APERTURA

CRÉDITO APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

El Km 0 de una noble misión: Tienda Sabe la Tierra

  • 20/10/17 -

PLAY que parece chivo pero NO es chivo (cargo nafta de la conchita de mar jajaja). Me encanta la canción y re pega con este post KM “0” :D

Hace algo más de un mes me encontré con esta foto de Angie Ferrazzini, creadora de Sabe la Tierra, y el mensaje me dio tanta alegría como admiración. Angie es una mujer increíble, que tiene pilas para energizar a todo el que la rodea y ha logrado crear algo más que un mercado sustentable de proporciones épicas (y varias locaciones): Angie enraizó una cultura respetuosa con el planeta y todos los seres vivos que la habitan. Su último gran hit, desarrollado junto a los arquitectos Willie Zorzi y Troels Lerfeldt, y Gullan Lerfeldt (tres amigos de su infancia), es la Tienda Sabe la Tierra, almacén sustentable y el primer restaurante “Km 0” de la Argentina. ¿Dónde queda? En Necochea, provincia de Buenos Aires. ¿Dónde vamos a ir hoy? Yeah, ahí…




Desde Necochea, la Tienda Sustentable Sabe la Tierra se propone promover la creación de una nueva cultura de consumo, basada en la confianza de las cadenas cortas, el bien común, el medio ambiente, el desarrollo local, la vida saludable y la producción sustentable.


Nace bajo el concepto de “Km 0”: que los alimentos recorran la menor distancia posible desde su lugar de origen hasta llegar a la mesa, fomentando el consumo de proximidad y de estación, priorizando ingredientes frescos vinculados al territorio y reduciendo la huella de carbono.



Como les comenté antes, Angie Ferrazzini (periodista y emprendedora) fundó Sabe la Tierra hace ocho años, y desde entonces se dedicó a sostenerlos y multiplicarlos (desplieguen el menú MERCADOS haciendo click acá para ver cuántos hay y dónde están). Luego hizo volantazo de vida con su familia y se volvió a vivir a su Necochea de la infancia. Ahí es donde los planetas se alinearon para que ella y tres amigos abrieran un espacio muuuuuy canchero, muy lindo, donde se siga promoviendo los grandes valores que sostienen Sabe la Tierra y su imensa comunidad: cultura sustentable, el desarrollo local, la alimentación saludable, el consumo de proximidad y el comercio justo.


Presentamos un formato que estaba faltando en la Argentina: una tienda donde se le da prioridad a los productos territoriales y de estación, generando conciencia de la importancia de apoyar el trabajo de productores de la propia ciudad. Un círculo virtuoso que estoy segura que impactará en la forma de producir y consumir.


La Tienda Sabe la Tierra tiene la característica de contar con góndolas de productos locales y una carta pensada en función de la estacionalidad y los insumos disponibles en el radio de los 250km (un mapa de productores predomina en el salón de la tienda con una leyenda explicativa para que la gente pueda saber de dónde vienen los alimentos que se ofrecen y cuánta distancia recorrieron).


Entre los productos zonales identificados y seleccionados hay más de 200: aceite de oliva orgánico, lácteos, frambuesas, alcaparras, miel, nueces, verduras de un colectivo de productores hortícolas locales, limones y naranjas, carne pastoril, pollos y huevos de campo, salmón blanco, besugo y brótola de pesca artesanal local, cereales, panificados, frutas disecadas, chocolates,  licores, chutneys, mostazas, dulces, conservas, aromáticas, hongos de pino y cerveza artesanal, entre otros. 



Además de alimentos hay un sector de diseño con cuadernos cosidos a mano, bolsas y manteles estampados con tintes naturales, almohadones tejidos, individuales, canastas y cestos de papel reciclado, muñecos y caballitos de tela, velas artesanales, cuadros, jabones y vajilla de cerámica.


La Tienda Sabe la Tierra también es un restó, y su carta fue lógicamente diseñada - con la colaboración de Gullan Lerfeldt - en función de los productos disponible en la zona y de acuerdo a la estacionalidad de los mismos (cambia según la temporada).


El 70% de los insumos de la carta es de origen local: “KM 0”. Incluye sopas y pesca del día y el producto es uno de los grandes protagonistas. Cada tarde el cocinero tiene como misión visitar a los agricultores locales, recorren juntos las quintas y cosechan especialmente para su pedido. Los panes son elaborados artesanalmente y se utiliza harina orgánica de la Reserva Natural Paititi (Sierra de los Padres, KM 127 de Necochea). Los dulces y la miel que se ofrecen en postres, waffles y tortas son de producción necochense. Los tostados salen en pan integral de masa madre. Hay hamburguesas de quínoa y de carne pastoril (Lobería, KM 49,7 de Necochea).




Otra de las características distintivas del lugar es que sólo se ofrecen bebidas preparadas en el momento: limonadas con menta y jengibre, limonada de frambuesas, jugos y licuados. Los vinos son orgánicos y de pequeños viñedos.

Todo este impecable contenido se sirve y disfruta en un espacio que se ve divioooooooooooooooo, con grandes ventanales que reflejan el contexto natural del Parque Miguel Lillo (único en la Argentina con 640 hectáreas y más de 1.000.000 de pinos), donde queda la tienda. La puesta estuvo a cargo de los arquitectos Willie Zorzi y Troels Lerfeldt, del Estudio Willie Zorzi & Asociados, y respeta el mismo concepto de darle preponderancia a lo local…

  

Todos los materiales y tonos elegidos son calmos a la vista y suaves al tacto. Fue primordial usar maderas como pino proveniente de bosques sustentables para  parte del mobiliario, conglomerado de madera reciclada para los pisos y pallets reciclados para mobiliario y revestimiento. Las góndolas y luminarias de hierro negro diseñadas especialmente para el lugar funcionan en perfecta armonía con las carpinterías negras de los ventanales. La utilización de chapa tradicional ondulada como revestimiento de algunas paredes ayuda al reflejo de la luz y nos recuerdan a viejos galpones. La iluminación de led, estilo vintage, dan a la ambientación un tono cálido y acogedor. Tres luminarias en forma de nido, hechos de palitos de madera, dan un carácter único y especial al mostrador del lugar. Las sillas, las góndolas y los cajones fueron diseñados en equipo junto a carpinteros y herreros de la ciudad y también se eligieron muebles usados para darle una nueva oportunidad a los objetos. Y como no podía ser de otra manera, el verde también predomina en el interior: un hall frío con plantas, plantines, crasas y kokedamas dan la bienvenida al lugar.


¿Qué les parece? ¿Nos vamos ya para allá? :D Eeeen fin, para todos los afortunados que viven en Necochea o alrededores (seguramente ya conozcan la existencia de este maravilloso lugar) y para todos los que planean hacer temporada de verano (o un viaje cuando sea), agenden bien: la tienda abre sus puertas a 8 de la mañana hasta las 20hs (de martes a domingo), por si quieren ir a disfrutar un exquisito desayuno, almuerzo y té. También pueden cenar los viernes y los sábados ;) Vayan a disfrutar la frescura de un espacio con una misión muy noble: brindar un gran momento de la forma más saludable y respetuosa posible…


¡Felicitaciones chicos por lo logrado y muchos éxitos!


Tienda Sabe la Tierra
D: Calle 89 N 360 (esquina 8), Necochea, Buenos Aires.
T: 02262-645224
H: Martes a domingo de 8 a 20hs. Viernes y sábados también de noche. Lunes cerrado.



Todas las fotos de este post fueron tomadas por Andrea Molina para Tienda Sabe la Tierra.


2 comentarios

  1. Hola Vero!! te paso la data de un lugar hermoso para descansar, con mucho verde y paisajes, aire puro, cerca de Capital, baby friendly y para todo tipo de presupuestos :) TANDIL!!! sin lugar a dudas es ideal para lo que estás buscando. Es más, te paso el dato de un apart hermoso, a pasos del dique a donde podes llevar a Dindina a hacer un lindo pic nic. El Apart se llama Azar, sobre la Av. Alvear, es de mi amiga-hermana Vanina Chavez, te dejo el link para que lo visites http://www.apartazartandil.com.ar/ Espero te sirva Vero!!! Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la sugerencia :) Me re copa Tandil, agendaré el dato de tu amiga-hermana :D <3 Besos y gracias por la buena onda!

      Eliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.