APERTURA

APERTURA
Esta semana en Alma...

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Santa Pastelería

  • 1/10/14 -

PLAY | J'Traine Des Pieds - Olivia Ruiz


Con mi hashtag #retrocedernuncadietajamas yo dejo muy en claro que le rindo culto y adoración a la comida, sobre todo a la pastelería / cosas dulces / horneadas para el ataque goloso. Ahora, que la Pastelería puede salvarte, cosa que considero cierto, eso ya lo dejo en manos de Flavia Cabo, Chef Patissier y creadora de Petite Patisserie





Contar la historia de Petite Patisserie podría resumirse como un gran cocktail de eventos que se acontecieron con el transcurso de los años y nos llevaron en un maravilloso viaje hasta el presente.


En lo personal, podría decir que este sueño comenzó el día que decidí estudiar pastelería, pero Petite Patisserie nace del amor por la cocina que persiste desde hace generaciones en una familia de mujeres por lo que negaría la genética por poco rigurosa heredada de mi abuela, de mi tía y de mi mamá que cocinaban por el simple placer de cocinar y de hacerlo para una familia, para ellas. El arte de cocinar fue desde siempre una terapia, hasta un obsequio y una forma de mantener unida a la familia; ellas eran mujeres valientes, trabajadoras y… ¡COCINERAS!




Pero, en realidad, la historia fue un poco más accidentada… Luego de estudiar publicidad y trabajar en empleos que poco tenían que ver con la pastelería, tuve que utilizar el ingenio para encarar un mal momento económico. Es entonces cuando comencé a vender tortas exitosamente. Fue la primera vez que la pastelería me salvaba. Sí, ¡así como lo leen!



¡Santa Pastelería, Batman! ¿Y qué pasó entonces…?

Pero aquel no fue el momento en el que entendí cuál era mi sueño sino que seguí otros caminos, trabajos y, cuando me encontré con una dificultad personal, en 2010, comencé, como terapia, a cocinar, a enseñar a niños a cocinar y, de nuevo, ¡ella me salvó!





¡Bien ahí! Yo quiero ver un altar levantado a la Santa Pastelería. Debe ser un altar que no dure mucho en pie, ¿no? Ñam ñam ñam ñam.

Casi de forma mágica, la pastelería me volvió a dar una mano. Ya, con unos cuantos años más, decidí estudiar y recibirme de chef pastelera y hago de esta profesión, junto con mi hija mayor que me acompaña, un sueño, nuestro sueño. Ese sueño es mi vida, y ella hace de mí… la soñadora. Hoy día trabajo en una quinta a seis kilómetros de la ciudad de Baradero, provincia de Buenos Aires, atiendo los pedidos que llegan y los envío como delivery de cosas dulces y ricas.



Delivery de cosas dulces y ricas suena celestial. Pues bien, ¿qué pueden llegar a ser esas cosas dulces y ricas?

Con el objetivo de elaborar pastelería para todos los gustos y paladares, siempre con delicadeza artesanal y materia prima de alta calidad (que incluye frambuesas, zarzamoras y arándanos de cosecha propia), nuestra propuesta va desde los clásicos como el Lemon Pie y el Rogel hasta novedosos shots o postres en vaso de Apple crumble, panacotta con sirope de frambuesa, mousse de chocolate y tiramisú. 



La oferta es muy variada, y se despliega en cuadrados (se destacan los de frambuesa, merengue, almendra y chocolate y el brownie blondie), tortas (exquisitas la cheescake de frutos rojos y la noisset, combinación de base crocante y mousse de chocolate), tartas, madeleins, macarons, cookies y cupcakes. Pero esta variedad no termina ahí, sino que se amplía año a año, nos gustan los productos nuevos, renovamos todos los años nuestra lista agregando nuevas recetas como fueron los famosos canelles, que son unos pequeños budines típicos de la ciudad francesa de Burdeos elaborados con una pasta de huevos, azúcar, leche, mantequilla y harina a la que se perfuma con ron y vainilla.




Una mención más que especial se merece la decoración, que convierte las cookies en bellos objetos que pueden funcionar también como regalo o souvenir y a las tortas en verdaderas divas de la mesa.



Las mesas dulces de Petite Patisserie cubren tés, bautismos, bodas, baby showers, cumpleaños de adultos e infantiles, desayunos y todo tipo de recepciones. Realizamos mesas temáticas muy creativas que se disfrutan tanto con la vista como con el paladar.



Las mesas dulces de Petite Patisserie llegaron a un par de ojos expertos en decoración: el par de Ramiro Arzuaga (¿se acuerdan de él en Alma?). El reconocido ambientador de eventos fue convocado nuevamente para participar del pasado Open House del Plaza Hotel, y Ramiro se llevó las propuestas dulces temáticas de Flavia, para acompañar “Un cumple muy Guau”…






Santa Pastelería, ¡lo has hecho de nuevo! Y con lo buena onda que sos, más el talento que Flavio tiene para celebrarte en cada propuesta horneada, estoy segura que veremos muchos más milagros sabrosos, especiales y bien presentados de Petite Patisserie. Será cuestión de ser parte de este sueño sanador, que Flavia hace con tanto amor y felicidad. ¡Salud!




¡Bienvenido Petite Patisserie a Alma Singer!



Petite Patisserie
D: Las Casuarinas intersección Bernabé de San Martín, Baradero.
T: 03329 48-4189
M: 11 5323-0933



Todas las fotos de este post pertenecen a Petite Patisserie, a excepción de las tres fotos de “Un cumple muy Guau”, que pertenecen a Ramiro Arzuaga. 



5 comentarios

  1. jajajjajjajajjajajaajaajaj pero esto re vale la pena para romperla, o no? :p

    ResponderEliminar
  2. Gracias Vero por esta maravillosa nota , te lo repetiré hasta el cansancio . La leo y vuelvo a leer , me parece mágica . Captaste nuestra esencia !!

    ResponderEliminar
  3. gracias a vos flavia!!!! fue un placer presentarte, tu historia está llena de actitud, es ejemplar :) besos y gracias totales por coparte!!!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.