APERTURA

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Como mi nueva mejor amiga en la cocina me ayudó a hacer una tarta fácil de limón...

  • 21/12/16 -

PLAY | Is This Love – Bob Marley

Hace poco volví a sentir una emoción que no me había recorrido por el cuerpo desde aquella navidad noventosa en la que Papá Noel me había traído el establo de Mi Pequeño Pony. Esta vez no fue en Navidad (pero casi) y esta vez tampoco fue papel de regalo lo que tuve que separar con ansiedad del producto, fue cinta de embalar cuidadosamente aplicada para proteger un chiche de otro planeta, mi nueva Batidora Planetaria Oster® (inserte acá la cara más feliz de WhatsApp).


La emoción de este “chiche” (maravillosa herramienta y nueva compañera de aventuras en la cocina), me va a acompañar toda la vida. Me encanta explorar nuevas recetas tanto como repetir sin jamás llegar al cansancio todas aquellas que siempre me gustaron (y resultaron). Que use la palabra “chiche” para describir a la Batidora Planetaria Oster® no es un capricho literario, es que posta me conecta con la parte más lúdica de mi ser. Cada vez que la activé, desperté a la nena que juega por primera vez con su establo. Me encanta ver cómo los ingredientes se mezclan en instantes, y me entusiasma muchísimo conocer todas sus posibilidades, ¡casi infinitas!



Antes de mostrarla en acción, voy a describir a mi nueva mejor amiga en la cocina (sorry espátula, has sido derrocada). La Batidora Planetaria Oster® tiene exterior de metal fundido resistente y detalles en cromo.  La mía es negra pero también viene en rojo, y tiene un motor de 600 watts (por lo que leí, es la potencia ideal para mezclas espesas y panes… ¡paneees! ¡Me vuelvo loca!). Tiene 12 velocidades para mezclar, batir y amasar, y fue diseñada para darte los mismos resultados que una batidora profesional. ¡No soy digna!


Y como todo chiche, tiene con qué jugar: amoooooooooo su recipiente de acero inoxidable con agarraderas (es muy muy muy lindo y pro, y para ustedes que entienden: tiene capacidad para 4,3 litros). Por supuesto incluye un batidor-espumador de acero inoxidable, un batidor con superficie y un gancho para amasar antiadherente; y  el accesorio protector, que te permite ingresar ingredientes mientras la batidora trabaja sin que te salpique toda la mesada. Todo es apto lavaplatos automático. Gol.


Mi debut con la Batidora Planetaria Oster® fue a comienzos de diciembre. El conejito de las indias fue una Tarta de Limón que los chicos de Oster me pasaron junto a otras estimulantes propuestas: merengón de dulce de leche, pan blanco con hierbas, muffins de manzana, arándanos y almendras, pan integral con linaza y semillas de girasol, y pizza capresse… me espera un muy genial verano en la cocina :D El resultado fue EXQUISITO y duró lo que dura una sobremesa en lo de mis viejos. Pero más allá de mimar al paladar, antes disfruté muchísimo el proceso…  dos veces (jajaja después les cuento por qué). Vengan que comparto el paso a paso y les cuento…



Tarta de Limón
Tiempo de preparación: 30 minutos - Para 12 personas

Ingredientes
200 gramos de harina (yo usé 0000)
1 cucharadita de sal
100 gramos de manteca sin sal cortada en cubitos
1 huevo
2 cucharaditas de agua fría
1 molde para tartas de 24 cm de diámetro y 4cm de profundidad
1 taza de porotos o garbanzos crudos (no usen porotos chiquitos, que sean bien grandes, después les cuento por qué esta aclaración…)
1 lata de leche condensada
1 lata de crema de leche (yo usé un pote de crema de 360cc)
1⁄2 taza de jugo de limón (yo usé el jugo de tres limones medianos)


Preparación

1. ¡Acá empieza el juego! Primero hay que instalar el batidor plano de la Batidora Planetaria Oster®. Es una pavada ponerlo, le saqué la ficha con solo verlo.


2. Tamizar la harina junto con la sal sobre el recipiente y agregar la manteca cortada en cubitos. Colocar el recipiente en la batidora, bajar el batidor plano y antes de apretar algo, instalar el protector contra salpicaduras. Ahora sí, ¡momento de la magia! :D Batir a velocidad 1 hasta que la mezcla tenga un color uniforme y parezca pan rallado.


3. Agregar el huevo y una a una las cucharadas de agua fría hasta que la masa empiece a unirse. Si es necesario agregar más agua (yo le agregué una cucharada más).


4. ¡Esta parte es geniaaaaal! Hay que armar rápidamente una bola con la masa. Yo lo hice dentro del recipiente porque no me tenía mucha fe afuera :p Lo importante es no trabajar mucho la masa para evitar que se endurezca. Cuando la bola está hecha, lavate las manitos y precalentá el horno a 175°C.


5. ¡Sigamos jugando! Antes de sacar la bola del recipiente, hay que limpiar y enharinar la mesada (una superficie lisa) para trabajarla. Con la ayuda de un palo de amasar, hay que estirarla suavemente hasta hacer la forma del molde elegido, más unos 4cm más grande. Yo hice algo parecido al molde, oooobvio no me salió perfecto, así que en ese momento rebauticé la tarta como Tarta de Limón Rústica jajaja




6. Cuando tenés la masa estirada y lista, acomodala dentro del recipiente y cortá los bordes si se excede de sus límites. No necesitás enmantecar la base porque la masa ya tiene mucha manteca, no hace falta. Con un tenedor  hay que pinchar la base de la masa, y luego colocar los porotos o garbanzos encima…


Acá viene mi acotación personal :D Primero usé unos porotitos negros (porotos mung), muy chiquitos. Hice todo lo que tenía que hacer (que contaré a continuación), y cuando la masa estaba lista, la saqué del horno, la aproximé al tacho de basura para desechar los porotos mung y, con el entusiasmo, volqué demasiado la fuente… Desastre. Se me fue la mitad de la masa al tacho (inserte cono de helado en la frente). Este horror de principiante me demostró que es mejor SEGUIR LA RECETA (jajaja) y usar garbanzos o porotos bien grandes, cosa que sea fácil (y menos denso) sacarlos suavemente con una cuchara, con la fuente bien apoyada sobre la mesada :p ¡Aprendan de mi gomez! :D

Si sos Vero Mariani: repetí pasos del 1 al 6 :D Y sigamos…


7. Llevar al horno de 10 a 15 minutos. Cuando se observa que los bordes están dorados, sacarla del horno para retirar los granos (¡con cuchara jajaja!) y hornear por 5 minutos más. Dejar enfriar sobre una rejilla.


8. Para preparar el relleno, hay que oooobviamente lavar antes el recipiente, y luego instalar el batidor de alambre. En el recipiente limpio y seco hay que verter la leche condensada y la crema. Ante de encender, acomodar el protector contra salpicaduras y ahí sí: ¡encender la batidora a velocidad 5! ¡Rock n Roooooll!


9. Una vez que está en funcionamiento, agregar poco a poco el jugo de limón y mezclar bien hasta observar que la mezcla está espesa.


10. Verter el resultado sobre la masa horneada (ya enfriada) y llevar a la heladera mínimo por dos horas. Ese plazo es clave para que el relleno cobre forma ;)

11. ¡Servir y disfrutaaaaaaar muchísimo! :D


Siempre digo que mi tiempo en la cocina es terapéutico y me hace súper bien, me baja al mundo real y hace que mis manos se tomen vacaciones del teclado. Con la Batidora Planetaria Oster® me divertí tanto que siento que ya me dieron de alta :D ¡Dos veces! (Gracias porotos mung jajaja). Me da mucha alegría proyectar las próximas aventuras con mi nueva mejor amiga en la cocina, y me da mucho placer saber que el resultado se va a compartir con el Santo Paciente Ordena Cocina Post Desastre Mr. P y con la gente que quiero. Si cocinar es un acto de amor, Oster® es cupido :D


¡Gracias totales e infinitas Oster® por este regalazo tan espectacular y por todos los muy buenos momentos en mi cocina que voy a disfrutar!


Oster





Fotos por Vero Mariani.




8 comentarios

  1. Ooh, la tuviste que hacer dos veces! bueno, al menos te divertiste jaja... Tiene muy buena pinta :D

    ResponderEliminar
  2. Me imagino tu cara al ver que se caía la tarta , horror !!!!! Pero volver a masar con esa batidora es un placer ! Tendríamos que inaugurar una seccion con accidentes gastronomicos....tengo miles....por suerte la experiencia va ganando ! jajjaj bss

    ResponderEliminar
  3. jajaja sos una #pequecocinera! (aunque la mía me cagó y aflojó con su amor por la cocina antes de que pudiera regalarle una batidora así... ahora voy a tener que hacerme auto-regalo!)

    ResponderEliminar
  4. jajajajjajjaajajjaaj me muero, reee tendríamos que hacer una sección de desastres culinarios, muy divertido! Igual posta: volver a hacer la masa no fue para nada ingrato jajjaj!

    Y FLOR NO TE PUEDO CREEEEEEEEEER QUE A LA PEQUECOCINERA SE LE PASÓ EL AMOR POR LA COCINAAAAAAAAAAAAA!!! Noooo, que vuelva, que vuelvaaaaa, era muy tierna!

    ResponderEliminar
  5. Me das envidia, me hubiera gustado tener el establo de " My little pony" y su ropita también.en mi casa también tenemos una super batidora pues en verdad facilita la tarea y uno no tiene que cansarse los brazos.mi madre hace torta chiffon y es una maravilla como sale el bizcochuelo.lleva las claras batidas a nieve y pasa que si los huevos tiene varios días o son muy líquidos, eso también es una lucha por que no siempre se logra el batido correcto.

    ResponderEliminar
  6. Consejo, para que sea mucho más rapido y efectivo: antes de poner los porotos o el material de carga que fuere ponele papel aluminio y levantás todo junto. Podes tener un frasco con esos porotos para no tirarlos y reutilizarlos para eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantó el consejo Violeta! ¡Genia! Lo voy a poner en práctica cuando la vuelva a hacer, ¡datazo en serio! Gracias por la buena onda :)

      Eliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.