APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Sos lo más, pancho

  • 5/11/15 -

Hoy cumple años mi viejo y elegí el post perfecto para homenajearlo. Este va para mi papá de finales de los 80s, que manejaba la vuelta a casa casi todos los domingos después de cualquier plan familiar, anunciando una parada estratégica a pocas cuadras: comer un pancho en Lo Más Pancho, un bolichito que quedaba en Maure y Libertador. Era EL plan para nosotros, sus dos retoños de edades de un dígito. El lugar era sencillo, no lo recuerdo muy bien pero seguro era re ochentoso, y no tenía que ser de otra forma: todo íbamos por ese pancho fantástico, no necesitábamos más. Ahí aprendí que la clave de la vida está en… ponerle mayonesa, mostaza y ketchup. Seeeeeh. Tengo los mejores recuerdos de ese rito familiar dominguero, y hoy tengo la alegría de rendirle homenaje a mi viejo, y al pancho, con su versión 2015, una verdadera evolución de sabor y del consumo de fast food en el centro…


PLAY | Empire State of Mind Official – Jay Z featuring Alicia Keys


No me acuerdo cómo llegué a seguir a DOGG en Instagram pero madre mía, desde ese día lamenté no laburar más en el microcentro para poder hacerme una escapada a almorzar un pancho de este súper bien tuneado lugar. El tiempo pasó, y como si Instagram leyera mi mente (bah, viera mi afilado hábito de llenar de corazones las fotos de DOGG), Pablo Capara, uno de los socios de DOGG me escribió al mail, ¡a mí!, para invitarme a conocer el nuevo local de Tribunales. ¡ALTA ONDA! La oportunidad se presentó hace pocas semanas, cuando quedamos para comer en esa sede de Lavalle y Cerrito con mi querida amiga Paula Paulin Bugni (acuérdense de su nombre porque es grosa y algún día estrenará películas en el Hoyts). Me tomé el D, salí a la luz a los pies del Obelisco y crucé la 9 de Julio como cualquier otro porteño que va y viene apurado para maximizar sus 45 minutos de recreo del mediodía. Mentira. Caminé tranquila, le saqué fotos al titán de cemento, miré gente y marquesinas, y me cargué de esa energía microcéntrica única. ¡Cómo me gusta la ciudad de Buenos Aires! ¡Cómo me gusta tener un buen plan con una buena amiga! ¡Cómo me gustan los locales bien puestos!  ¡DOGG sos lo más!






Ese DOGG iluminado no puede más de la onda, y la mesa comunitaria XXL con sus cómodas banquetas, así como la barra de madera que costea un lado del boliche, te demuestran que podés ponerle mucha onda y practicidad a un lugar con muy poco. La clave está en la buena selección de materiales, y las paredes revestidas de cerámicos estilo subte no podían ser más atinadas.



Fuimos con Paulin al mostrador y ahí conocimos a Alejandro, dueño de esta franquicia y verdadero fan de lo que propone, y también de la gente. Claro. Si tenés un despacho de comida, te tiene que gustar la gente. Y lo que sentí en este espacio es que la gente viene a desconectarse de sus oficinas, a pasar un buen momento, y claro, a comerse un soberbio pancho. Paulin eligió el de chucrut, pepinos y relish, y yo fui por el de guacamole, morrones y nachos. Discreto lo mío :p Mientras esperamos que los chicos los preparen ahí en el momento, les comparto el nacimiento de este bueno de DOGG…
  




Para entender su espíritu hace falta remontarnos varios años atrás, una mañana de domingo, en Estados Unidos, Máximo Togni (chef dedicado a la gastronomía hace 20 años) se levanta en una casa de familia atraído por un aroma muy particular. La dueña de la casa estaba realizando hot dogs a la parrilla. Desde ese día, Máximo desarrollo un especial fanatismo y pasión por esta comida.


Con una gran carrera gastronómica, Togni se formó con cocineros como Fernando Trocca y Dolli Irigoyen. Vivió y trabajó durante 8 años en Estados Unidos y fue chef de la Embajada Argentina en Washington DC. Años después, cuando regresó a Buenos Aires organizó un viaje con amigos a Estados Unidos, donde lo primero que hizo al llegar fue prepararles estos Hot Dogs a la parrilla. Ese espíritu de invitar amigos a comer su comida predilecta, fue, lo que lo llevó a crear DOGG, con ayuda de dos profesionales de la publicidad, Yésica Vissani y Pablo Capara, sus socios. 


La idea es que la gente, o “sus amigos”, como les gusta decir, encuentren en DOGG algo que hasta ahora no existía en Argentina, el verdadero Hot Dog Americano.

¡Y claro que lo encontramos! ¡Ay madre mía! No les puedo explicar el silencio sepulcral de los primeros tres bocados de cada una. Después claro, nos acordamos que estaba la otra y nos pusimos a hablar, pero los primeros cinco minutos fueron distintas versiones de “mmmmmm” por lo rico que estaba todo. El pancho y las papas. Las papas son MÁGICAS.



…Y este picante medio dulzón no tan picante, fue una revelación (el de la punta derecha): 


No dejen de pasar por la estantería de picantes tan variados (hay 40 aprox.) para elegir con qué quieren recontra enfatizar el sabor de su hot DOGG. Volvamos a la mesa…

Para los que necesitan la data técnica, les cuento que las salchichas de DOGG son elaboradas con carne 100% seleccionada de tres tipos de cortes distintos y especias secretas: es de elaboración propia y llevó seis meses para encontrar la combinación perfecta. La deben haber pasado mal los socios en ese tiempo de experimentos :p Y como toda salchicha necesita su pan, los chicos elaboran su propia receta y la hornean diariamente en el local. Muy bien hecho, you DOGG.  




Si quieren anticiparse al almuerzo y ya ir pensando qué van a elegir, les cuento que además de lo que pedimos con Paulin, hay Hot Dog con queso cheddar, panceta crispy y cebolla con morrones asados, hay Hot Dog con salsa criolla y también con chilli y queso cheddar. Pero también pueden armarlo como prefieran en la barra: hay 12 ingredientes fríos y calientes para elegir. Y el cierre final está, claro, en los aderezos. Amé los pomos. Hay mayonesa, mayonesa chipotle y barbacoa de elaboración propia, diferentes tipos de mostazas, ketchup y más.



Y si hablamos de más, en DOGG pueden encargar wraps, sándwiches y ensaladas; pueden acompañar sus almuerzos con limonada de menta y jengibre; pueden tunear sus papa fritas chili, cheddar, palta, panceta y cebolla de verdeo o nachos con cheddar, chilli, queso crema, panceta y cebolla de verdeo; y también pueden hacer un Happy Hour con aperitivos como Campari, Cinzano, Cynar, o Gin Tonics con Gin Príncipe de Los Apóstoles. Listo, con eso más o menos tienen el cuadro completo de la experiencia DOGG, disfrutable de lunes a viernes en dos sedes del centro (ésta, la de Lavalle 1134 y San Martín 657).


La frutilla del postre DOGG es literalmente un gustito dulce que nos dimos mientras charlábamos de viajes y de festivales de cortos victoriosos (Paulin sos LO más). Alejandro nos invitó dos canelés muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy ricos, con muchas “u” en serio. 


Y para que tomen en serio mi opinión (sé que me gusta mucho todo jejeje), les cuento que un señor entró a DOGG especialmente para pedirse un canelé y un café. Si desconfían de mí paladar sencillo de contentar, confíen en el señor y háganse el favor de ir a probar uno.



Nuestro almuerzo antimicrocentro (estuvimos dos horas muy relajadas) terminó con la gran satisfacción de haber encontrado al noble heredero de Lo Más Pancho. Le tengo que contar a mi viejo y esperar al día que abran su tercera sucursal en Belgrano (parece que para fin de año está), para esta vez pasarlo a buscar yo y llevarlo a comer un buen pancho. ¡Feliz cumple paaaaaaaaaa y muchas felicitaciones DOGG!



DOGG
T: 4313-9735 o 4516-0288

Sucursal Tribunales: Lavalle 1134, entre Cerrito y Libertad.
Horarios: lunes a viernes de 10 a 17hs.

Sucursal microcentro: San Martín 657, entre Tucumán y Viamonte.
Horarios: unes de 10 a 16:30. Martes a viernes de 10 a 20:30. Happy hour martes a viernes de 17 a 20:30.



Fotos por Vero Mariani. 


8 comentarios

  1. Me dio hammmbre este post!

    Saludos! :D

    Andy.

    ResponderEliminar
  2. Dogg es lo más de lo más. Vamos siempre al local de San Martín y Tucuman. Las salchicas son de carne de vaca, asi que es caen excelentes al mediodia, y las papas son la gloria. El ESTANTE DE SALSAS es mi perdicion.

    ResponderEliminar
  3. mmmmmmmm, qué rico Verito!
    Qué lindo ver a Pau, la mamá de mi gato ahora :)
    Besos a las dos!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor de todo fue la posibilidad de que para fin de año haya sucursal en Belgrano ;)

    ResponderEliminar
  5. Obvio que el secreto del pancho es ponerle los 3 aderezos. Pero OJO... la mayonesa tiene que estar en el medio!
    (le tengo ganas a Dogg desde que abrieron creo, pero microcentro y mediodía solamente es una pésima combinación en mi vida)

    ResponderEliminar
  6. Que buen pancho te comiste Verito! me sorprendí con los precios! me pareció muy accesible, no?
    Bueno, ojalá se estiren con la franquicia y lleguen hasta Rosario!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. hola chicaaaaaaaaaaas! llego re tarde a agradecer sus comentarios pero llego.. y tengo ganas de panchos jajajaja! sí, los precios son re accesibleeees chicas, re garpa como plan y flor quedate tranqui que en diciembre te plantan un DOGG en el barrio chino... mucho mejor, no? jajajja! y lauritiiiii paulin siempre me habla de apolo, es muy tierno! qué bueno que se encontraron en el camino :D

    besos a todas y muchos panchos también! jajajaa!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.