APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Moldear la esencia

  • 20/12/12 -


Todavía no sé muy bien por qué uno busca volver a las raíces. Tampoco sé si me importa tanto saber el porqué, creo que es algo que pasa, y cuando pasa te hace bien. Y ya. Es natural, y es lo que en definitiva hace que vos vuelvas a conectarte con vos, con tus afectos y tus recuerdos. Reencontrarte con tu esencia sería una especie de materializar el pasado, de concretar con tus manos para convertirlo en presente y ponerle un poco de brillo con aires de futuro. Y si no me equivoco, eso fue lo que le pasó a Ceci Nigro, creadora de MUD Pottery, cuando decidió recordar y darle bola a su habilidad manual…



Mi conexión con la alfarería y la cerámica empezó de muy chica. Mi abuela paterna, María Isabel (o Porota como le decía todo el mundo) era modista de alta costura y como joven viuda, en sus ratos libres, que no eran muchos, decidió despuntarle el vicio a su habilidad manual. Empezó a ir a unos talleres de señoras que moldeaban en cerámica y, como muchas veces ella me cuidaba (casi siempre), yo estaba en entre medio de las clases. Creo que este hobby no le duró mucho a mi abuela pero las piezas increíbles que hizo todavía están en mi casa o en la de algún familiar. Eran cosas increíbles. Y yo aprovechaba y jugaba.




Corte. Año 2003, y con nada de esto que te cuento en la cabeza, me decidí a darle bola a mi habilidad manual y a mi creatividad. Siempre estuvo ahí en mi trabajo pero nunca lo había plasmado en algo concreto. Creo que por algún lado escuché que el barro hacía bien y que era muy recomendable para personas hiper activas y ansiosas (el proceso del torno, moldeado, varias horneadas y esmaltados puede durar semanas). Así que empecé con este hobby en un taller en la calle Honduras y así seguí. El santo de mi marido me vio tan entusiasmada que me regaló un torno, un lujo porque podía hacer alfarería en casa.


Es un enchastre trabajar con barro y agua pero es lo más placentero del mundo. El barro es lo más suave que te imagines y trabajarlo con agua en un torno que no para de dar vueltas y que la pieza la moldean tus manos a cada movimiento que haces, es simplemente maravilloso, hipnótico y zen. Llegas al mismo estado de meditación que en una hora de respiración y meditación, es increíble.

(En este momento de mi vida necesito tornos. No uno, dame cinco por favor). Perdón Ceci, seguí contando tu historia…  

El tiempo pasó y mi casa se llenó de utilitarios, potiches, tazas, vasos, platos, adornos, etc. un cocoliche porque cada pieza y cada objeto lo hacía experimentando, sin una línea concreta, ni color, ni tamaño ni forma. Exploré todos los colores, todos los formatos. Después me animé a regalarlo a  amigos, un poco tímida, porque nunca le daba crédito a lo que hacía, pero todos morían por las piezas.



En el 2009 me mude a Martínez y perdí mi taller. Me quedó el torno pero me faltaba el espacio de taller, que es tan interesante. Empecé en un taller de moldeado, no es lo mismo que la alfarería porque trabajás sin torno, con formas que creás a partir de pegar pedazos de barro, moldeas con esponjas, das las formas que querés y no te limita lo circular del torno. Al tiempo encontré el taller en el que hasta el día de hoy uso como espacio de experimentación y ahí estoy, además de hacer alfarería en casa.



Toda esta suma de actividades placenteras tarde o temprano tenía que decantar en algo. ¿Y para qué están los amigos?

Hace no más de un mes, una amiga me dijo que debería vender, cosa que no se me había pasado por la cabeza. Después otra lo mencionó y otra más. Tenía todo listo, mi marca, se llamaba “Alfarería que me da alegría”. Y las sincronicidades hicieron que apareciera una feria, después otra, después un local que quería mis piezas (Ornatto en Recoleta), después Boulevard Sáenz Peña, después Almacén de Curiosidades y así se sumaron también pedidos de gente que empezaba a ver mis piezas en mi página.


Me decidí a cambiar el nombre por algo más simple, porque el anterior no cerraba para algo comercial y especialmente para firmar las piezas y quedo MUD POTTERY (mud es barro y pottery alfareria o ceramica). La verdad es que nunca pensé ni se me pasó por la cabeza que alguien pagara por mis piezas, no porque no lo valieran sino porque era mi hobby. Parece que me equivoqué, me quedé con poco stock al poco de empezar y tuve que pasar noches enteras en el torno. Ahora estoy en plena producción, pero siempre las cantidades son pocas, por lo que te contaba del largo proceso. A veces una pieza tarda un mes en hacerse, de ahí el valor no sólo artesanal sino del proceso.



Así son las cosas. Como cuando Ceci jugaba en el taller donde su abuela despuntaba el vicio, sin reglas más que las que rigen el disfrute. Ceci volvió a encontrarse en un patio de juegos, sin pretensiones, con sus propias creaciones, apetecibles y clamadas por el mundo exterior. Y de poco se fue animando. Hoy cuenta que trabaja especialmente a pedido salvo las cosas que publica en Facebook, y los valores oscilan entre los $45 y los $500.



No hago en serie. Todas son piezas únicas porque el formato nunca sale igual aunque me lo proponga, lo mismo que con los esmaltes, cambian porque en el horno se hace magia, funden como sea menos como quiere uno. Así que es muy difícil hacer en serie. Estoy empezando a proyectar diferentes series para que tengan un hilo conductor, juegos de piezas, etc. Me encanta trabajar formas, animales y objetos utilitarios que son piezas decorativas, objetos en sí mismos, pero que a su vez tienen una función, un uso cotidiano. De todas formas nunca nada será en serie ni industrializado.



Y respondió a mi pregunta de rigor, ¿qué te inspira Ceci?

Todo me inspira, lo que veo en casa, en mi jardín, en los colores, en la calle, las formas. Siento que no hay un estilo marcado ni algo que me identifique y eso es lo que más me divierte, no tener un formato que me encasille. Son objetos lindos y usables. Los que no son utilitarios embellecen.


Las creaciones de Ceci están online, pero también pueden conocer los frutos de su nirvana en la feria de Almacén de Curiosidades y, muy pronto, en Boulevard Sáenz Peña (denle un par de días para que lleguen las cosas). Ya saben, no se trata solamente de cuentos, macetas, jarrones y otras yerbas. En sus manos tienen al pasado, presente y futuro de Ceci…



Mud Pottery
cecilianigro@gmail.com


11 comentarios

  1. me gusto , me gusto!! pero me enamore del chanchito!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, no conocía a esta mujer. Gracias por compartir esta historia.

    ResponderEliminar
  3. El Taller de la calle Honduras que dice Ceci era el de "Ana, la alfarera" la mejor profe de alfarería.
    Recuerdo que nos cruzamos en alguna clase.

    que lindo!

    Un beso.
    Ire

    ResponderEliminar
  4. Esa es mi amigaaaa!! Te amo Ceci!!!!! es el comienzo de un gran futuroo!!!Caro

    ResponderEliminar
  5. jajaja meli el chanchito es lo más!!!!

    panic de nada, gracias por pasar :)

    ire qué bueno que la conozcas! lindo aporte ;)

    caro, tu amiga es lo más!

    beso enorme chicas!

    ResponderEliminar
  6. que cosas más lindas!! que bueno se animó a vender sus cosas!!

    ResponderEliminar
  7. ayyyy, que emocion!!!! siempre me encanto lo que lei de tu blog Verito, vos sos una luz, sos una chispita que contagia, y ver tus lineas sobre un proyecto propio que de repente floreció, me llena los ojos de lágrimas. Gracias por tus palabras, gracias por tu sensibilidad, y gracias por poder expresarles lo que me pasa por dentro a otros. Graciassssssssss te quiero.
    Ay chicas, y gracias por los amorosos comentarios. me llenan de alegria!!!! Un beso a todas y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  8. ceci qué linda sooooooos!!!!! tu comentario me emocionó jajaja! gracias de verdad, este post salió así casi de tu puño y letra ;) gracias por la magia y muchos éxitos!!!

    ResponderEliminar
  9. qué linda nota! qué lindo que escribís Vero!! y qué lindo lo que contás de Ceci!!
    casi todo lo que leía se podría "aplicar" a mi propia historia ... muy loco.
    qué lindas historias se esconden a veces detrás de la gente que hace cosas con sus manos, con amor y con un sentido especial.
    gracias por abrirnos estas puertas!!
    un beso grande, Lía

    ResponderEliminar
  10. Dos divinas personas!!! Y tus cosas son divinas Ceci! Besos a ambas!! De las chicas del Almacén

    ResponderEliminar
  11. lía, es un placer presentar historias con tanto corazón y fuerzas :) éxitos!!

    y chicas almaceneras, gracias por pasar! un lujo de espacio para que estén las cosas de ceci :)

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.