerzo”, confiesa contenta. Y nos revela qué recuerdos le susurró su niña interior al oído cuando creó este emprendimiento tan a pulmón…

En mi inspiración, mucho tuvo que ver la banda sonora de la película "Where the wild things are”. Por otro lado, una de las ventajas de haber crecido en el conurbano es que pasé mi infancia en una casa con MUCHO parque (por ahí no eran tan grande pero en mi recuerdo es enorme). Me pasaba el día jugando a que vivía en un bosque, en una isla, etc. Juntaba frutos de los árboles para “comer”, machacaba hojitas con una piedra para “curar heridas”, y siempre había un pirata malvado o algún otro tirano del que teníamos que escapar. Mis secuaces eran mi hermana menor y nuestros muñecos.



Y ahí tuvo que volver, ¡tenía que ser así! A los muñecos que tantas alegrías le dieron. Por eso para Dani es tan importante la confección del muñeco, como la idea del juego…

Un lineamiento muy importante para mis muñecos es que son de tela de algodón y vellón siliconado SIEMPRE porque están pensados para todos los chicos, incluidos aquellos que tienen alergias, como yo. Esto lo charlé con mi alergista cuando diseñaba los primeros muñecos, las telas de algodón juntan menos polvo, el vellón siliconado es de los materiales donde menos ácaros se forman y los muñecos se pueden lavar en el lavarropas las veces que sea necesario. La mayoría no tiene apliques, así los niños en etapa oral no corren ningún riesgo.

Y también los vestidos son reversibles y con abrojo porque hay una etapa en que los niños quieren vestir y desvestir TODO, asique bueno, con el abrojo los pueden hacer solos y esto les da confianza.

¿Y por qué muñecos de apego? ¿Cuál es su importancia...?

Desde pequeño, es probable que tu hijo escoja uno de sus muñecos y lo convierta en su compañero inseparable. Su olor y su tacto le transmiten seguridad y consuelo, puede cuidarlo y quererlo. A medida que crece, el niño se da cuenta de que el mundo se extiende más allá de mamá y papá, esto estimula su curiosidad, pero también lo vuelve vulnerable. Es la etapa de ser intrépido y de descubrir que puede actuar por sí mismo. Su muñeco preferido cobra entonces un nuevo significado: será su aliado en los momentos difíciles, su compañero de aventuras y un refuerzo emocional para enfrentarse a lo desconocido.



Dani nos cuenta que estos muñecos de apego sirven para afrontar las primeras separaciones de sus padres (pueden superar su dependencia y adquirir autonomía); para enfrentarse a sus miedos (hay que dejar que lo abrace cuando se vaya a la cama o esté cansado); para asimilar las normas (cuando lo retás, él reta a su muñeco y esto le ayuda a digerir su enfado y entender que existen límites que debe respetar); para superar las frustraciones (cuando sufre algún percance -se cae o pierde en algún juego-, la compañía de su amigo lo anima a intentarlo de nuevo); a desarrollar el lenguaje (habla con su muñeco, una buena práctica para aprender a expresarse mejor); a entrenar sus habilidades (cuando viste a su muñeco, ensaya para ponerse la ropa; cuando juega con él a las comiditas, aprende hábitos alimenticios, etc. Esto le ayuda a madurar).


O sea, además de hacer lo que ama y lo que le da días de felicidad laboral, ¡Dani ayuda a la maduración de los niños! Y además propone complementos...




Todo cierra por donde lo mires, todo vuelve a demostrarme que nuestro niño interior es el encargado de marcar nuestro camino, y eso me da una tremenda sensación de paz. Todo lo que tenés que hacer es atender las señales…



¡Muy bienvenida Tienda Chinche a Alma Singer!




Tienda Chinche


Todas las fotos de este post pertenecen a Tienda Chinche.



3 comentarios

  1. Por favor que belleza! La foto en la cama es lo más!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso el trabajo de Tienda Chinche! En mi caso que diseño muñecos a crochet o amigurumi son más que un pasatiempo para mí, su principal objetivo es mantener despierto el espíritu de niño que todos llevamos en nuestro interior.

    ResponderEliminar
  3. justo esta semana me contacte para hacerle una compra mayorista! es bellisima la marca y la historia!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.