APERTURA

CRÉDITO APERTURA

Apertura: Vero Mariani.

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Verano en Almagro, Otoño en Escandinavia, Primavera en Agronomía…

  • 8/3/16 -

PLAY | Mountain Sound - Of Monsters and Men

Yo deseé tener un verano como fue mi 28 de enero. Deseé tener días sin ocupaciones, sin obligaciones, sin corridas; sólo las que yo quisiera correr para perseguir disfrutes, paseos, sabores y siestas. Sí, correr para dormir la siesta no suena para nada mal. Pero mi verano fue otra cosa. Existieron las corridas y las obligaciones y, peor, las preocupaciones. Salvo el 28 de enero. Ese día fue un regalo, un auto regalo. Ese día mis deseos se materializaron a los pies del subte de Buenos Aires, que me conectó en un encuentro fugaz con mi querida Lou para que mi querida cuñada Vicky tenga su ya clásica Agenda del Almacén de Lou; que me trasladó a Monserrat a conocer la tienda taller de Carro; que me llevó a pasear por el Metrobus de la 9 de Julio, haciendo que mis pelos se vuelen con el viento apurado del colectivo sorteado hasta el Obelisco; y que me volvió a llevar hacia las inmediaciones del corazón de la Capital. El subte de Buenos Aires me dejó en la Estación Medrano, de la línea B, a pasos de Espacio Moebius, en Almagro, para por fin saldar mi deuda con una ilustradora a la que había apoyado a través de Idea.me. Ya era hora de buscar mis dos ediciones de “Otoño en Escandinavia, Primavera en Agronomía” de Marina Haller




Espacio Moebius es una tienda de libros de comics, de ilustradores y afines; vende obra y láminas de artistas + diseñadores + ilustradores, provee chiches de diseño de autor y cuadernos, y también es una galería de arte. Así en resumidas cuentas. Yo creo que Espacio Moebius es un punto en el universo donde auto regalarse un largo, largo tiempo para mirar cada estante, abrir cada libro, pasar (y admirar) las láminas apiladas en un cajón de manzanas, y volver a empezar, como para no perderse ni un detalle de la imaginación y la creatividad nacional (y del más allá también).





 Me quedé con ganas de comprarme “Lo que el viento me dejó de Laura Varsky. (Pero siempre está bueno quedarse con las ganas de algo para tener una excusa para volver).




Conocí la nueva edición del genial Bolazo, el no cuaderno para dibujar.






 Me copó el afiche de Alejandra Lunik.






Llegué a ver la muestra de Juan Pablo Zaramella en bandejitas de cartón. Me encantó el lienzo. Y el uso del color sobre ilustraciones en negro:





Bueno. Eso es Espacio Moebius. 

Es ir con tiempo, mirar cada rincón, reconocer y conocer, y llevarte la sensación que hay muchas cosas muy buenas pasando en el plano artístico y creativo nacional. Y también llevarte algo, claro. Así llegamos por fin a vivir “Otoño en Escandinavia, Primavera en Agronomía” (OEPA) de Marina Haller, una ilustradora que me copa desde siempre, por eso banqué su proyecto en Idea.me y celebré el día que me regalé para ir a buscar mis copias. Les dejo la esencia de este maravilloso libro en palabras (e imágenes) de Marina…






“Otoño en Escandinavia, Primavera en Agronomía” surge de la necesidad personal de documentar un mundo que descubrí y fui conformando con mis visitas en bicicleta por los parques de Agronomía y el barrio Rawson, ubicados ambos dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A modo de homenaje y con la intención de que otras personas puedan revivir esta experiencia, me planteé producir un libro (diario de viaje/diario íntimo) que tenga como función transmitir los sentimientos y lazos emotivos que se generaron en estos espacios a través de mis paseos.


Estas imágenes, sensaciones y documentaciones me provocaban un gran entusiasmo, y surgieron a partir de una búsqueda por encontrar un refugio que me aparte de la rutina y ofrezca el relajo que la vorágine de la vida cotidiana hace necesitar. Un espacio que dejó que me apropiara de él como un tesoro. Un lugar que me permitió conectarme imaginariamente con otros lugares.

Motivada por esta experiencia comencé la búsqueda de espacios, que suponía podrían brindarme algo similar. Ante la posibilidad de realizar un viaje, esta influencia me llevó a elegir cómo destino a Escandinavia. Y allí entendí que todo era parte de lo mismo. Lo que conseguí descubrir en Agronomía lo descubrí también en Escandinavia. Se sucedieron mismas imágenes, momentos y sensaciones, y naturalmente todo resultó análogo entre sí.

Esto me hizo pensar la siguiente reflexión: el mundo es uno solo y más allá de las distancias, las diferencias culturales y sociales, las dimensiones que se tengan en cuenta o la historia de cada lugar, hay algo que se mantiene y se esfuerza, casi imperceptiblemente por subsistir, la naturaleza. La sorpresa que genera descubrir sensaciones similares en lugares tan distantes, puede ser explicado a partir del alejamiento que los habitantes de los grandes centros urbanos sienten respecto de la naturaleza.



Es por esto que podríamos preguntarnos: ¿cómo dos regiones de dimensiones tan distintas (Escandinavia y Agronomía) y tan lejanas entre sí pueden producir emociones tan cercanas? La respuesta es muy simple, habitamos un plantea y más allá de los límites geográficos, el idioma, la cultura o las costumbres, es ésta la poseedora y generadora de esas sensaciones de placer, felicidad y paz.

A partir de este concepto, creé la idea de que Escandinavia y Agronomía eran un mismo lugar pese a encontrarse a más de 13.000 km. de distancia. Un mismo mundo, dividido en dos partes que se diferencian por su estación. Pero que contienen las mismas pequeñas cosas que lo hacen y forman su esencia: los árboles, las casas, el césped, el silencio, la brisa al andar en bicicleta y lo más importante la sensación de que los dos lugares se conectan para completar un mismo destino.



La mínima expresión de Escandinavia sería Agronomía y si Agronomía fuera una región (con países, ciudades y barrios) sería Escandinavia.

Este libro propone un intento por atravesar esa experiencia, de motivar a sus lectores a realizarla y de acercarlos a la posibilidad de contemplar y dejarse influir por el involuntario placer que la naturaleza puede originar.




Agradecí la asistencia y buena onda de la chica que me atendió, y me llevé mis dos tesoros (uno para mí, uno para Mechi) a la boca del subte, para volver a surgir una vez más (y por última vez en el día), en Dorrego. Como ese día fue un regalo, me invité una lágrima sentada en una mesa de madera, junto a una ventana bañada por las últimas luces de la tarde, en el Le Blé más cercano. Ahí leí y recorrí cada página de “Otoño en Escandinavia, Primavera en Agronomía” como si las agujas del reloj estuvieran en pausa para siempre. Disfruté cada foto, cada personaje ilustrado, cada secuencia natural, cada casa, cada perro, gato, oso, pájaro y bicicleta que Marina vio, sintió y dibujó. Disfruté también las obras de las artistas invitadas del libro (Miss Capricho, Ana Carucci, Johanna Wilhem, Karin Rönmark, Mara Caffarone, Mette Kaada / Out of paper, Maite Oz, Emmi Jormalainen y Aino-Maija Metsola), de acá y de allá, como este hermosísimo libro. Gracias 28 de enero por haber sido mi mejor regalo del verano…



¡Felicitaciones Marina por el librazo!


Espacio Moebius
D: Bulnes 658, Almagro.
H: Lunes a viernes de 15 a 20hs.

Marina Haller



Las fotos de Espacio Moebius + la del libro en Le Blé las saqué yo. El resto son imágenes que pertenecen a Marina Haller y hay una foto de Mariano Sanjiao.  




7 comentarios

  1. Veo, que lindoooo, cuanto hace que no me regalo un dia asi... para comprarme algo y luego deleitarme en un lindo cafe!!!!!! divinas las fotos y divino lugar para meterse un buen rato!!!! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te merecés un día así Anitaaaaaaaa! Dejame a los chicos, me los llevo al cine y andaaa jajajaaj! :D

      Eliminar
  2. Hola Vero, me teletransporté por unos minutos en este recorrido! qué lindo es regalarse un día así. Hay que darse esos tiempos, son necesarios y te renuevan las energías. Y el libro de Marina me lo traje en mi último viaje, es genial. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy me muero de amor! por el día libre, por ese lugar, por ese tiempo.
    gracias Vero por regalarme una escapada virtual a ese mundo, y el deseo real de tener que organizarme para ir!

    ResponderEliminar
  4. Amé tu relato!!! me dormí y me quedé c las ganas de comprarme ESE libro en dicha oportunidad, so....tendré que regalármelo!
    Chinchin porque tengas muchos más 'veintiochos de enero' en el 2016 :-*

    ResponderEliminar
  5. Bellísima entrada, qué lindo cuando un libro nos suspende en el tiempo. :)

    ResponderEliminar
  6. Ñaaaa lindas todas <3 Les deseo un 28 de enero una vez por semana y que sus manos (y ojos) se encuentren pronto con este libro ;) Besos y gracias por pasar :)

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.