APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Feel it, Dublin

  • 26/9/11 -


Let go your heart

Let go your head

And feel it now



Babylon

David Gray



Vuelve a escribir Verónica Cusack, una persona que no tiene ni el blanco del ojo en común con Andrés Mariani. Mrs. Cusack se encontró actualizado el alucinante pero poco atendido Flickr de Andrés: barriles de cerveza del nuevo milenio, carteles de neón, edificios de ladrillo que se asoman detrás de carteles públicos alterados, el edificio Heniken y una persistencia del color rojo. Sin lugar a dudas estamos en Dublín.



Y esta semana dejamos todas nuestras obligaciones y nos vamos a quedar en Dublín, aunque algunos no nos fuimos nunca. Hoy nos sentamos en un café de Wicklow St. con Andy, leemos lo que él escribe y nos descubrimos irlandeses…


De Cafetines y Ventanas: crónica escrita íntimamente en Dublín

por Andrés Mariani


Mirar por la ventana de un café es como ver la televisión, pero claro…mucho más entretenido. Ver la gente pasar es una actividad que tomé por costumbre a medida que empecé a viajar. Siempre sentí esa extraña necesidad por entender el comportamiento humano, estoy ciento por ciento seguro que la calle es la que nos refleja la verdadera realidad de las personas. Cuando me siento a tomar un café y no tengo nada para leer no me queda otra que apoyar la pera sobre la palma de la mano y mirar hacia afuera por la ventana. Puedo llegar a pasar horas sentado en una silla mientras miles de personas que no conozco desfilan ante mis ojos. Sólo me distraigo cuando la camarera me llena la taza o tengo que correr al baño. Si tengo un block de hojas a mano trato de bajar a letra lo que más me llama la atención, quizás me sirva para algún personaje que en el futuro quiera retratar. La manera de caminar es la que me ayuda un poco a descifrar la personalidad de la gente. Y basándome en esos detalles monto numerosas historias que sólo a mí me entretienen. Cabe aclarar que no lo observo por el lente de un periscopio, no me escondo detrás de un gran angular. Trato de estar lo más cerca posible para poder captar esos miles de gestos que definen a una persona. Por eso prefiero sentarme en una terraza, no hay afiches o menús colgados que te dificulten la vista. De esa manera logras también ver otros guiños que a la distancia son bastante difíciles de percibir.


Es disímil la variedad de personas que pasan delante de esta ventana en este café de Wicklow Street. Caminan solas o acompañadas de la mano, algunos hablan por teléfono o escuchan música. En este frío boreal los abrigos llevan el color y elegancia de la calle. Los más jóvenes apuestan por camperas siguiendo los cánones de la moda y algún que otro perdido camina con un simple saco de pana, mientras tanto la gente de oficina camina orgullosa con sus trajes recién horneados y salidos de la tintorería, cortados a la perfección por el sastre de la familia.



Ahí viene la que mira hacia abajo mientras camina, quien sabe que estará pasando por su cabeza. Otros miran al cielo, buscando algún tipo de respuesta a una pregunta substancial. Están los que miran la vidriera de los negocios y en esos ojos bien abiertos un efecto anime destella temblequeando. Los que fuman y disfrutan de su cigarrillo, los que fuman y lo tiran desesperados, prometiéndose que ése fue el último. El que está apurado y la que camina como en una burbuja acaban de chocarse, el que está apurado no tiene tiempo para pedir disculpas y la que camina como en una burbuja parece no darse cuenta. Ahora viene el que ríe, mostrándole la hilacha al frío, totalmente abrigado de pies a cabeza.


Entre los que caminan delante mi ventana están los hindúes, los polacos y los irlandeses, los italianos y españoles, los checos, chinos y árabes, también están los australianos, alemanes y suecos, franceses, húngaros y canadienses. Los malayos que caminan en grupo se corren para que el uruguayo pueda pasar entre ellos. El irlandés habla por teléfono con el francés que trabaja en una agencia de reclutamiento, si tiene suerte el lunes empieza a trabajar. El hindú le pregunta la hora al español, y la australiana que pasó por el costado chequea el dato en su teléfono. El chino se ata los cordones en el medio de la calle sin importarle que por atrás el polaco camina apurado porque está llegando tarde al trabajo. El italiano seduce a la sueca que mira para un costado para ver por dónde puede escapar. El húngaro de rastas toca la guitarra y la pareja mayor de turistas alemanes tira unas monedas en el gorro de lana de la tailandesa, novia del guitarrista.



Entonces llega la noche y la gente le concede el protagonismo a la soledad de la calle. La luz del día baja tenuemente y el sol se pierde exiguo entre las catedrales del sur de la ciudad. La camarera me avisa que están por cerrar, entonces pago la cuenta y me abrigo.



El argentino camina con las manos en el bolsillo, deseando llegar a su casa y tomar una copa de vino.


---



Si quieren acompañarlo con su copa de vino, recomiendo que abran su Beat it – The Mountjoy Journals y viajen un poco más al corazón de la capital irlandesa, a Polonia, España y otros destinos, a la cabeza de un flaco que nació para escribir y contar su historia a través de fotos, aunque con pereza actualice su Flickr y deslice escritos por debajo de la puerta…



Andy Mariani

http://www.flickr.com/photos/danteparadiso/

http://firstmanontheroad.blogspot.com/

http://beatjournals.blogspot.com/

amarianid@gmail.com



9 comentarios

  1. Juntando morlacos, definitivamente Dublin apunta como uno de los próximos destinos! Mai

    ResponderEliminar
  2. Buena Veroooooooooooo, ese txto lo escribí hace varios años pero se mantiene vigente, describe lo que fue es y será Dublin para mi. All you need is a pint!

    ResponderEliminar
  3. sos un maestro! Ver la gente pasar es la mejor parte de la vida...no?

    Yo me lleve de viaje tu blog 'firstmanontheroad" conmigo el año pasado y es el mejor 'libro' de viaje que lei en mi vida...de las fotos ni hablar!!

    Andy: ojala vuelvas a viajar y nos compartas parte de lo que pasa por ahi...

    sobes

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con una sensación compartida tan bien descripta en esta línea: Siempre sentí esa extraña necesidad por entender el comportamiento humano
    Genial post, lo disfruté mucho. Casi tanto como intentar entender las motivaciones de las personas contemplándolas y diseccionándolas como los sapos de la prepa. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hace un tiempo anduve por ese blog, me encantó! y después como no actualizaba, lo perdí de vista! Muy hermosa descripción, cada detalle se puede ver al leerlo!!!

    ResponderEliminar
  6. Lindo post, hermanos! hermosa música,
    genial clima!
    gracias!

    ResponderEliminar
  7. :)

    mi hermano es LO MÁS.


    sin muletillas.

    ResponderEliminar
  8. Que venga a Edimburgo! Se muere de lo lindo que es!!! Y tiene para DIAS sentado viendo a la gente caminar... Y seguro, segurisimo, se inspira para escribir un libro! Besos Verito!!!!

    ResponderEliminar
  9. uds dos son lo más!!!!!
    son lo MAS grande de mi vida!
    que suerte tengo! que más puedo pedir?

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.