BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | Los macarons de mi memoria emotiva

  • 10/10/13 -

PLAY | City of Blinding Lights – U2


Las caminatas barriales para Living son lo más. Es literalmente caminar todo lo que pueda un barrio, sin tiempo y prácticamente en zigzag, siguiendo corazonadas para doblar o no en una esquina, cuaderno en mano. Así llegué a la cuadra donde nací, a la plazoleta mini César Iglesias Paz (ahora tuneada), donde mamá me llevaba con la mema y el cochecito (ese recuerdo lo adopté de ella, obviamente). Es uno de mis rincones favoritos porteños de mi “memoria” emotiva. Y ahora tiene motivos para rankear favorito en el plano real. Tiene a Les Macarons de Paris






Ese día de caminata entré y sentí la buena vibra de la Ciudad de la Luz…


Me compré un macaron para llevar y seguí paseando. Escribí la nota con el recuerdo de un muy buen sabor, y lo dejé colgado, junto a la plazoleta de mi infancia.


A las semanas me escribe Gigi, una compañera del colegio que no veo desde las túnicas. Me cuenta que su amiga Agus tiene un café de macarons en Seguí y Salguero, qué cómo hacemos para que vaya a conocerlo. Mi memoria emotiva le sonríe y responde con una fecha, para que nos encontremos nosotras también ahí, en los Macarons de Paris.






El martes volví al lugar y conocí a Agus. Supe que un viaje a París hace muchos años le tembló el piso, que se enamoró de los macarons y que quiso traerlos a Argentina, cuando acá todavía no teníamos noción de su existencia. Masterizó su elaboración artesanal, se puso su bolichito online, y Les Macarons de Paris empezó a evangelizar paladares con este sabor tan único y sofisticado.



Recién hace dos años pudo abrir su espacio a la calle, un cafecito chico y acogedor, lleno de aura parisina y ¡macarons de muchos colores y sabores!




La música acompaña, el clima relajado, el café rico y los macarons fabulosos. Cuando terminé de armar esta descripción en mi cabeza y paladar, llegó Gigi y la ola de pasado. Celebramos lo pañuelo de este mundo poniéndonos al día, con gusto a frutilla y limón.




Gigi volvió al laburo, yo guardé la cámara y le agradecí a Agus por tanta hospitalidad, sabor y buena onda. Cuando pasé por la Plazoleta César Iglesias Paz, me prometí volver con mamá, algún futuro nuevo cochecito, mema y macarons…



Les Macarons de Paris
D: J.F. Seguí 3545, Palermo.
H: Lunes a sábados de 9 a 20hs (domingos y feriados cerrados). 



21 comentarios

  1. Que lindo lugar!! y que buena pinta esos macarons!!

    ResponderEliminar
  2. me emocioné! qué lugar, qué relato!

    ResponderEliminar
  3. Mon dieu!! se me cae un lagrimón!!! hace 15 días volví de París y tengo el síndrome "angustia post viaje" ...snif! visita obligada a este precioso lugarcito!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad que emocionas muchacha!
    Que facilidad de palabra!!
    Beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Excelente, Vero, gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. jaajaj Caro mezzini la de arriba!! besos

    ResponderEliminar
  7. Ohhhhhh!!!!!!! Paris, macarons, casablanca, mundo pañuelo...el lugar me llama a gritos!

    ResponderEliminar
  8. El lugar es muy lindo, los macarons (a mi gusto) no saben a nada. A mi me fascinan los de "En nombre del postre". besos mil!

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo relato y qué acertada y concisa descripción del ambiente de Les Macarons de Paris. Alma Singer : Una excelente habilidad para trasmitir las sensaciones. Agustina : felicitaciones por generar esa *memoria emotiva* a través del amor que has puesto en tus macarons, que son los mejores !

    ResponderEliminar
  10. Tienes un precioso blog que acabo de descubrir. Me quedo por aquí y me hago seguidora, esta lleno de inspiración y cosas preciosas. Yo soy una gran amante de la decoración, te invito a pasarte por mi blog, sé que te gustará...
    Saludos desde Barcelona
    Matilde
    http://matilde-unvergelenlaciudad.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Ay mad! Qué lugar tan bonito y agradable. Paseos así son los que alegran el día.
    :)

    ResponderEliminar
  12. ahhh, qué lindo relato!
    y qué lindo será ese paseo con tu mamá con cochecito nuevo.
    te deseo lo mejor Vero!

    ResponderEliminar
  13. Veeero,este post es un lujo...un placer leer tan lindas sensaciones,se pueden sentir...Gracias,da ganas de llegarse hasta ese lugar porque si,yo también tengo a París en el ♥!
    Beso!

    ResponderEliminar
  14. Qué hermoso lugar Vero!!! te imagino en cochecito x esas calles... ¡quiero macarons así en Córdoba!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. estuve, estuve! el año pasado, costó encontrarlo pero llegué. Estaba todo ocupado pero me compré un pain au chocolat y seguí mi paseo por la zona :)

    ResponderEliminar
  16. que lindo post Vero!! ese lugarcito es mágico!! Mi mamá, que aun no conoce París, ama los macarons... asi que la tengo que llevar :) Esa bici en la puerta no puede ser tan tan linda!

    ResponderEliminar
  17. La otra vez anduve por la zona y pensé en pasar, pero me olvidé al final. Así que tengo que volver y probar esos macarons, tienen muy buena pinta! Gracias Vero por la recorrida

    ResponderEliminar
  18. :) qué lindas! me alegra que les haya gustado el post, gracias por los mimos a mi forma de contar las cosas. en días como hoy, que siento que tambaleo, ésta es la cura ideal :)
    gracias por pasar y viva las licencias sabrosas que nos damos, sea el día que sea ;)

    ResponderEliminar
  19. Estoy por ésa zona por laburo, así que la semana que viene paso y les digo que me mandó un alma... (como en Tintha la otra semana). Lindo, lindo lugar

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.