APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Segunda Divinidad | Larga vida a Divino Budín

  • 17/12/14 -

Llegó a través de un e-mensaje celestial (Daily Secret Buenos Aires) y a partir de ese día, inquietó mi brújula paseandera. Divino Budín, se llama. Y como toda confección artesanal hecha en el paraíso con un buen criterio, ingredientes originales, un fabuloso concepto y la noción de saber que hay que lucirse, Divino Budín tiene fotos INCREÍBLES.





 Todas estas fotos INCREÍBLES pertenecen a Divino Budín.

Y tiene una cuenta de Instagram que es un viaje sin retorno. Pensá bien antes de seguirla… Listo. Te perdiste para siempre. Pero acá donde estamos, la estamos pasando demasiado bien, ¿no?



 Todas estas fotos INCREÍBLES pertenecen a Divino Budín.




En fin. Con esta evidencia espero sepan entender mi urgencia por conocer este lugar y rendirle culto a las harinas en sus formas más creativas. ¡Esos moldes! ¡¿De dónde salen esos moldes nórdicos?! Así que me reí en la cara de diciembre, me dolió la panza de tantas carcajadas mientras le escondía un millar de obligaciones que me trajo el mes más complicado del año, y coordiné con la chica perfecta para ir a conocer un lugar llamado Divino Budín. Lou.



Foto de Divino Budín.



Lou había llegado antes así que cuando entré en este encantador local de despacho de budines (con barrita), me la encontré charlando cual viejas amigas con Rose, la dueña y pastelera de tanta maravilla. Rose es brasilera y vive en Buenos Aires desde hace siete años, y plantó bandera en Recoleta para revolucionar lo que se conoce como budín, sin conservantes y hechos 100% con materia prima fresca.



El lugar funciona como local de despacho, así que podés pasar y encargar, llamar y hacer lo mismo, o comprar para llevar si está listo. También podés tomar algo a la barra, como hicimos con Lou, y sugiero que prueben ese camino por tres cosas: Rose es amorosa y regala una linda charla + la espuma del café con leche NO PUEDE MÁS DE LA VIDA, es todo, ¡y más! + claramente por lo que nos llevó a visitar el lugar: una porción in situ de budines extraordinarios, bien sabrosos, con humedad justa y presentación para sacarse el sombrero. Eso.





Tengan en cuenta que hay dos variedades de budines por día para elegir si quieren comer algo ahí. Rose va alternando los sabores para que siempre se encuentren con algo nuevo que los sorprenda.


¡Y vaya sorpresa el budín de maracuyá que comí!


 El marmolado de Lou a punto de extinguirse...



Después de una amable merienda con mi querida Lou, después de un lujo hecho harina para cortar la rutina desquiciada de diciembre, y después de conocer a Rose, comprendí que los e-mensajes celestiales no llegan de casualidad. Hay lugares que hacen muy bien, y éste es uno de ellos.




Divino Budín
D: Austria 2030, Recoleta.
T: 4827-9305



Hay fotos acreditadas que son de Divino Budín, y las fotos de la visita con Lou son mías. 


9 comentarios

  1. tal cual decís Verito... esos moldes!!!!!!!!!! una preciosura!! misión 2015: conseguir uno y hacer en el mi budín de mandarinas!

    ResponderEliminar
  2. Oh my dog, necesito esos moldes!!! aunque seguramente arranque por una porción de budín... o dos!

    ResponderEliminar
  3. Qué divino lugar, qué divinas fotos, qué divinos budines.... lástima el tacc jajaaja y esos moldes son muy lo más: los necesito!!!

    ResponderEliminar
  4. Genial! Qué lástima estar tan lejos para probarlos!

    ResponderEliminar
  5. Amo el budín y con esas formas... OMG!!!

    ResponderEliminar
  6. :) :) :) sabía que iba a ser un post que pegara onda por acá. aguanten esos moldes y cin consultale a rose si no tiene alguna alternativa para vos. quizás... :)

    ResponderEliminar
  7. ohhh, que fotos! Que pinta! Tendré que ir a probarlos cuando vuelva a Bs. As.

    ResponderEliminar
  8. Qué peligro, está cerca de casa!!!
    Gracias por el dato, Vero.
    besosss

    ResponderEliminar
  9. jajaja lí andá en bici así no te sentís tan culpable jaajaaja! y eri tenés que pasar, claro que sí!!!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.