BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Cocina Sin Fronteras en El Baqueano, una experiencia requisi...

  • 9/8/16 -

Finalmente, tuve que intentar una palabra. Exquisito, riquísimo, re rico, estupendo, magnífico, espectacular (y su derivado es-pec-ta-cu-lar), y así una larga lista de adjetivos que nunca son suficientes cuando el festín te vuela la cabeza, y no hay palabras para expresar el disfrute sensorial de una comida. Entonces inventé una palabra. A ver si la puedo presentar y transmitir su valor. De menos a más, la comida…

Estuvo ok.
Me gustó.
Me gustó mucho.
Me encantó.
Riquísima.
Impresionante.
Exquisita.
Magnífica.
Espectacular.
Es-pec-ta-cu-lar.
Apoteótica (heredada del Tío Carlos).
Requisi.

Y sí loco, inventé una palabra. ¿Qué quiere decir? Que la comida fue mucho más allá del apoteótica de mi Tío Carlos, que ya no había palabras para expresar lo es-pec-ta-cu-lar que fue el banquete; y esta palabra nació en El Baqueano. Vengan que les cuento todo…


Un día como cualquier otro dejó de serlo el momento en que los chicos de Nespresso me llamaron para invitarme a cenar a El Baqueano, para disfrutar una noche dentro del proyecto Cocina Sin Fronteras, fundado en 2013 por Fernando Rivarola (chef) y Gabriela Lafuente (sommelier), y apadrinado por Alex Atala…

Empezamos buscando ente los amigos del rubro, fronteras afuera y terminamos deslumbrados por las maravillas de grandes cocineros, descubrimos que también los motiva la pasión, el amor por el trabajo, y en muchísimos casos, desean a través de sus trabajos, trascender y dejar su impronta en la historia de la cocina, ambición, quizás, pero en muchos lugares también se trabaja con humildad, apuntalando la ambición con sobredosis de amor, y eso es lo que no motiva. El objetivo fue fácil, no tuvimos que buscarlo porque venimos desarrollándolo desde el primer día que abrimos las puertas de nuestro restaurante. Buscamos la pluralización de la cocina, la divulgación de los productos regionales, endémicos y autóctonos. El intercambio cultural entre países, cocineros y productos. La utilización de la tecnología y las tradiciones aplicadas a las preparaciones culinarias. Y simplemente lanzamos nuestra misiva.

El Baqueano, como anfitrión, invitará una vez por mes en el trascurso del año a los cocineros de diferentes latitudes. Cada chef realizará una degustación a 4 manos donde prevalecerán sus propuestas y gustos originarios, haciendo especial hincapié en la utilización de productos endémicos, autóctonos y regionales. Más difícil aún fue elegir a los participantes, ya que a medida que avanzábamos, la punta del ovillo nos desentramaba un ovillo gigante de mentes y manos trabajadoras y pensantes, entre las cuales teníamos que elegir. Poco a poco, el ovillo fue tomando forma, y hoy ya es una bola gigante de cocina y cocineros que no se puede parar.


Pero banquen, antes de avanzar con Cocina Sin Fronteras (CSF), déjenme que les cuente de El Baqueano, de Fernando Rivarola y Gabriela Lafuente. Nah, voy a dejar que se presenten ellos :D


El Baqueano proviene de su raíz etimológica baquía, a veces es un hombre, en oportunidades que busca, otras que rastrea, acompaña, conoce, entiende, se mimetiza con la tierra,  la desanda caminando o montado en su caballo, deja huellas, y las reconoce, encuentra comida y cauces de agua, ve las estrellas y las constelaciones, come, se nutre, respeta la tierra.

Gabriela y Fernando son los baqueanos de San Telmo, pequeña casa de comidas donde ofician de anfitriones, ella en sala, él en cocina, ella con los vinos y las espirituosas, él con los cuchillos y los fogones. Ambos llevan adelante la búsqueda y la puesta en valor de los productos de los diferentes biomas de la argentina, un mapa donde abundan las carnes autóctonas y los productos de recolección, los huertos orgánicos y los pequeños productores autosustentables. Desde el mapa y hacia la mesa, reciben, acompañan y comparten con sus clientes, conocimientos ancestrales y nuevas técnicas de cocina contemporánea.

Este templo del sabor ofrece habitualmente un menú degustación por pasos, cuya cantidad de etapas varía de acuerdo a lo que hay en el mercado en el momento de diseñarlo. Se respeta a rajatabla los productos de estación, y se acompaña a la perfección por casi la misma cantidad de vinos Trapiche. El festín concluye con un café Nespresso (ambas marcas main sponsors 2016 de El Baqueano). Los baqueanos convocan a un productor local, que en esta ocasión fue Trapiche Costa & Pampa, variedad desarrollada en Chapadmalal a nivel del mar y a 3km de la costa. Entren a conocerlo a este link porque es un flash, y luego de probarlo, yo personalmente puedo decir que lo volvería a elegir muchas veces más (hasta mi límite, obvio, vamos a mantener las formas).


El Chef anfitrión es Fernando, y para esta ocasión invitó a la chilena Carolina Bazan de Restaurant Ambrosia (de Santiago) y al argentino Gabriel Oggero de Crizia Restaurant Grill Bar (de Palermo, CABA). Son tres popes gastronómicos, y debo sumar, los inspiradores de la palabra requisi, que inventé para poder explicar lo que pasó por mi paladar esa mágica noche de viernes de Cocina Sin Fronteras.


Adriana Huck de Trapiche Costa & Pampa, Carolina Bazan de Restaurant Ambrosia y la Sommelier Gabriela Lafuente




Y como no había fronteras para nada, tuvimos el placer de compartir la velada con El Gran y Querido Gordo Cocina.  Ay lo que sabe este pibe, ¡y lo divertido que es! Qué maridaje de lujo, ¡señores!



Voy a compartir cada paso que disfrutamos, ¡nueve! ¡Nueve, entendés! ¡Una locura! ¿Cómo no inventar una expresión después de eso? Y voy a anticiparme a las etapas de este banquete de otro mundo, contando que la atención es de primerísima. Gaby, la anfitriona en el salón + su equipo de jóvenes camareros de oficio (pensaba que estaban por extinguirse pero no, ¡están todos en El Baqueano!), son de lo más atentos y preparados para explicarte cada paso y el porqué de cada espumante y vino servido. Se supone que tengo que contarles pero tomé. Tomé todo. Y bueno. Medio como que si les cuento les miento, porque poco me acuerdo. Ji. ¿Saben qué? Mejor así. USTEDES tienen que vivir esta experiencia, no hay palabras que valgan. Sólo requisi. Vamos al menú…


Trío de ostras, uno por cada chef.
Ostras Fumet, Ostra apanada y Ostra chimichurri.
Al terminar la tercera, le vi la cara a Dios.


Juego de vegetales y texturas, de Gabriel (Crizia Restaurant Grill Bar).
Cómo me gustó, y cómo me encantó la presentación. Me hace acordar a mi época de encuadres de fotos al borde. La comida también se come con la vista :)






Tártaro de Res con hierbas, de Carolina (Restaurant Ambrosia).
Hasta la tostada fue un 10. Madre mía. ¡Con qué alta vara jugamos!





Roca de mar mimética, de Fernando (El Baqueano - Cocina Autóctona Contemporánea).
Maten a la inculta: no sé / no recuerdo qué comí pero ESTO no lo probé nunca y fui feliz.





Pil Pil de langostinos al revés, de Fernando (El Baqueano - Cocina Autóctona Contemporánea).
Al revés, al derecho, dámelos como quieras, dámelos toda la vida. Requisi.




Pasta con locos, de Gabriel (Restaurant Ambrosia)
¡Todavía quedan texturas por descubrir! ¡Es fascinante!






Bife de chorizo con tubérculos, de Gabriel (Crizia Restaurant Grill Bar).
Tengo el mejor recuerdo de esta porción celestial. Ese arenado que lo cubre es impresionante y la pastita que se ve casi escondida es la gloria. ¡Ah! Y un fuerte aplauso a los tubérculos.



Camino rojo, de Grabriel (Crizia Restaurant Grill Bar).
Si les gustan los frutos rojos, ESTO es lo que tiene que comer al menos una vez en la vida.




Chocolate rubio, de Carolina (Restaurant Ambrosia).
Noveno paso chicos: a esta altura no me queda otra palabra más que requisi.




Los vinos servidos en tiempo y forma fueron:
Trapiche Costa & Pampa Brut Rosé (mi favorito).
Trapiche Costa & Pampa Sauvignon Blac.
Trapiche Gran Medalla Chardonnay.
Terroir Series Ambrosía 2011.


Como cierre, un cortadito Nespresso



Qué bien te sienta el (mejor) café después de un banquete como éste. Fue el broche de oro, fue la conclusión contundente de una noche requisi y tan divertida que estoy segura puedo adjudicárselo a la compañía y no a los vinos ;)

Y por si fuera poco, los tres chefs salieron a charlar con las mesas, como tres chicos que acaban de pasarse tres horas jugando a la pelota o haciendo su actividad favorita. La alegría por lo que hacen y lo bien que la deben haber pasado en esa cocina sin fronteras se sintió en cada plato y en su saludo de despedida. Esta fue una experiencia de otro mundo, y de la cual estoy muy muy muy muy muy agradecida. Muy hasta el infinito. Sigan las novedades de El Baqueano para conocer las próximas fechas de Cocina Sin Fronteras (en septiembre, octubre y noviembre pueden llegar a comer muy muy muy bien...). 



Gracias totales e infinitas Gabriela, Fernando, Carolina, Gabriel, Adriana, y más gracias totales e infinitas a los chicos de Nespresso por habernos abierto la puerta para entrar a jugar, requisi y sin fronteras. ¡Salud!



El Baqueano - Cocina Autóctona Contemporánea
D: Chile 499, esquina Bolivar, San Telmo, Argentina.  
T: 4342-0802
H: Martes a sábado de 19 a 23hs.

Cocina Sin Fronteras


Mains Sponsors 2016 de El Baqueano

Nespresso

Trapiche


Invitados CSF Edición Julio 2016

Carolina Bazan de Restaurant Ambrosia
D: Pamplona 78, Santiago, Chile.

Gabriel Oggero de Crizia Restaurant Grill Bar
D: Gorriti 5143, Palermo, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.



Los retratos son fotos de Pablo Baracat.


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.