APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer II | El pasajero japonés y sus apasionadas

  • 28/8/12 -



La película que vamos a proyectar en nuestro viaje a Chile se llama “Hacete Kokedama”. Como breve sinopsis, les puedo contar que se trata de una madre y una hija, un deseo de crecer por las ramas creativas, una fascinación por la cultura japonesa, y una sucesión de fines de semana llenos de alegría, complicidad, naturaleza y, por supuesto, kokedamas. Vamos a bajar las luces del avión… ¡y qué empiece la función!





Hacete Kokedama surge por placer, por amor a las cosas lindas, a los objetos que alegran, ¡qué dan vida! Fue, como en las novelas… amor a primera vista (confirmamos que existe) ¡al menos entre personas y plantas! Nunca antes había descubierto lo bella que quedaban en el interior de una casa, siempre entendí que las plantas tenían como fin último el patio de una casa, adentro: ¡jamás! Mi mamá me recuerda que siempre quise sacarle las plantas que ponía (¿será porque eran potus y helechos tristes, colgando por mera gravedad? Ella lo niega). Acordate, me dice: ¡acordate que no querías! Ya de grande decoraba con flores o con hojas, pero nunca había entrado tierra, y vida.

-       - Ay total, yo recuerdo los helechos de mi vieja. So 80s!
-      - Shhhhhhhh
-      - Sorry





En nuestra vida diaria, la mortal (la de lunes a viernes), mi mamá es profe de inglés de profesión y cocinera de vocación, es allí donde explota su creatividad (¡y qué rico le sale!); y yo soy arquitecta, trabajo en relación de dependencia y no siempre puedo hacer cosas creativas, así que me guardo lo que puedo para rescatar objetos olvidados, restaurar muebles y hacer todo lo que veo y me gusta.

-       - Me dio hambre. ¡Azafata!
-       - Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
-       - ¬¬





Desde aquel primer amor no paramos hasta saber hacerlos, no nos alcanzaba con tenerlos, queríamos participar en ellos, formar parte. En rigor de verdad, tanto mi mamá como yo tenemos una vocación por “saber hacer” todo aquello que nos gusta, y así entonces esperábamos con ansias que llegaran los domingos para hacer nuestros kokedamas, estar en contacto directo con la vida en su forma más pura y lo mejor de todo: encontramos un espacio para compartir mamá e hija, sólo nosotras dos y la naturaleza disfrutando al máximo.

-       -  Me re caben, son unas genias.
-       - ¡Azafata me quiero mudar de asiento!
-       - ¡Callad las dos!


En el camino de aprender a hacer, nos cruzamos con Romi Goransky  y profundizamos el gusto por las cosas Japo (que en la facu habían calado hondo con grandes obras de famosos arquitectos). Formas simples y puras, movimientos justos, elementos básicos con connotación totalmente positiva, luces y sombras, lo necesario para cada cosa, ¡así son!

-       -  A Romi  la conozco, es lo más. Y tal cual, te re transmite su pasión por lo “japo”
-       - ¡¡¡¡Please!!!! ¡Paracaídas!
-      -  ¡Jajajajja! Te quejás pero sabes que soy la única que sabe donde queda el digno sucesor del Rápido Gonzáles en Reñaca, así que chito la boca o no hay machas a la parmesana para ti.



Juntas, formamos Hacete Kokedama el día que nuestros familiares y amigos demostraban interés en esas plantitas que alegraban nuestras casas. Así, un día empezamos…  ¡y no paramos!

Nos faltaba el nombre, era complicado porque ya el nombre de la técnica lo es, pero me descubrieron debatiendo con un palmito que se resistía a abandonar su maceta, mientras le decía: Dale, ¡hacete kokedama! Y ahí mi mamá y mi novio gritaron ¡¡¡HACETE KOKEDAMA!!!  Solo quedaba decir Eureka.

-       -  ¡Eureka!

Para empezar por el principio, Kokedama es una técnica japonesa mediante la cual, plantas y arbustos de cualquier especie se desarrollan dentro de una bola de musgo que sustituye el uso de macetas. La planta, sea cual sea, se luce sin competencia, solo tiene bajo ella el fragmento de tierra necesario para crecer, y encima es redondo. Como tener una porción de mundo con cada Koke. Nos encanta combinarlos con distintas bases - somos fans de los platitos vintages – pero cada uno puede ponerle su estilo, ¡y renovarlo cuantas veces quiera con solo cambiarlo por otro!





-      -  Me encanta, ¡es un flash! Yo quiero mi planeta tierra
-       - Yo quiero llegar a Tierra. Ya.




Pueden ser para regalos, eventos, ambientaciones, souvenirs, centros de mesa y porque no, por simple placer. Tenemos muchos proyectos en mente para que todos se vayan animando a tener un Koke en su casa. Distintos envoltorios para regalos, con papeles reciclados, telas, furoshikis. Proyectos de soportes colgantes para interior o exterior. Diseño de centros de mesa. Un Taller para seguir creciendo. Nos motiva a hacer tantas cosas que se nos traban las palabras.

-      -  ¿Ves? Aprendé de Vale, que se te trabe la lengua un ratito. Dejame terminar de ver la peli en silencio, por favor.
-          -  ………  

Por último, cada Koke no se va solo. Lo hace acompañado por una cajita Masu y una grullita, para quedar bien hasta con uno mismo.

-     -  ¡Qué genias! Muy buen detalle. Y tomá, ya están apareciendo los créditos. Sos re mala onda loco, ¡hacete kokedama! Jaajjaajaja
-        -  ¡Sos una goma! No me desconcentres, quiero leer por dónde están y anotar su Facebook…

Pueden ver y retirar los Koke en Tapiales zona Oeste.
Envíos a Palermo, coordinando la entrega  es sin cargo.
Al resto de Capital y Gran Bs As,  con envíos por mensajería a cargo del comprador.
Y para la gente del interior del país, también llegamos. Hacemos envíos por encomienda a cargo del comprador.


-      -  Listo, ya estoy hecha. Hablá sin parar nomás…
-       - FREEEEEEEEEEEEEEEEEEDOM!
-       - Dale William Wallace…



Qué apasionada historia acabamos de ver, muy a pesar de Tonta y Retonta. Kokedamas, familia, pilas compartidas y felicidad al alcance de una tierna bolita de musgo, que llena de naturaleza estética cualquier hogar. Casi que tiene moraleja como la serie “The Wonder Years” (o Kevin creciendo con amor…). Les deseamos una hermosa estadía en Chile y los esperamos a bordo, mañana, con un nuevo destino de Lou.

¡¡¡Bienvenidas Hacete Kokedama a Alma Singer!!! ¡¡¡Feliz vuelo chicas!!!


Hacete Kokedama

11 comentarios

  1. me encantan y varias veces estuve a punto de contactar para comprarme uno... pero... bebé + dos gatas que aman comerse todas las plantas (las gatas Y el bebé)... creo que sería tirar la plata

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Vero estás chiflada, "azafataaa"!!
    Justo el otro día fui a Sabelatierra y me colgué mirando las kokedamas... no me animé pero después de esto voy a volver y adopto una!! (tengo miedo de que la pobrecita muera en mis manos)

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!!!! Amo los kokedamas!!!

    Tienda Ideo
    tiendaideo.blogspot.com.ar
    www.facebook.com/TiendaIdeo

    ResponderEliminar
  4. que lindas que son!! me encantaron las fotos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. shut up and take my money!!!!!!

    quiero una para ayer :)

    ResponderEliminar
  6. jjjajajaj me encantó tu relato!!
    Conocía las kokedamas pero no sabía nada de la técnica, qué loco!

    Besitos Vero

    ResponderEliminar
  7. Divinos los kokedamas, divinas las fotos y divina locura cómo lo contás Vero, jaja!!! Genial!!! Ni hablar que quiero uno!!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo una kokedama! nos la regaló un primo de marido para Navidad y está divina.

    ResponderEliminar
  9. jeejeej qué bueno que les haya llegado el mensaje, más allá del bolupost que armé entre líneas de esa inspiradora historia jajajaj!

    insisto: las kokedamas son lo maaaaaaaaaaaaaaaas :)

    muaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  10. Que grande!!! estaba leyendo la nota de página 12!!!! “especie de teletubbie que quiere cambiar el mundo” jajajaja me mato

    Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  11. jejejeejejejejjeej gracias juan :) beso enorme!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.