APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Venecitas energéticas

  • 23/6/10 -


Observemos este espejo. Lo miramos bien. Pensamos que es sólo un espejo con un marco de venecitas, ¿no? No. No puede ser sólo eso, sino no nos estarían pidiendo que observemos fijamente el bendito espejo. ¿Qué más puede llegar a ser? Saquemos el potencial. ¿Qué otra cosa es ese espejo, apoyado sobre un atril, reflejando un otoñal día de Colegiales?


Vayamos al punto: este espejo es una fuente inagotable de energía. Y sí, Indiana Jones está tras él pero el tonto no sabe que sólo tiene que escribirle a Tutina y encargarle uno a medida. Y no, no fume nada extraño. Paso a explicarles qué quiero decir.


Tutina se levanta, se cambia y, mientras se lava los dientes, mete las sábanas a lavar, toma una barrita de cereal, la guarda en su cartera y termina de acomodar su cama recién hecha. Tutina trabaja, corta al medio día y se va a cambiar mil cuadras por su barrio laboral, vuelve y sigue trabajando, actividad lucrativa que mecha con las cuotas de mails y Facebook aceptadas por la Real Academia Vivo en el Siglo XXI. Tutina sale y entrena con su equipo de hockey dos veces por semana, va a clases de cocina una, visita a su profesora de tesis, va a masajes, sale con sus amigos de la primera y de la segunda facultar, del club, del equipo de hockey, del colegio, de la vida y con su familia, organiza fiestas para juntar plata para el equipo, tiene más cumpleaños que cualquier persona que conozco en la vida real (es, por lógica, igualmente proporcional a la cantidad de amigos que tiene), sale a dar vueltas por el barrio cuando estuvo encerrada en casa mucho tiempo, y va y viene con el auto por toda la ciudad and beyond. Y cuando tiene encargos de espejos Ingenias, se hace tiempo y los crea con mucha dedicación.


Creo que dije todo, y sino se dan una idea bastante clara. Tutina tiene más pilas que el conejo ese peludo que se piensa que es re groso… Bueno Conejo Duracell, hacete el canchero con tus botineras porristas pero vos no tenés idea.


Con cada venecita que coloca cuidadosamente para dar con el diseño elegido por el interesado, Tutina carga al espejo de sus pilas y, cálense esta, vitalidad. ¡Ya está! No necesitan químicos ni otras sustancias para activar, sólo tienen que mirarse al espejo, sonreír por lo lindo que es y salir de casa.


Si quieren su fuente inagotable de energía, ¡llamen ya! 1) Tutina les pasa el muestrario de colores y diseños, 2) ustedes eligen, 3) ella los prueba y se los manda por mail, 4) ustedes dan el ok, 5) ella y/o Lu, su aprendiz (oh sí, es tan grosa), lo hace, 6) se los lleva o ustedes pasan a buscarlo (las entregas se coordinan y, dependiendo el caso, el envío corre a cargo del comprador).


El que ya ya ya ya quiera pilas porque el frío le da fiaca hasta para salir de la cama, puede aprovechar estos espejos en promoción:


$35



$35



$35



$35



$100



En fin… tengo una fiaca… me voy a dar un toque de espejo a ver si arranco… ¡Ah! ¡Ahora sí! ¡Ya estoy a plenoooooooooooo! ¡Qué tengan un muy buen miércoles!



Ingenias

www.ingeniasweb.com.ar

http://ingenias-venecitas.blogspot.com/

ingenias@fibertel.com.ar


9 comentarios

  1. Vero veritoooo ya sé que tenés libros en lista de espera pero si no leiste TENES que leer comer, rezar, amar de Elizabeth Gilbert. Yo sé que a vos te va a encantar
    Rápido que ya sale la peli y te cagan la experiencia!

    Besoooooooooo

    ResponderEliminar
  2. Ahlamierda paren a Tutina! Bah no la paren, que desborda energía, y quizás es contagiosa. Una genia. Besotes. Me encantan los espejos!!!

    ResponderEliminar
  3. Lindísimos los espejos!!!
    Y con el plus que nos contás...más lindos aún!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. El día se había despertado con sonrisa de sol, pero con el pasar del tiempo se fue opacando, ella sentía algo en el aire no sabía que era, pero algo extraño había, cuando vio pasar una maquina topadora por la ventana de su living mientras leía.

    Automáticamente se levanto, camino hasta la puerta de entrada de su casa de mazapán y salió a la calle y comenzó a caminar tras la máquina para ver a donde ser dirigía, hasta que llego a lugar, miro y no lo pudo creer.

    La casa de don José, uno de los artistas más conocidos del barrio, iba a ser demolida, se acerco hasta un hombre de casco blanco y le dijo –Señor usted no sabe que esta es la casa José de Marque, uno de los más prestigiosos artistas de nuestro barrio.

    -Si lo sé, pero la municipalidad dio la orden dijo el hombre de casco blanco, que ni bien termino la frase, la maquina comenzó a hacer lo que debía.

    Los ojos de alma se pusieron aguados al ver como en cada bocado la maquina, se llevaba una parte más de las casa, triste camino hasta su casa, entro, subió hasta su dormitorio, abrió la cama y se metió en ella hasta que en la noche escucho un ruido.

    Se levanto, salió a la calle, agudizo el oído y siguiendo el ruido camino hasta que nuevamente llego a la casa de don José, no lograba ver nada bajo el manto de la noche, pero no dejaba de escuchar como si alguien estuviera escavando entre los escombros, estuvo un rato largo y sin la posibilidad de ver nada, volvió a su casa.

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  5. uuuuhhh, qe grandiosos espejos!.
    Que llegue el aguinaldo!
    Que llegue el aguinaldo!

    ResponderEliminar
  6. ¡divinos!
    pena que si se trata de leer en un espejo queda todo al revés...

    saluditos :-)

    ResponderEliminar
  7. Que buenos que estan!

    Entre vos y Tutina: que energia hay en esa casa loco!!!! tiren un cacho para aca

    ResponderEliminar
  8. blondieeeee leí que era un must, gracias por la recomendación, voy a seguirla :)

    aguanteeeeen los espejos! escríbanle las interesadas y aprovechen el torrente de energía (clarita, casa estalla! cua! jaja)

    ResponderEliminar
  9. guau, Tutina si que es grossa!
    y como dijo Clara, lo que debe ser esa casa! jaja
    Besos Vero.

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.