BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | En el juego de la vida

  • 22/5/12 -


PLAY | Rise – Eddie Vedder

De la bola del desierto al amor por el olor a tierra. De personas emblemáticas hasta el encuentro de un camino. De viajes y estudios hasta el descubrimiento de una pasión sin medidas. De más viajes, más realidades, más encuentros y el pliego de un papel. De una bici, una cámara, una textura inquieta y un móvil que se deja mover por el viento. De un mail a una mini terapia, o espacio pequeño de presentación-reflexión. Lu Radeland - fotógrafa, cineasta, creativa, diseñadora, origamista (?), esteta de pura cepa - recorrió una sucesión de fuertes y deseados casilleros para llegar hoy acá, un simple e insignificante paréntesis de una vida apasionada que busca leyendas…  




Soy de Maquinchao. Sí, es para googlearlo. Pueblo pequeño de la Patagonia. Es mi carta de presentación porque ha sido mi mayor “inspiración” en lo que soy, si alguien ha visto ese cliché en las películas del lejano oeste donde pasa rodando un cardo seco para presentar el lugar, esa imagen define muy bien de donde vengo.






No se bien cómo reconstruir una evocación artística, pero recuerdo un día en una clase particular de las odiosas matemáticas que un profesor (una de esas personas luminosas que marcan caminos) me dio para leer dos libros, Bestiario y Las Venas abiertas, pavada de libros. Las siguientes clases entre funciones y polinomios hacíamos recreos extensos tomábamos café y conversábamos de lo que había leído. ¿Quién era él para estar indagando sobre mi percepción del mundo? ¿Qué hacia yo cuestionándome mi existencia? En esas clases me iba con demasiadas preguntas.



Faltaban dos años para terminar el secundario y me recomendó un maravilloso instituto de artes en el sur, idealice bastante la idea de estudiar ahí y así  fue que cuando termine quinto año me fui a vivir a la “ciudad” y elegí estudiar cine, todo lo que imaginé era nada a todo lo que me estaba pasando, sin videoclub ni muchos menos cine en toda mi vida, me encontraba hablando de surrealismo así como hablaba de las carreras de caballo los domingos en Maquinchao.




Cuando terminé me vine a la verdadera gran ciudad a hacer una pasantía en una productora de cine documental para recibirme. Me enamore de Bs. As, con todo lo que implica la palabra amor.




En esta ciudad, me subo a un bondi y me subo a una historia, pedaleo en bici y saco fotos mentales, les invento una gran historia. ¡Hasta he llegado a ponerme triste por un mal final!



Cuando terminé de estudiar cine me conecté muy rápido con la fotografía porque necesitaba calmar la gran ansiedad por retratar situaciones, volvía a mi pueblo y todo era una foto, un frame, una gran película.




Todas esas cosas que describe alguien cuando tiene cámara en mano, son las que de verdad suceden. Y creo yo, que cuando te atraviesan, te das cuenta que no es un simple hobby, por eso estudie fotografía pero mientras tanto me daba cuenta que necesitaba nutrirme de otras cosas, y todas ¡oh casualidad! tienen que ver con la imagen, con lo bello, con las propias manos inquietas.



Hice estampado textil, vidrieras, visual, origami, y diseño grafico. De todas estas cosas nació una especie de encanto por retratar objetos, detalles, texturas y por sobre todo colores, me resulta encantador darle ese toque personal a la foto-producto.



Pero hay algo aun más maravilloso para mí en la fotografía, que sin querer o queriendo mucho, se conectó con el cine, que es  la relación con las personas. Tengo la certeza que eso es lo que habla en las fotos, o al menos eso intento que suceda en las mías.



Y cuando las fotos necesitan un empujón para hablar, Lu las hace documentales…

Entre otras cosas estoy haciendo un documental con los esquiladores de ovejas en la Patagonia, todo lo que hay atrás de ese ovillo de lana o pullover que nos llega, que no es más que una pequeña excusa para sumergirme en la historia y convivir con un grupo de trabajadores golondrinas que cada año viajan por los campos realizando la zafra lanera; mi observación y reflexión de cómo en una sociedad en constantes cambios económicos y socioculturales, algunos valores permanecen allí intactos, manteniendo sus tradiciones y creencias.



Si hubiéramos hecho esta entrevista en personal, en este momento Lu haría una pausa, sorbería un poco más de té y pondría un fin al silencio con una sonrisa y una reflexión:

No voy a poner una pose relajada, porque nada mas lejano. Soy muy inquieta y ansiosa, entonces encontré un oasis cuando hice el curso de origami con Romi Goransky, me volví al sur unos meses y ahí plegar hojas (y luego telas) se convirtió en Polenta y Tumba.





De tantos móviles que había hecho y después de regalar tantos dije ¿por qué no venderlos? Me encanta elegir los estampados, combinarlos y a veces hacer yo misma los propios diseños de papel, ver como un pequeño rincón cobra vida con algo tan simple y lúdico me da mucha alegría. Un Origami para cada lugar, un lugar para cada persona, ¡una persona para cada amigo!





Y esta chica, que busca lugares, historias y encuentros, no trabaja sola. Es una súper heroína del siglo XX que combate al mal, al silencio y a las falta de contenido con su querida bicicleta…

Soy muy amiga de mi bicicleta. Andando en ella entiendo algo del tiempo que de otra forma no me doy cuenta, me gusta mucho cocinar y la música al mismo tiempo, tomar té y las personas que regalan golosinas. Admiro profundamente la gente que ama mucho lo que hace como mis padres, docentes por pura vocación.



Una nueva pausa, otro sorbo de té y un guiño al destino:

Tengo tres deseos para ser feliz: fotografiar, fotografiar y fotografiar.



Ya va siendo hora de retomar los pasos en los casilleros, la vida espera. Este breve e insignificante paréntesis se queda contento con su souvenir, un guiño de Lu desde la barra derecha que nos recordará siempre que el camino, los encuentros, las pasiones y dejar brillar la magia propia es todo lo que importa.






[Un gracias muy especial a Mila por su generosidad absoluta que abre puertas]



Luciana Radeland

Polenta y Tumba


21 comentarios

  1. Qué bonita historia!! Qué maravillosos son esos profes generosos con el conocimiento que le muestran el mundo el mundo a sus alumnos así como los alumnos que están dispuestos a ver.
    Divinas las imágenes y los origamis también!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita historia!! Qué maravillosos son esos profes generosos con el conocimiento que le muestran el mundo el mundo a sus alumnos así como los alumnos que están dispuestos a ver.
    Divinas las imágenes y los origamis también!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me muerooooo!! Yo no tengo que googlear nada...yo pase por Maquinchao!!! Es una de las estaciones del tren grande de Bariloche, no? chiquicientas veces viaje con don Reynoso en la locomotora de la Trochita, que recuerdos!
    Muy lindas las fotos y los origamis, y toda la historia!! Mucha suerte con los proyectos!!! besos!

    ResponderEliminar
  4. totalmente fer! hay gente maravillosa que hace MUCHO sin darse cuenta, no hay nada más lindo que esos encuentros.

    lu que grandeeeeeeeeeeee! decime que tenés fotos de maquinchao!!!!!! jajaja

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso se ve todo!, muy lindo post, lindo día, un beso!.

    ResponderEliminar
  6. espectacular! amé cada foto y cada palabra.

    ResponderEliminar
  7. linda historia, lindo tema! "turning mistakes into gold" una de mis frases preferidas :)
    Besos

    ResponderEliminar
  8. En el juego de la vida vos podés triunfar!... así empezaba la canción de la publicidad del juego, de cuando éramos niñas.

    Muy buen post y muy buenas fotos. Me encantaron!

    ResponderEliminar
  9. Simplemente hermoso... Las fotos, las ideas, la persona... Felicitaciones. ¡Hay mucho más en la Patagonia que viento y cordillera! Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Ahaa que lindo, tantas palabras bellas, que se conozca Maquinchao me encanta! sin dudas que si, porque acá en este encantador espacio hay gente muy sensible y cálida. feliz de haberte conocido Vero, junto a Cami de Mila, han sido muy generosas conmigo. Graciassss

    ResponderEliminar
  11. INS.PI.RA.DOR! muy. vero te leo todos los dias (re groupie jajaja) pero como quizas te diste cuenta no soy de comentar siempre.pero el bello relato se merece un gran aplauso, para vos y su protagonista, bello bello!!!!

    ResponderEliminar
  12. Este post lo quiero enmarcado chicas, me EN-CAN-TO!

    Conozco a Lu y es tal cual la leo. La ecomiendo y vuelvo a recomendarla una y mil veces como fotógrafa (de producto, personas, momentos)porque es una genia, una detallista de nacimiento.

    Les mando un abrazo a las dos, son genias absolutas!

    ResponderEliminar
  13. nivelacassuso22/5/12 2:05 p. m.

    HERMOSO POST!!!!!!!!! HERMOSO...!

    ResponderEliminar
  14. qué post mas lleno de vida!!!!!!!!! pura hermosura cada foto,cada palabra,esos sueños que son realidades y esos lugares que son sueños!!! me encanto!!!!!!!!!!!!!!muyyyy especialllllll!!! besosssss a vos vero y a la linda fotografa!!!

    ResponderEliminar
  15. Siendo patagónica, Maquinchao para mí no es novedad :) Lo que sí me vuela los pelos es la manera de observar, de decir y de expresar de Luciana, ayyy diosss!
    Y Vero, a vos también te inspiró y te mandaste un postazo!

    ResponderEliminar
  16. Qué lindo, hermosa historia y todo lo que hace (: Transmite calidez y alegría..
    Besos Vero!!

    ResponderEliminar
  17. Me mori de amor! hermosas fotos que transmiten mucho! y tan identificada con la bicicleta amiga! ;D

    saludos Vero y felicitaciones!

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Empiezo con un:
    ¡Qué lindo, qué lindo!
    ¡Cuánto talento junto! :)

    Totalmente al margen, venía en el colectivo después del trabajo escuchando música pero pensando en otras cosas (la radio, soy tan vaga que ni ganas de bajar música al cel), y de golpe Travis me canta: for the love you bring won´t mean a thing, unless you sing sing sing sing



    "¡aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaachalai (?), pero si es Alma Singer!" pensé. Esa canción la escuché mil veces, pero nunca la "escuché, escuché" you know what I mean? :)
    Y ahora cambio y digo: ¡Qué lindo compartir, qué lindo cantar!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Que buenas fotos!!
    Me suena maquinchao, mi prima vivía en ing. jacobaci y la escuché nombrar ese lugar, creo que queda cerca.
    Exitos con el proyecto!!! y que siga con las fotos que son hermosas!!!!!!
    Besotes Vero!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. ñaaaaaaaaaaaaaaaaa cuántos hermosos comentarios! en un mundo ideal respondería a cada uno, pero va un GRACIAS gigante a todas y a lu por coparse mostrando su mundo tan maravilloso e inspirador :)

    (gracias ciruela por comentar, lo de gropie me mató jajaaajaja y sol sos muy tiernaaaa!!! y lau esa frase es genial!). a todas, GRACIAAAAAAAAAAAAAAAS

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.