APERTURA

APERTURA
Esta semana en Alma...

CRÉDITO APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Yo no sé qué fue, pero fue (y es) algo hermoso

  • 26/1/15 -

PLAY | Don't - Ed Sheeran


Este es un post que nació el 28 de noviembre, puntualmente en el evento cierre del año de La MiniPymer, en Cusic. El Word mental se abrió cuando Lau se presentó y me comentó que lee Alma desde sus comienzos. Y por comienzos quiero decir dos o tres meses, cuando el diseño era otro, las fotos chiquitas, y los posteos no se tomaban el fin de semana (¡entradas de lunes a domingos!). Yo no les puedo explicar la emoción que me dio conocer a Lau y escuchar lo relevante que fue mi blog como compañía y como vidriera de voluntades que se animaron a dar “el paso”. No sé si fue el síndrome de fin de año, el Campari que me había bajado o simplemente la cantidad de cosas emotivas que Lau dijo con el corazón, pero terminé casi a los llantos nivel final de película sensiblona. Y me quedé con su tarjeta. Yo quería conocer el resultado plegado de Lau, aquello que nació por haberse animado a más.  ¿Qué tal si me acompañan y vemos los pasos que formaron Iku Origami?



Nací en Tres Arroyos pero durante casi 12 años viví en Buenos Aires. Estudié Comunicación Social y transité por esa duda existencial… ¿qué hago con mi carrera? Experimenté diversas búsquedas. Pero caía siempre en la misma convicción: quiero hacer algo feliz con lo que estudié.


Durante los últimos años en Buenos Aires trabajé en un colegio. Ahí confirmé que me encantaba trabajar con chicos y me fasciné con su capacidad de comunicar a través del cuerpo, especialmente en el marco de actividades creativas.


Pasó el tiempo y decidí regresar a mi ciudad. Buenos Aires ya había cumplido su ciclo. Pero tamaña decisión me generaba una ansiedad difícil de manejar. Buscando la forma de contrarrestarla en los tiempos libres, empecé a plegar barquitos con los restos de papel que encontraba en el colegio. Hacía un tiempo había escuchado una historia según la cual en las casas de Japón se obsequiaban grullas a los visitantes del hogar como símbolo de buen deseo. Me pareció un gesto bonito para inaugurar el nuevo hogar. Como no sabía hacer grullas, me puse a plegar barcos, que además podía transportar más fácilmente. Cuando llegue a mi casa nueva los ubiqué en una taza antigua al lado de la puerta y los entregué a quienes venían de visita.  

¡Me parece un gesto muy tierno! ¡Muy muy muy muy!


Un día, mientras hacía un barquito, se acercó un alumno y se ofreció a plegarme una grulla (que aún guardo). Tan fascinado y concentrado estaba que me asombró. Esa imagen quedó en la retina. No había dudas de que el origami y los chicos se llevan de maravillas… ¿pero que hacer con eso? Tuvo que pasar un año más hasta que los primeros pliegues empezaran a surgir y encontraran un rumbo que conectara esas dos cosas.



En el camino descubrí que el amor por el plegado había estado siempre cerca, de la mano de mi abuela y sus manos… sus flores de papel siempre animaban encuentros con amigas y divertían a quienes la acompañaban. Recordé, descubrí y logré recuperar esa herencia en un proyecto que tiene todo el amor por la creatividad y el desafío.


Lo que se hereda no se roba, y a veces se revela en el momento menos esperado. Estamos ahí, a instantes de ver nacer una propuesta de origami que implica mucho más que preciosas figuras creadas con manos amorosas. ¡Mucho más!
 
Iku nació en mayo de 2014, casi por casualidad. Una amiga que sabía que plegaba me invitó a llevar algunos móviles a una feria que organizaba en su casa. Con esa excusa le di nombre a lo que aún no era ni proyecto. Pero resulta que me copé y a los pocos días ya tenía página y al tiempo se sumaban las fotos y algunos pliegues para probar que recepción tenía. Empecé plegando al ritmo de videos por internet. Pero necesitaba más. Así que volví a Buenos Aires a tomar el primer curso intensivo y en el invierno armé un ciclo de talleres para las vacaciones. Fue un boom. Ese fue realmente el comienzo de la actividad. Fue el momento en que descubrí que finalmente estaba haciendo realidad esa certeza inicial: hacía algo feliz con mi carrera. Estaba logrando disfrutar de comunicar y comunicarme con chicos, haciendo una actividad que los fascinaba (y a mí también) y les permitía recuperar la magia del juego, fomentando la imaginación a partir del uso y la manipulación de materiales simples como el papel.



Los talleres continuaron y se sumaron la producción de objetos a pedido. Más tarde comenzó a gestarse un servicio de ambientaciones con origami que hoy combina la producción de complementos para ambientadores con mi propio servicio de ambientación de espacios con objetos de papel.


Estas dos imágenes son de trabajos hechos por Lau para vidrieras.


Me gusta cómo esta historia se desenvolvió con paciencia y pasos calmos (pero firmes) con el correr del tiempo. Me alegra ver que Lau encontrara aquello que le pone lo feliz a su carrera, y que pudiera triunfar en su propósito de llevar la magia del origami a los grandes y a los chicos, en sus diversas formas e interpretaciones. Y me pone contenta saber que tiene más camino por recorrer…

Actualmente Iku es un proyecto que crece con mucha dedicación y cariño y que pretende ir por más. La propuesta para el año que viene incluye, además de nuevos talleres, una iniciativa pensada para escuelas, cuyo fin es llevar el origami al aula y utilizarlo como herramienta pedagógica en la enseñanza de matemática.



No sé si es el síndrome del #2015heroico, el estimulante café frío que me acabo de tomar o simplemente los felices y sinceros capítulos de esta historia plegada… lo que sí sé es que tengo un lunes lleno de esperanza, colmado de belleza. Y creo que esa es una muy buena manera de comenzar la semana ;)

¡Muchísimas gracias Lau por la magia!






Iku Origami | Objetos de papel // workshops // ambientaciones



Todas las fotos de este post pertenecen a Iku Origami.



5 comentarios

  1. Linda Lau y su Iku Origami!! Lindas intenciones y deseos!! El papel tiene infinitas posibilidades ...
    beso grande para las dos!

    ResponderEliminar
  2. Me han entrado unas ganas enoooormes de aprender papiroflexia! Impresionante lo que se puede llegar a hacer cuando uno es un artista como Iku Origami! Bravo!

    ResponderEliminar
  3. Hermosa historia y hermosuras las que hacer Lau!! Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  4. Con Iku tenemos una amiga en común... Mara de Cumpletísimo a quien no conozco pero adoro a la distancia... Y el día del último encuentro de La Minipymer conocí a Lau quien se presentó con una alegría mágica y me habló con una dulzura sin igual. Tu origami es hermoso!
    Miles de besos Lu!

    ResponderEliminar
  5. Sigo emocionándome al leer cada frase. Sin dudas, el mejor combustible para seguir. Un placer y gran alegría descubrir que a partir de aquí se activan encuentros tan hermosos, en persona y a través de las palabras <3 GRACIAS :) :)

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.