APERTURA

APERTURA
Esta semana en Alma...

CRÉDITO APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Follow the yellow brick road

  • 14/8/09 -

Desde hace días vengo garabateando palabras en mi mente. ¿Cómo empiezo, cómo presento a Vicky Czentner…? Entonces miro su cuadro, esa fiesta de color, optimismo y alegría que da vida al living de Jara; leo emocionada su hoja de vida mientras viajo acurrucada en el asiento del 59; y consulto a mis recuerdos, que me llevan de la mano a mis visitas a su taller-hogar Tienda Laplaya, quizás el espacio más afable que jamás haya pisado.

Esta sucesión de percepciones me llevarán a algo, lo se. Siento que ya tengo la punta del ovillo en mis dedos.


Entonces llega la inspiración, que me susurra a estas altas horas de la noche… Vero, Vicky es artista, es abierta, es sonrisa, es la calma, es color, es una oferta de mate tan pronto entras en su taller, es búsqueda, es creatividad, es naturaleza y cálidas flores, es auténtica, es generosa, es una silla y una guitarra tooneada, es reflexión, es estampas, es energía que fluye, es texturas, es entrega, es humilde, es el cariño por sus obras y la sabiduría de saber dejarlas ir, es pasión por lo que hace, es saber redoblar la apuesta, es acto y consecuencia (o huevos de tomar las riendas de su vida). Es todo eso y muchos matices más, que se advierten entre trazos si prestas atención a su obra multifacética.


Mi casa compartida da fe de su inquietud creativa. Tutina tiene una funda de almohadón y dos retazos de telas estampadas enmarcadas en su pared, y yo tengo EL cuadro (porque para mí es EL cuadro), otro cuadro más chiquito que reposa en mi biblioteca, una funda poblada de bicis que custodian a Robertita y una cartuchera devenida en porta mouse con un I LOVE YOU gigante adelante. Como si ese corazón y esas tres palabritas pusieran en evidencia aquello que moviliza a Vic en su crear: todo lo hace con amor, con entrega.


Si alguien me pregunta “¿dónde compraste el cuadro?”, ¿cómo no contestarles? Pasen, vean, llamen, vayan, hagan click, consulten, entren en su mundo y vean todo lo que produce dejar los miedos para dedicarte a ser feliz. Sepan que ella existe y jugarse por lo que uno siente es posible. Eso es Alma Singer y Vic, con su arte y entusiasmo, un ejemplo que me impulsa a estar escribiendo a estas altas horas de la noche y, espero, a ustedes leyendo, donde quieran que estén.


Mini bio Vic Czentner

Me mandó por mail su hoja de vida escrita con tanta frescura y personalidad que me costó resumirla. Lo que va en itálica son citas directas que enseñan un poco más acerca de esta auténtica joven artista. ¡Disfruten el paseo!

Dibuja y hace cerámica desde siempre, quiso cursar la secundaria de Bellas Artes pero en casa su pedido no llegó a buen puerto y, después de un ingreso signado de anécdotas bien adorables a lo Woody Allen, estudió un año en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón para luego dejar la carrera por no poder conciliar los horarios con el trabajo. Entró y salió de varias más hasta dar con el título de decoradora, el cual exprimió por dos años hasta que se dio cuenta que la profesión viene con una maldición: la e

stresante tarea de ser psicóloga de parejas en plan “renovemos la casa”.


Good will hunting siguió buscando su camino y para ello, buscó alejarse. El gran viaje. De Tucumán a Colombia por tierra en cinco meses. Así lo cuenta:


Salí desde acá en tren hasta Tucumán, y llegue por tierra hasta Colombia, pasando por el norte argentino, Bolivia, Perú y Ecuador. Entre la selva, las ciudades coloniales, el mar turquesa, los colores de la ropa en Bolivia (justo estuve para la asunción de evo morales, en todos los festejos, ¡así q estaban todos!). Todos con sus trajes típicos, impecables, cada grupo de cada región diferente. No me daba el archivo mental, me quedaba colgada mirando las polainas bordadas con mini botones, ¡estallando de colores! ¡Una fiesta! Todo fue así, todo el viaje. ¡Despertó en mí los colores! En Colombia la selva, no sabes lo que son las flores, las riñas de gallos, en el caribe el mar, las frutas inverosímiles, los peces, una locura total. Donde estuve más tiempo fue en esos dos países. Era un viaje sin ruta, a donde me lleve, y sin tiempo, hasta donde aguante.


Volvió y consiguió la casita donde vive ahora, una versión recauchutada y con mucha –recalco, MUCHA- onda. Ahí comenzó a pintar e incentivada por una amiga, se arma un fotolog con sus obras. Le dio pánico y se moría de la vergüenza cuando tenía que responder los saludos y felicitaciones (tic que le sigue hasta hoy). Después llegó el flickr y, con esta cuenta abierta, gente copada que la invitó a pintar murales en la calle (yo los vi y reconocí al toque: están en Colegiales, donde da la vueltita el 168 antes de llegar a Niceto Vega… no me sale el nombre de la calle).


El próximo paso fue un Recomendado Home del Diario Perfil y su casa publicada en la Revista Living. Hay lectores que la siguen contactando por su paso editorial, groso.


Siguió el alquiler del taller con Mery (Nota de la redactora: su amiga y ¡una genia total!), para hacer no sabíamos bien que, pero sabíamos q lo teníamos q hacer y hacia rato q queríamos hacer algo juntas, así q nos jugamos y alquilamos, lo que en principio fue el "club de amigos", pero el proyecto-productivo (como dice Mery) no llegaba todavía. Pasó el verano, hicimos feria, me fueron saliendo laburos, venta de cuadros, clases... y decidí dejar mi trabajo de toda la vida.


La primera semana sin ir a Hans alfombras iba al taller, se sentaba en la mesa y miraba a la nada. Pasaba el día, se iba a la casa, y así se repetía la rutina. “No sabia q mongo hacer. Como arrancar”, comparte.


A la segunda semana empezó con serigrafía (la autodidacta agradece a Internet), tomó clases prácticas y estudió temas muy puntuales de Illustrator, y se abocó a estampar ella misma sus diseños. En tres o cuatro meses empezó a estampar y a coser objetos con esas telas que se venden como pan caliente. La gente se copaba (doy fe, al menos cuatro amigas mías tienen algo de Vic o las intensiones de tener ese algo pronto) y se animó a dar un paso más. Se asoció con su amiga Mery y así nació Tienda Laplaya.


Se llama la playa porque el sueño es vivir frente al mar.


Producen bolsos-riñoneras, cartucheras, almohadones, cuadros, cuadritos estampados, telas y fundas para computadoras hechas a medida, entre otras cosas. Son todos diseños de Vic que se reproducen en pocos metros de tela y que, en algunos casos, son ediciones exclusivas muy difíciles de reproducir tal cual.


Pronto se sumarán nuevas creaciones hechas en colaboración con otros artistas y algunas ediciones limitadas realizadas por invitados especiales (shhhh, no puedo contar nada más acerca de esto).


Todo esto parte de un plan mayor. Que es vivir más acorde con uno mismo, un camino más del corazón (cursi pero real). Y mantenerlo simple, hecho a mano... no queremos convertidos en maquinas o que el proyecto se termine convirtiendo en una cárcel. Siempre chequeando eso, que nos siga inspirando y dando alegría. De algo hay q vivir, pero si en el medio uno hace lo que le gusta, con sus tiempos, y conoce gente copada, de verdad se va abriendo todo un mundo paralelo. Esa una de las cosas más grosas para mí, conocer gente taaaan copada que va tan para adelante, ¡con tanta pila! ¡Y va sumando y compartiendo!


Hay que buscar, ir bien adentro de uno y hacer el molde a medida. Nos dicen que no se puede pero se puede. Para mi fueron años, años y años... de perderme, para volver a elegir la pintura, la cerámica, la alfarería, el arte y el diseño. En los años de perdida sume mucho también porque hice los mil y un cursos, empecé varias carreras, aprendí otro tanto sola, y hoy todo eso me sirve mucho. Incluso todo lo que aprendí en la empresa familiar. Así que todo está bien. Después todos los puntos se unen cuando uno mira para atrás… jeje eso lo leí en alguna cadena de mails. Así q hay q perderse también, a veces, un poco, para volver a elegir, lo mismo, pero desde otro lugar.


Fue todo un viaje llegar hasta acá, que espero que no sea un llegar sino una parte de un buen camino.


Vic, que no te queden dudas que esto recién empieza. Follow the yellow brick road que venis muy bien.


Vic Czentner

http://www.facebook.com/tiendalaplaya

http://vicze.blogspot.com/

http://www.flickr.com/vicze

http://www.facebook.com/vicze

tiendalaplaya@gmail.com


PD: Si llegaron hasta acá son grosos, es el post más largo hasta ahora en Alma Singer. Y bueno, merecía su profundidad.

10 comentarios

  1. Vero, increíble nota. Vic, sin conocerla, seguramente se sentirá alagada con tus palabras. Realmente vale la pena llegar hasta al final de tu escritura. Felicito a Vic, insisto, sin conocerla, por esa GRAN aventura en la que se sumergió que es realmente inspiradora. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Menina Vero,
    Un placer volver a encontrarte. Y conocer tu lindo lugarcito en la web.
    Linda presentación de vic un post muy mágico.
    Buenos dias.Que tengas un feliz fin de semana.
    Souza Bernal, Mariana

    ResponderEliminar
  3. Alma,sos tan genial...
    El largo del post amerita y mucho más! Por suerte, pude y puedo compartir lo que te despierta el arte de Vic y te prometo que en alguna de tus futuras incursiones en Laplaya (qué nombre tan genial) te voy a acompañar. Promise!
    Te quiero sos muy genia.
    Besos a las dos, Vic, un gusto conocerte por acá y tus obras son lindísimas.

    ResponderEliminar
  4. Verito siempre conectandonos con personas que hacen arte, un arte que esta oculto, pero que esta bueno, que digo, excelente.

    Ahora Vic, genial, sublime, me arriegaria a decir que tienes alma de piscianita, aunque si estuviera equivocado, simplemente digo que Bella Alma

    La fotografia.
    deja plasmada escenas estaticas.
    pero la pintura, crea imagenes con alma.
    que parte de manos que bailan y juegan.
    mientras un alma cantante, no dice al oido un susurro casi imperceptible.
    que marca el ritmo.

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires le dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  5. ya quiero ir a Tienda Laplaya!!!!! chicas.. tienen magia, vos y Vic. Hacer "arte" escribiendo, pintando o de cualquier otra forma, para mi es algo sublime!
    q feliz me hace Vero q hagas algo que te gusta tanto, contagiás la alegría
    besos enooormes!!!

    ResponderEliminar
  6. Vero...impecable nena! que ganas me dieron de conocer a Vic y de comprarme algo..o todo! me encanta todo!
    Bueno, sos genial, lo sabias no?
    besote enormeeeeee

    love you

    ResponderEliminar
  7. Genial! Me encanta como retrataste a Vic. Se me puso la piel de gallina, y reflejaste a la perfección las sensaciones que se tienen estando en presencia del arte de Vic y lo que se siente visitar La Playa.
    Amo a Vic y amo a la gente que la quiere... Juro que soy objetiva aunque sea su hermana menor.
    Alma te felicito! divino como escribis.

    ResponderEliminar
  8. Vic y La playa se merecen el largo post y que lo leamos hasta el final!!!
    No soy "amiga" de ellas pero me recibieron como tal en su tienda.
    Fue como estar en otro lugar. En otro jardin...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. ok, llegué unos meses tarde a este post, pero tengo la incensurable necesidad de decir "...." (no me sale nada en realidad, porque me quedé muda de inspiración. Me encantaron las palabras y las imagenes. Se agradece...
    Una aspirante a artista
    :)

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno que te haya gustado e inspirado aspirante a artista (vas por un re buen camino, me encanta lo que haces!).

    Muchas gracias a todas por los comentarios... yo también llegué tarde a agradecer jajajaa!

    Besos de noviembre... jajaj!

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.