BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer II | Realmente, no cuesta nada

  • 29/10/12 -


Yamila Murán Leivas está convencida que Soñar no cuesta nada, por eso nos regala pijamas y pantuflas a todos, y nos invita a subirnos a su barco, donde vamos a conocer su historia y la magia de tu arte…

Estudié diseño gráfico en la UBA, donde también fui profe de Morfología II durante 4 años. También fui maestra de plástica en un taller de arte para niños, y creo que de ahí sale mi estilo naif. Me inspira ver cosas e imaginarme personajes en manchas. Por ejemplo veo una madera en un techo y digo " mirá, tiene forma de un gato". En general yo sola veo al gato, pero a veces me siguen la corriente.


A eso llamo yo soñar con los ojos despiertos. Las manchas cobran vida, los guiños de la fantasía se cuelan en las cosas más cotidianas y las manos no pueden dejar de delinear bocetos y cuentos. Por estos mares se mueve Yam, sobre un barco firme y bien equipado que zarpó de tierra a fines de 2009.



“Soñar no cuesta nada” nació a fines de 2009 porque tenía mucho tiempo libre. En esa época trabajaba en el diario Crítica como diseñadora y entraba a las cuatro de la tarde, entonces a la mañana dibujaba. Cuando junté algunos dibujos dije "voy a hacer un calendario 2010" así que llené un changuito de compras lleno de calendarios 2010 y lo empecé a ofrecer por Palermo, Belgrano, San Telmo y San isidro, muy tímidamente y en consignación. Trataba de hacer una pieza original, con buena impresión, sencilla y bonita, simplemente. Se agotaron y me pidieron más cosas. Entonces hice unos anotadores para seguir con la marca y así sucesivamente, hasta hoy.


Como vemos, a veces no necesitamos grandes empresas para sentir que estamos emprendiendo. Basta un poco de imaginación, pasión encausada y un changuito que lleve el resultado a todos los puertos posibles. Para Yam es simple: “Me gustaba combinar ilustración + diseño, hacer un dibujo y pensarle una pieza, un formato, una utilidad y agregarle algún plus”, sentencia, sin más vueltas.


Una de las premisas principales siempre fue que cada pieza sea limitada. Quería que cada persona que tiene algo de Soñar sepa que de esa pieza hay solamente 300 o 400 como mucho, por un tema de hacer sentir especial a la persona pero al mismo tiempo que la marca sea un poco exclusiva y tampoco hacer piezas carísimas. Piezas lindas, originales y especiales.

Y para determinar qué cosas iba a crear Yam, sólo tuvo que tirar ancla un ratito y bucear inspiración en su infancia. “Desde chiquita siempre amé las agendas, anotadores, cuadernos, tarjetas de cumpleaños. Me acuerdo que entraba en una librería o kiosko y me quedaba leyendo tarjetas de aniversarios y cumpleaños, abriendo cada cuaderno  o anotador, tengo miles y agendas y diarios cada año”, comparte tan pronto vuelve al barco y se saca las antiparras. Alguien detrás del timón pregunta “¿y el nombre? ¿De donde viene?”…


El nombre Soñar no cuesta nada va por varios lados. Primero porque me encanta dormir, siempre sueño algo raro y me lo acuerdo (a veces alguno que otro premonitorio) digamos que no me cuesta nada soñar,  y porque creo que si una tiene un sueño, un proyecto, llenando un changuito de compras, con ganas y optimismo se puede llegar a lograr.
Era mi sueño y de a poco lo voy logrando y siempre es importante soñar un poquito más para no estancarse y proponer cosas nuevas. Pero en definitiva, no cuesta nada, sólo hacen falta muchas ganas y buena onda (y un poco de plata y tiempo) para hacer cualquier cosa.


Y además hace falta un buen equipo. Yam ilustra, diseña y manda a imprenta todas sus producciones; y su papá, hace poco jubilado, se encarga de cobrar, responder mails y entregar los pedidos, con ayuda de su esposa Cristina. “Digamos que todo queda en familia, es muy chiquito por ahora pero cada vez se agranda un poco más”, explica Yam, que al principio hacía todo ella sola pero pidió ayuda cuando las cosas se le empezaron a complicar bastante.




Si bien moriría por ver a Yam vendiendo sus propuestas en un changuito, nuestra protagonista lo dejó en casa para las compras del súper y se hizo un Facebook para realizar ventas directas y también dejó muchas cosas lindas en tiendas como La Dominga (Colegiales), para que tengan donde ir a buscarlas sin necesidad de quedarse atrapados en la red (en su página web está la lista actualizada con más de 30 puntos de venta en todo el país).


Los que tengan ganas de seguir soñando (¡más con un día así!), quédense por el Facebook de la marca y tomen nota: muy pronto saldrán a la calle el Calendario 2013 y un memo semanal 2013. Sin changuito pero con un mar de creatividad a sus pies…



Soñar no cuesta nada
En Facebook: Soñar no cuesta nada



6 comentarios

  1. hola! me parecen de los diseños mas bonitos y simples que eh visto, me ha gustado mucho visitar la página!!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Qué belleza! Todo tan delicado y tierno... me encanta. Besos a las dos!

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias por pasar manipulador de alimentos :)

    pao, viste qué lindo? :)

    bellisimo mai :)

    muaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.