APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Arriba del Buenos Aires Bus :D

  • 30/8/16 -

PLAY | El Mareo – Bajofondo Tango Club ft Gustavo Cerati
El título de la canción no tiene ningún tipo de relación con la sensación durante el viaje :D

Mi hermoso hermoso hermoso hermoso ahijado Peponi no es un chico malcriado ni de grandes pretensiones. No te va a pedir un viaje a Disney, ni te va a suplicar que le compres la última Play, y ni se le va a ocurrir obligarte a comprarle una tarjeta con capacidad para que juegue cinco horas al Daytona. Al contrario, Peponi no te va a pedir nada. Pero por suerte su madre Patito tiene un radar especial y siempre la caza al vuelo lo que Peponi quiere o le gustaría hacer; y para estas vacaciones de invierno me dijo “llevalo al bus turístico de Buenos Aires que está re copado y lo quiere hacer hace mil”. ¡PERO QUÉ GRAN IDEA MAMITAAAAA! A) Amo a este chico: no puede ser tan lo más. B) ¡Copeeee! Nunca lo hice y siempre me pareció buen plan. C) ¡Allá vamoooos!



Compra y retiro de pasajes
Lo primero que hice fue entrar en la página oficial del Buenos Aires Bus (esta), para ver recorrido, valores y preguntas frecuentes. Ahí mismo pude comprar los dos pasajes (no se pueden comprar para el mismo día, se compran a partir de “mañana”). En este link pueden ver todos los precios y boletos promocionales. Peponi, como menor de 12 años, por 24hs “pagó” $175 (¡offffffvio pagó la madrina!) y yo como residente de la Ciudad de Buenos Aires, por 24hs pagué $250. Son precios finales (incluyen IVA) e incluyen los dos recorridos del bus: el amarillo (el más largo, el clásico), y el recorrido azul, que se empalma con el otro zona de El Planetario (Belisario Roldán y Av. Sarmiento).


El servicio de bus turístico se hará en forma regular con horarios y paradas fijas y con el sistema Hop On Hop Off. La frecuencia será de 20 minutos y la duración total del circuito de 3 horas y 15 minutos. En cada una de las paradas permanecerá detenido durante breves minutos, para permitir el ascenso y descenso de los pasajeros si los hubiese, o bien sin movimientos de personas. Consulta nuestra tabla de horarios

Si realizás la compra online, tenés que imprimir el comprobante y presentarlo, junto a documento que certifique que sos de CABA, en la boletería oficial de la empresa (Av. Roque Sáenz Peña 728, en la popularmente conocida Diagonal Norte). Acá está uno de los dos ganchos que descubrí del servicio: además de hacer cola en una oficina sacada de una película de Olmedo y Porcel para que te entreguen los pajes (ok, ponele que me la fumo), hay una capacidad máxima por bus, entonces te asignan al bus que sale en la primera hora que esté disponible. El tema es que nadie puede viajar parado, por eso cuando se completa el cupo, se pasa a la próxima salida. Tengan esto en cuenta para ir temprano o para al menos estar preparados a esperar una o dos horas a su bus. Punto a favor: con Peponi nos subimos un bondi antes de nuestro horario porque se liberó lugar.    




Haciendo tiempo…
La Parada 0 del Buenos Aires Bus es donde sacás los pasajes, en Diagonal Norte, así que, si tenés que hacer tiempo, tenés de todo para ver. Y a eso fuimos con Magic Peponi, el fotógrafo de la primera década :D


Plaza 25 de Mayo, con niños de vacaciones y sus palomas sobrealimentadas :D




Casa Rosada.





Banco de La Nación Argentina, diseñado por el prestigioso arquitecto Alejandro Bustillo con una combinación de estilos clásicos en clave monumentalista (fuente). Hace miles de años tomamos con Nati un curso de la historia de la arquitectura de la Ciudad de Buenos Aires en la Asociación Amigos del Bellas Artes, dictado por un capo total (ooobvio no me acuerdo el nombre). Fue uno de los mejores cursos que tomé en mi vida, sumamente interesante. No estaría encontrando este curso para recomendárselos, pero estén atentos…





¡El Cabildo! ¡Mi favorito! ¡La época colonial fue la mejooooor! :D




Para entrar al Cabildo pagás un bon contribución de $15 (NADA), los jubilados y menores de 12 años no pagan y los martes la entrada es gratuita para todos. Por ser vacaciones de invierno, nos tocó cola pero no duró nada, y el Cabildo, modesto como es, es un plan que siempre me encanta cuando estoy por la zona y puedo.





Las vistas desde el balcón del Cabildo son buenísimas.




En el patio del Cabildo hay un cafecito, una mini feria de artesanías, ¡y el baño! Pasen antes de subirse al Buenos Aires Bus ;)



¡Arriba del Buenos Aires Bus! :D
Como les conté antes, pudimos subir un micro antes de nuestro horario definido porque había lugar para dos. Al subir te dan auriculares muy cómodos, que enchufás en el respaldo del asiento de adelante y seteás en el idioma que querés para escuchar la audioguía (muy buena, muy completa). Debo confesar que recorrí todas las estaciones para descifrar los idiomas y me colgué dos paradas en italiano para “practicar” jajjajaa #tangoma

¡Empezó la aventura!
(¡Cómo chifla el viento frío de invierno acá arribaaaa!)





Congreso Nacional.





No hi ha somnis impossibles. Ni hay sueños imposibles.
Queda en Ayacucho y Rivadavia, es un homenaje a Gaudí, y es obra de Enrique Rodríguez Ortega. Pueden leer más en Secretos de Buenos Aires y en esta nota de La Nación.




Ecléctica Buenos Aires :)








Sin comentarios :p



Persiana yendo al Caminito de La Boca.




Arte callejero.




Fundación PROA (me dieron muuuuchas ganas de volver). Acá el Buenos Aires Bus hace una parada más prolongada, y mucha gente se baja. Hay recambio de pasajeros :D






Puerto Madero. Te pasean a los pies de los gigantes.  



Listo, no hay más fotos. El resto del tramo lo hicimos congelados :p En un punto se liberaron dos lugares en el piso inferior, y ahí sí, fue imposible sacar una foto (soy purista, la foto a través del vidrio y con poco espacio para enfocar bien no me gusta). Nosotros no nos bajamos en ninguna parada porque a Peponi le gustaba la idea de ver todo (y vimos casi todo). Nos despedimos del Buenos Aires Bus en Cañitas porque ya era tarde, estábamos cansados y había dejado el auto en esa zona. Ni a palos volvíamos al microcentro, como sugiere el recorrido, así que nos quedamos sin ver las últimas cuatro paradas (Zoológico, Bellas Artes, Recoleta y Teatro Colón).

Detalles del Buenos Aires Bus: A) Tiene una frecuencia cada 20 minutos (más o menos, depende del tráfico, clima y vida de la ciudad – léase, ¡cortes y accidentes!). Si hay lugar para sentarse, pueden entrar, sino hay que esperar al otro bondi. Eso me pareció una fiaca mortal. ¡Si no hay lugar te tenés que clavar 40 minutos! B) El staff abordo es muy buena onda, muy amable. C) La audioguía es excelente, te da muuucha data oficial y mucha anécdota popular.

Conclusiones: es recontra recomendable, pero sugiero fuerte que vayan cuando el clima es amable. Nosotros nos recacareamos de frío, y hacer el recorrido en los asientos de abajo no tiene gracia para nada.

¿Nos gustó el paseo? Siiiii, ¡a full! Peponi estaba feliz :D Yo personamente lo volvería a hacer desde bien temprano, y ahí sí, bajaría en varios lugares para explorarlos con tiempo :D Me parece genial poder conocer más a la propia ciudad, y regalarnos esta amplia recorrida fue lo más de lo más :D Ojalá algún día puedan hacerlo ustedes también :D



¡Feliz turismo local para todos!


Buenos Aires Bus
Los tickets oficiales se venden arriba del bus, en la página web y en la boletería oficial (Av. Roque Sáenz Peña 728, microcentro).




Fotos por Vero Mariani.





3 comentarios

  1. Vero! Yo lo hice con mi sobrina-ahijada y lo disfrutamos también un monton... aunque nos toco día frio por no decir helado y volví congelada!!!!! Porque es cierto abajo no tiene gracia!
    Besosssss

    ResponderEliminar
  2. Un postazoo! me encanto! ♥

    ResponderEliminar
  3. Hoy fuimos con una amiga que vive en España y está de visita.
    Es bárbaro si se quiere ver los puntos más turísticos en un solo día. No da para bajar en muchas paradas, dos como máximo sino el viaje se alarga mucho.
    Por ser martes había poca gente y no tuvimos cola en ningún lado y....al igual que ustedes nos congelamos arriba (consejo: subir día de sol y sin viento), abajo ni nublado vale la pena.
    Ser turista en tu ciudad es también divertido...a probar muchachas, vale la pena.
    Saludos
    Maria Rosa
    Luján-BsAS

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.