APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | El viaje del sí

  • 9/9/13 -

PLAY | Vagabond – Wolfmother

Cause I'll tell you everything about living free

[Porque yo te voy a contar todo acerca de vivir libre]


El sábado pasado, metro y cuaderno en mano, fuimos a conocer el lugar donde mi hermano Andy y su novia Vicky van a celebrar ocho años de amor, y el resto de sus vidas juntos. La piel de gallina y la emoción que vengo sintiendo desde que anunciaron la gran noticia, pasó a un plano sin dimensión cuando vi el jardín, sus árboles y el pasto prolijamente cortado. Y no nos olvidemos de las bolas de cristal liderando la puesta del salón, fieles reflejos de la felicidad de la familia y todos los amigos que festejamos la buena noticia y acompañamos cada instancia de la producción que necesite una, dos o miles de manos.


La fiesta empezó el día en que Andy le dio el anillo y Vicky dijo que sí. De hecho, empezó unas semanas antes, con dos pasajes, dos pasaportes y una valija llena de ilusiones…

(Los dejo con mi hermanito, su historia y sus fotos. No adjetivo porque soy lo menos objetiva del mundo con él, ya saben que soy su fan número uno).   


Salimos de ruta en Mayo del año pasado. Cargamos nuestras mochilas, desempolvamos el bordó y atravesamos las trece horas con insomnio mirando documentales y capítulos de The Office en las pantallitas individuales del vuelo sin escalas de KLM.




Sin saber cómo y por qué, nos sentíamos con la necesidad de volver atrás. Retroceder unos casilleros. Rememorar nuestros comienzos, volver a sentirnos parte de ese mundo tan nuestro y que ahora, estando tan lejos, pareciera solo un recuerdo. Parafraseando al gran Marcel: À la recherche du temps perdu*- Había pasado un poco más de cuatro años desde el último adiós, las ganas de volver a ver a nuestros amigos hicieron que inclinara aún más la balanza para ese lado.

* “En búsqueda del tiempo perdido”, Marcel Proust.

Nos decidimos por un viaje bastante regional. Haber recorrido Europa a lo largo y ancho durante muchos años nos dio la posibilidad de poder profundizar y recorrer nuevas regiones que por hache o por be habíamos dejamos para más adelante.


Elegimos Ámsterdam como punto de encuentro: ciudad capital con una excelente conexión, e incluso una gran incógnita para la mayoría de los integrantes de esta primera parte del viaje. Alquilamos un depto para todos a siete minutos de la estación central. Habiendo sido los primeros en llegar, el privilegio de recibir al resto de la banda a medida que fueron llegando fue todo nuestro.




Primero Agustín, con una sonrisa y como siempre a último momento, en un tranvía, habiendo manejado los casi mil kilómetros desde Lyon y dejado el auto en las afueras de la ciudad. Después llegaron Adro y Barbie, con los que nos encontramos de pedo en Dam Square, ellos perdidos y nosotros estirando un poco las piernas. At last, but not least, y tras haber perdido la conexión madrileña, los últimos mochileros: Alma Singer (¿quién otra?) y su Mr. P.



Tres días y tres noches de locura, de risas, de beber, del ocasional flashback, morfar, recorrer, preguntar, perderse y sacar algunas fotos. Nos despedimos como vinimos, cada cual a su ruta, expulsados por esa imperiosa necesidad de seguir quemando millas. Buen viaje muchachos.








Partimos con Vic y Agus de road trip hacia Luxemburgo, guiados por el Civic ´98 que habíamos recuperado en los arrabales de Ámsterdam. En el camino se nos cruzaba la cervecera Bélgica, y como no podía ser de otra manera, en Lieja confirmamos que las mejores cervezas del mundo se encuentran en ese espumoso triángulo de cebada y lúpulo conocido como Benelux.


Llegamos a Vianden a media tarde, check in, recorrida, cervecita y cena. El pueblito parecía sacado de un cuento de los hermanos Grimm. Dijimos adiós a Luxemburgo luego de pasar una mañana entera en la capital, valió la pena, nos entregó muchas imágenes de la Europa alpina e impoluta.





           
Próxima parada: los valles franco-alemanes de la Alsacia y la Selva Negra. Un nuevo tripulante se acoplaba al terceto de bon vivants: Carmelo. Fiel exponente de la raza multicultural de parias y vagabundos: andaluz, ilustrado en Madrid, buscando su lugar en la Helvetia italiana, sudaca de alma y pasado dublinés. Arribó a Colmar en el expreso de Berna. Cave A' vin, chin chin, tablita de queso, jamón, paté y pickles.  Más vino, ruta y caminatas a través de viñedos y pueblos de casas de madera con forma de armadura, muchas vistas, patas de cerdo con patatas, cerveza, pizza a la piedra, y una picada de otro planeta para despedirnos. Adiós Carmelo, nos vemos hermano.












De nuevo al asfalto rumbo a la ciudad de la Génération Perdue, sin antes dejar de parar estratégicamente en Dijón. No nos podíamos perder el boeuf Bourguignon – especialidad de la casa - bajo ningún punto de vista. El almuerzo se maquilló de despedida: Agus volvía a Lyon y nosotros a la agencia a buscar el Fiat Panda que nos iba a acompañar durante los próximos diez días.




Perdimos bastante tiempo en encontrar la casa de los tíos de Vic en las afueras de París: Montesson. Esa misma noche conocimos la ciudad como nunca lo habíamos hecho antes: en auto. Martín nos fue llevando por todas las plazas, callecitas y monumentos de la ciudad. Terminamos la recorrida en el quartier latin tomando un café (ellos) y una copa de vino (nosotros). A la mañana siguiente recorrimos París como quisimos y por donde quisimos, disponíamos de un sólo día así que le metimos: la Île de la Cité, bordeamos el Sena, nos metimos por el Blvd. Saint Germain y alrededores, el barrio latino, los Campos Elíseos y el Arco, la torre, claro…y nos reservamos la subida de Montmartre para la tarde, donde aprovechamos para picar un plato de Moules-frites regado con dos cervezas rojas. Nos despedimos de la flía y partimos hacia el oeste.









La región del Loire era uno de los puntos del viaje que más expectativas nos generaba. Conocer los castillos de Amboise, Azay le Rideau y Chenonceau, recorrer los pueblos de Chinon, Blois, Tours y Chartres, disfrutar de uno de los centros vitivinícolas más importantes de Francia con una de sus mejores gastronomías. Todos puntos a favor. Dormimos en uno de los mejores B&B que pudimos encontrar: a 15km de Saumur en un pueblito – Courléon - que para llegar tuvimos que tomar una carretera de ripio que atravesaba campos de girasoles y molinos de viento.

El silencio, el verde, el caserón del siglo XIX reciclado, el increíble desayuno por la mañana. El setting ideal para sorprender a mi compañera de viaje. Había bookeado una mesa a través de los dueños del B&B unos meses antes. Ellos se habían encargado también de avisarle al maître que esa noche no iba a ser una más. Cuando llegamos el camarero estaba más nervioso que yo, de tanto en tanto guiñaba el ojo para saber si tenía que hacer la gran entrada. Finalmente, después de comer el postre, el maître trajo el anillo junto con dos copas de champagne. Muy feliz dijo que sí, y así, un 8 de Junio nos comprometimos en Saumur. No se lo esperaba, valió la pena la espera. Había llevado el anillo conmigo durante todo el viaje, escondiéndolo en uno de los bolsillos de la mochila. De regreso, los dueños del B&B nos sorprendieron con una botella de champagne. Nuestro update social empezaba a darnos dividendos.







Comprometidísimos emprendimos rumbo nuevamente con dirección al Atlántico. A puro GPS llegamos a un bonito pueblo costero a cinco minutos de Royan apoyado sobre el estuario de la Gironda. Comimos ostras con limón en la bahía de Arcachón y compramos botellas de vino en los centenarios châteaux del Listrac-Médoc. Recorrimos todo el largo de la impresionante route verte hasta llegar a Burdeos. En el B&B nos regalaron una botella de vino por nuestro compromiso, ¡para nada mal! Seguíamos de racha.




Tempranito salimos disparados a puntear el último pin de la travesía francesa: Carcassonne y alrededores. La ciudadela amurallada nos hizo sentir que éramos parte de un set feudal. La cité es el resultado de un revuelto de angostas y sinuosas callecitas, tiendas, hotelitos, un castillo y un montón de restaurantes, la especialidad: cassoulet, un espectacular guiso de garbanzos blancos, chorizo, pato confitado y verduras, cocinado a fuego lento. La copa de vino de la casa que lo acompañó fue de lo mejor que hemos probado en el viaje. Recorrimos el resto de la región: nos impresionamos con el pueblo de terracota de Minerve perdido en la montaña.







Dejamos el auto en Perpignan y partimos en tren hacia nuestra querida España. Pasamos los últimos tres días en Barcelona, Balaguer y Madrid junto a Dani, Ruth, Anna, Metu, Nacho, Julia, Dani y Ambre. Fue como volver a vivir. España tiene ese no sé qué: amigos, cañas, sol, tinto de verano, jamón y pescado. Terrazas, garitos, cubatas y tabaco.






Volvimos a Ámsterdam, aprovechamos esos últimos momentos que tiene cada viaje: última noche, ultima cena, últimas compras, y una última vuelta que caminamos como si fuera el primer día.

Volvimos plenos a Buenos Aires, dispuestos a no mirar hacia atrás y emprender este nuevo camino juntos, más enteros que nunca.




Pueden seguir viajando con el pendejo por Dublín o por Cuba, elijan su propia aventura. Yo deseo que esta aventura que llamamos vivir no se les acabe nunca,  y que este nuevo viaje que emprenden juntos les sume millas, momentos felices, risas, festejos, descubrimientos, inspiraciones, crecimiento, un hogar y una hermosa familia. Los quiero muchísimo chicos, y acá estoy para lo que necesiten, siempre. ¡Godspeed hermanos!





Andrés Mariani


Todas las fotos de este post fueron tomadas por Andy Mariani.







32 comentarios

  1. Ayyyyy Vero/Andy!!!! Hicieron que mi exitacion por el viaje de mañana llegue al maximo tolerable!!!! Me pusieron mas loca de alegria de lo que estoy!!!
    Varias cosas tengo para decirles: el dia que algun Mariani de un taller literario voy a ser la primera en anotarme!!!!Que lindo escriben, que pilas, que felicidad transmiten!!!! Lo segundo es mi mas profundo deseo de felicidad! Chin Chin por el amor y por los viajesssss!

    ResponderEliminar
  2. Recién llego del sur nuestro, y ya me diste ganas de armar valijas para los otros horizontes! Me quedará para otro momento. Que f o t o s! Maravillosas de postal, y el relato cierra por todos lados!

    Me voy a poner la s pilas, inflar un poco y a arrancar de nuevo, en este mundo blog que tanto adoro! Gracias por compartir las postales, preciosas! Abrazo y como siempre mucho cariño Vero! Buen lunes y arranque de semana feliz!

    ResponderEliminar
  3. ando con síndrome de abstinencia viajeril! esto es muyyyy bueee!

    ResponderEliminar
  4. Si tenía ganas de viajar, este post las triplicó! (y me quedo corta..)
    Hermosos lugares, buenísimo relato, y la frutillita del postre, todo un amor :)
    Felicidades a la pareja, y a la familia entera! Cuánto amor!
    Besos Vero!!
    mi.

    ResponderEliminar
  5. Todo es demasiado bueno! Felicidades, a vivir la emoción a pleno. Y levantaste ganas de viaje en una agarrada a su pedacito de tierra. Besos

    ResponderEliminar
  6. Un anillo guardado por kilómetros, un viaje soñado, un si para un cierre y un comienzo... Me encanto!! Muchas felicidades!
    Coni

    ResponderEliminar
  7. Que lindo relato, un digno hermano de Alma Singer! Beso enorme Verito.

    ResponderEliminar
  8. Que lindo post!!! y congrats a los comprometidos!!!! :) amo conocer historias de la gran propuesta!!!
    Viajé con esas fotazas!
    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  9. bestial fotógrafo tu hermano!!
    algo llevan en los genes ustedes dos. son muy genios!!
    beso grande y buena semana!!

    ResponderEliminar
  10. me llena de orgullo leer sus comentarios!!!! ñaaaaa!!!! es un groso el pendejo, estoy muy emocionadaaaaa! jajajja! (soy una goma!). gracias por pasar a todas, y que vivan los viajes, aunque más no sean mentales hasta que pasan a ser reales ;)

    besos a todas y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  11. Guauuuuuu, hermoso viaje, preciosas fotos!!!! Yo tengo a mi pareja a 900km y queremos pasar nuestras vidas juntas, sin trabajos es complicado, pero lo intentaremos todo.
    Me encanta tu blog :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Explosión de los sentidos!!!!! el relato, las fotos, los colores, los olores y sabores (casi casi traspasaron la pantalla!) mis suegris se están por ir de viaje a Europa ,wuaaaaaaaaaaaaa!!!!! yo también quiero viajar!!!! jajaja! ya se dará! por ahora viajé un ratito a través de este post!buen arranque de semana Vero!

    ResponderEliminar
  13. Viajaria con uds todos los años, y los leeria viajar para hacerlo desde mi escritorio todos los dias.
    Amo lo que ven a través de la lente y lo que dicen en cada palabra.
    Por mas viajes, por millones de emociones, por la vida y seguir juntos.

    Los adoro!!!!

    ResponderEliminar
  14. Nenaaa!! Que me das ganas de irme ya al aeropuerto!!! Espectaculares las fotos, Andy un genio!! Y me encanta como redactas!
    Muchos besos y ojalá puedas venirte a visitarme pronto!!

    ResponderEliminar
  15. Increíbles fotos!!!! Groso maaal tu hermano!

    ResponderEliminar
  16. Quede maravillada con las fotos. Es como si fueran vivas, uno está ahi!. Se ve que hay mucho talento y amor. Gracias por este rato de disfrute.

    ResponderEliminar
  17. aaaaaaaawwwww, congratulaciones a tu bro y mi tocaya! :))
    las fotos son una maravilla, yo ya las habia pispeado en su Flickr (confieso que le favee TODAS, re stalker lo mio) pero sumadas a la historia contada en primera persona, las imágenes suman vida.

    Hermoso post, Marianis!

    ResponderEliminar
  18. hermosas fotos, casi sin palabras, gracias por llevarnos de paseo..

    ResponderEliminar
  19. Ayyyy pero me morí de amor, Veroooooooooo!!! Qué bellas fotos!! Tal vez te robe alguna para Alternativa, citando fuente, of course!

    ResponderEliminar
  20. ay que lindooooo Vero!! cuanto amor viajero!!!
    Mucha felicidad en el mejor viaje que emprenden tu hermano y tu cuñada!
    Besos
    PD: fotazas mal!

    ResponderEliminar
  21. Eh qué buena onda sis!!! Gracias por este posteo!! y gracias a todos por sus comentarios!!! un beso!!

    ResponderEliminar
  22. después de haber leido, vivido, viajado y emocionado con el relato, con las fotos; después de leer tanto comentario increible de parte de todos... muero en lágrimas de emoción por lo que son ustedes dos: mis pichones, el mejor regalo q tengo en la vida y que cada día me llenan de tanto orgullo que me apreta la ropa!!
    son lo más mis chicos, los amo con el alma, y solo deseo que la vida sea siempre un eterno viaje( aunque a veces solo leyendo estos post) lleno de alegría , colores, emociones como este!
    besos gigantes a los dos!

    ResponderEliminar
  23. me emocionè muchìsimo! què post...què orgullo de hermana y què hermosa historia tan REAL! Gracias por este regalo, Vero-Alma! y gracias a Andy y Vicky por ser protagonistas de este post, con el relato, las fotos y la emociòn!!!
    Su

    ResponderEliminar
  24. Un genio el hermano fotógrafo, Vero! Y como escribe! Y me paso algo: quiero la versión de Vic, así qué voto por eso!
    Besos
    Nat

    ResponderEliminar
  25. muy tiernas todas! y maaaa te queremos mucho, sos lo más!

    nat voy a ver si te consigo la otra cara de la historia ;) jajajja!

    besos y gracias por pasar con tanta buena onda!

    ResponderEliminar
  26. Me contaron el viaje al regresar, pero leerlo es mucho mejor..... Las fotos son geniales. Con Gaby nos dedicamos a sacar algunas fotos en nuestros viajes pero los chicos superaron ampliamente a sus padres...... Espero para Diciembre la continuación de esta linda novela.
    Pa

    ResponderEliminar
  27. Leo y rememoro, miro y revivo agigantadas emociones que desde las imágenes y las palabras, todo tan vivo, se expanden sobre estos mis nietos como la luz de un enorme e infinito sol.
    Gracias Vero por iluminarnos el día con ese inmenso amor de hermana.
    Gracias Andy por entregarnos la historia, gracias Vicky por mostrarnos el anillo en esa caricia de amor.
    Un mundo de abrazos!

    ResponderEliminar
  28. Esta dupla es explosiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiva!
    Aplausos para Andy, troesma!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.