APERTURA

APERTURA
Esta semana en Alma...

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Alma Singer I | Descanso y fantasía en un refugio campestre

  • 7/11/14 -

PLAY | The very thought of you - Billie Holiday

Lo confieso Sr. Juez, soy de las que se pasan más tiempo de la cuenta mirando Green Wedding Shoes. No ahondemos en detalles Sr. Juez (ni saquemos conclusiones erradas), sólo vayamos al grano. ¿No son hermosas las bodas en estancias, con tanto verde alrededor? ¿Y guirlandas de luces? :D






Como si Green Wedding Shoes supiera de mi hobbie, me guiñó el ojo con un mail a tono. ¿Remitente? Liliana Lucia Roldán de Braceras, la mamá de la genial Guada Braceras, diseñadora rocknrolla y creadora del siempre encantador Piaf.


Saben qué es Paif, ¿no? Sepan mucho más acá, de donde tomé esta foto.

Bien. Sólo necesité un par de mail para saber que Lili es una señora tan encantadora como su hija. Y es, junto a su marido Fidel, la dueña de Quinta Los Cardales, un establecimiento rural ubicado sobre la Ruta 30 y su intersección con el camino a Casalins, 7km de la ciudad de Rauch.


 ¡Hola Rauch! Ya me gustaste. ¿Dónde está mi cámara? ¡Vámonos de viaje!


La Quinta Los Cardales es una hermosa sede para Eventos Sociales (tal como me los imagino después de ver cinco páginas de GWS), y también es una Casa Rural, con una historia digna de película de Juan José Campanella. Pónganse cómodos y tomen una bolsa de pochoclo que esto va a estar bueno :)




En enero de 1988, la Sra. Liliana Lucia Roldán de Braceras, compra una propiedad de 29 hectáreas, en las inmediaciones de la ciudad de Rauch, sobre la ruta provincial 30 en la intersección con el camino que une Rauch con Casalins. Dicha propiedad es cortada por la ruta 30 y su límite norte, es el Arroyo Chapaleofú.


La propiedad perteneció al Sr. Domingo Pascualetti, un famoso resero de la zona, ya retirado en ese momento, y solía utilizarse para descanso de la hacienda, en tránsito, antes ser llevadas dichas tropas a su destino. En dicho lugar existían algunas plantas de eucaliptos añosos y algunos pies de acacia blanca. También, un rancho de adobe en bastante buen estado, con dos habitaciones, una cocina grande, un baño interno con una pequeña galería que miraba al este, generando un espacio de descanso para los tórridos días del verano. Su galería poseía una bomba sapo y a pocos metros de allí, un “charco” en donde tomaban agua los chanchos del propietario. En cercanías de la casa existía un pequeño galpón de bloques con un dormitorio anexo, sirviendo para depósito de aperos, carruajes y alimentos del ganado y para descanso de algún resero que llegaba con las tropas.

La idea de la nueva propietaria fue, desde sus inicios, organizar la casa aprovechando lo ya construido, forestarla, parquizarla y realizarle un cerco perimetral. De esa forma, en mayo de 1988, se comienza la construcción, forrando por fuera y por dentro el rancho original de adobe, con ladrillos a la vista. Se realizaron instalaciones de gas, de agua fría y caliente, se construyó un fogón/parrilla en la cocina junto a una despensa anexa, se hizo un nuevo baño y en las habitaciones se colocaron nuevas aberturas y se hicieron camas de material que a su vez servirían de sillones. Pensando en la estación invernal y en cómo se daría calor a la nueva casa, se colocaron calefactores de tiro balanceado, colocados en cada cuarto, los cuales funcionaban con gas de tubos. La casa se rodeó de una vereda de ladrillos y en la galería se dejó instalada la bomba sapo, testigo mudo de los primitivos inicios.

Mientras tanto, se fueron realizando los alambrados perimetrales de lo que sería parte del actual parque y se forestó, en esa primavera, con distintas especies ornamentales y de reparo. Se plantaron eucaliptos medicinales, palmeras, aromos, crataeus, muérdagos, robles, ginko biloba, aguaribay, fresnos, cedros y varias especies más, siendo todo ubicado con un criterio paisajístico, pensando que se generase sombra, reparo y “abras” que permitieran ver el lejano horizonte.



Fue Don Cipriano Correa, un gaucho ya jubilado, quien se incorporó desde un principio como colaborador, trabajando incansablemente para ordenar, limpiar, cuidar las plantas y el parque, que, en un principio tenía aproximadamente una hectárea. Las pajas vizcacheras, de alguna forma, eran las dueñas de los espacios más cercanos de la casa y los cardos, distribuidos en todo el campo, lo más habitual en aquel primer año. Fue ese último hecho, lo que dio origen al nombre con el que se bautizó el establecimiento: Los Cardales.



Ese primer verano, del 89 al 90, ya se pudo aprovechar la casa y era motivo de visitas de amigos, donde los fines de semana, Liliana y su esposo y cuatro hijos descansaban allí, en lo que familiarmente denominaban “la Quinta”. Movilizar, ordenar, pintar y completar todo lo existente fue una gran y ardua tarea familiar; mientras tanto, los hijos andaban a caballo y sobre todo, el mayor de ellos, iba aprendiendo los secretos del campo y de la amasadura de caballos, tarea a cargo de Don Correa. Ese verano se decide desarmar el galpón de bloques y construir a continuación del rancho original, un nuevo galpón que guardase el mismo estilo de la casa principal, como también una habitación, un baño y una cocina siendo que la misma sirviera como casa habitación del encargado Don Correa.

Sin mayores modificaciones fueron trascurriendo los años, hasta que a principios del 93, siguiendo el destino profesional del esposo de la propietaria, el Ing. Fidel, la familia se radica en Brasil, quedando Don Correa a cargo del establecimiento. El hijo mayor, viviendo con sus abuelos en Rauch, visitaba, periódicamente, la Quinta, en donde continuaba con el aprendizaje de las tareas rurales, siempre asesorado por Don Correa. Es de aquellos años que quedó el recuerdo de Guadalupe, la hija de Liliana, que desde muy niña sostuvo que cuando se casase, quería hacerlo en la Quinta.


Los más de quince años viviendo en Brasil, hizo que si bien la Quinta siempre estaba mantenida, fue de alguna forma olvidada… Ella estaba muy lejos del nuevo destino y cuando venían a Argentina, la familia de Liliana no pasaba sus fines de semana allí. Ya no se podía ver, en cada primavera, el brote de los árboles ni el florecer de las plantas. En 1997, fallece Don Correa, momento de gran consternación en el ámbito familiar. Después de ese triste momento, a pesar de las inquietudes que se tenía y ante la falta de personal idóneo que la cuidara, todo quedó muy solitario y triste.

En el año 2001, se tuvo la oportunidad de anexar una superficie lindera de 23 hectáreas que le daban al conjunto un mayor valor, sumándose un total de 53 Has. En octubre del 2007, la única hija de la familia, Guadalupe, decidió casarse y como lo había dicho cuando tenía 7 años, fue realizada su boda, en Quinta Los Cardales.


Liliana ya estaba de vuelta en Argentina, luego de una ausencia de 15 años. Su esposo Fidel, tomó una licencia de tres meses de sus actividades en Brasil, para poder acomodar todo el establecimiento y que la Quinta estuviera hermosa para el evento que se realizaría el 12 de Octubre. De esa manera, se dispuso construir una nueva casa de personal, con un galpón anexo. El antiguo galpón y la casa de Don Correa se transformó en un hermoso living comedor con salamandra, con dos habitaciones, quedando de esa forma, cuatro habitaciones con tres baños y capacidad para poder dar alojamiento a 12 personas. Adicionalmente, se construyó una hermosa pérgola de cañas, con 100 m² de superficie, dándole otra visión al antiguo rancho de adobe.


¡Guada quiero ver fotos de tu casamientooooooooooo!

Luego del casamiento de Guadalupe, que se desarrolló en una carpa armada con dicho fin, Liliana decide comenzar el sistema de turismo rural, alquilando las instalaciones para personas que busquen solaz y tranquilidad. Consultó con sus cuatro hijos, quienes se negaron a ese nuevo emprendimiento, aduciendo que si venían a quedarse gente "de afuera", ellos no iban a poder estar en la Quinta. Atendiendo a estas razones, Liliana decide escuchar sus objeciones y no comenzar con el emprendimiento, pues los hijos, casados y alguno viviendo en el extranjero, solo en los dos próximos años, se alojarían, como máximo por tres noches, en época de las fiestas navideñas.

Teniendo en cuenta esa realidad, en el año 2009, Liliana y su esposo, sin consultar a sus hijos, deciden comenzar con la explotación de la Quinta Los Cardales como lugar de eventos y de alojamiento en su casa rural. De esa forma, en junio del 2009 se adquiere una carpa de 300 m² y durante el año 2010 se construyen, las instalaciones complementarias (de 300m²) a dicha carpa. La nueva estructura consta de varios sectores que incluyen una cocina, una parrilla externa, un área de lavado de material del catering, baños femeninos, masculinos y de discapacitados, vestuarios y baños masculino y femenino usados por el personal que trabaje en eventos y de esa manera poder ofrecer un sistema diferenciado en calidad y un lugar amplio y cómodo para desarrollar las actividades.


En noviembre del 2010, la carpa para eventos es presentada a la prensa local, como un nuevo lugar apto en el medio rural, para la realización de eventos sociales, ya sean de la región o de los habitantes del pueblo de Rauch, considerando la deficiencia de salones que había allí. Se puede decir que, debido al boca en boca y la publicidad realizada en diversos medios de difusión, hoy ya está en la conciencia del pueblo Quinta Los Cardales.

Día a día, crecen los pedidos para realizar diversos tipos de reuniones y confraternizaciones, como poder disfrutar del contacto con la naturaleza, del aroma de las flores y observar el color de los árboles del actual parque de 7 has. Una boda, un cumpleaños de 40, 50, 60, 70 y 80 años, una despedida de fin de año, una reunión de amigos hace que la Quinta Los Cardales los atienda como siempre lo soñaron. Para eso, se dispone de personal que fue calificado con cursos de especialización: mozos, de catering y de bartender, los mismos suministrados por Liliana y personal idóneo. Quinta Los Cardales presta todos los servicios que el cliente desee y se especializa en nunca decirle NO a quien lo consulta. Se cree en el valor de la personalización y se pone toda la energía y el talento del equipo que trabaja, junto a Liliana, para lograr eventos auténticos y originales.




Realizamos fiestas formales o informales (coctel para un civil, casamiento, aniversario, fiestas de quince, cumpleaños, bar y bat mitzva, bautismos y comuniones, bodas de oro y plata, fiestas privadas, graduaciones y despedidas, desfiles, y más…), aprovechando la luz del día en plenitud o el atractivo paisaje nocturno con el parque totalmente iluminado. Quinta Los Cardales organiza fiestas desde 10 hasta muchísimos invitados en nuestra carpa.






Y si la materialización de una boda a lo Green Wedding Shoes no está en planes, Quinta Los Cardales pone a disposición su Casa Rural para vivir una experiencia bien de campo argentino. Paz, naturaleza, tiempo para mirar como sale y como se pone el sol, chicos jugando, libros leídos, siestas tomadas, pileta disfrutada, comidas ricas servidas… a ver, suena demasiado bien. Y suena especialmente bien en noviembre, cuando el año ya nos pesa. ¡Quiero saber más de esta Casa Rural y reservar fin de semanaaa!



La Casa Rural posee una capacidad máxima para alojar a 10 personas. Tiene tres baños, un living comedor, una cocina con fogón-parrilla, una pérgola de 130 m² ubicada en un parque iluminado de 7 hectáreas. En la Quinta Los Cardales hay además cancha de fútbol y bochas, diversos juegos para niños y un área de esparcimiento para realizar paseos a caballo y andar en bicicleta. Todos los servicios que se ofrecen son personalizados y adecuados según los gustos del cliente.




La Casa Rural se conforma por las habitaciones Gardeliano (doble), Verde Florido (single), Lavandas Provence (cuádruple) y Mar Natalense (triple). Todas incluyen baño y todas tienen salida a la pérgola y vista al parque. La casa cuenta con cocina con heladera, fogón-parrilla, microondas y vajilla completa, salamandra y calefactores, gas y agua caliente, y sistema de alarma + casero para custodia 24hs.

    

       
El fin de semana incluye alojamiento (sábado por la noche), cena del sábado y almuerzo del domingo, con bebidas. Incluye late check out hasta las 18hs. Pueden consultar tarifas y hacer reservas a los mails i.eventos@hotmail.com e info@quintaloscardales.com.ar. Y pueden también aprovechar esta promo vigente de fin de semana largo (el lunes 24 de noviembre es feriado):



Hasta acá llegamos Sr. Juez. Y lo mejor es que, con todos los servicios, recursos y calidez de la gente de Quinta Los Cardales, esto recién empieza :)


¡Bienvenida Quinta Los Cardales a Alma Singer!



Quinta Los Cardales | Casa Rural y Eventos Sociales
D: A poco más de 2 horas de Buenos Aires, sobre Ruta 30, a sólo 7km de la ciudad de Rauch, Buenos Aires.
T: (0249) 154475485 | (011) 1561373374 | (02297) 442355.


Todas las fotos de este post pertenecen a Quinta Los Cardales, a excepción de las frutas (que pertenece a Piaf) y las citadas de Green Wedding Shoes.


12 comentarios

  1. Im-pre-sio-nan-te! Qué lugar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesica!! muy linda tu PALABRA!!!!! Te espero en Quinta Los Cardales para disfrutar la naturaleza!!!!!

      Eliminar
  2. Im-pre-sio-nan-te! Qué lugar!!

    ResponderEliminar
  3. Guada es lo más divino del universo. Una de las amigas que me dio el mundo blogger emprendedor. Simpática, divertida, siempre buena onda. Te quiero Guadaaaaaa! Me imagino que de tal palo..... el lugar es un sueño, si me vuelvo a casar (?) voy!
    Beso a todas y buen viernes
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vero divinaaaaaaaaaaaaaaaa!! est elugar este yeno de mucha magia, mucho amor, mucha risa compartida, mucha paz.... me acuerdo mi primer cafe con vos en casa muaa, yo con bauti bebe, te acordas? jajajajaja . Marina lindaaaaa, cuanta gente hermosa conoce uno en este camino! millon de besos y luz para todas

      Eliminar
  4. Qué historia tan preciosa y qué placer saber que se conserve tanta historia con cariño y ese cuidado súper pensado de los detalles. ¡Me quiero ir ya! ¿...no hay planes de una jojornada completa de La Minipymer por ahí? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, vanina, por tus palabras!! las espero allá con muchísimas ganas para que realicen los talleres que deseas!! verán que linda día y tarde van a pasar!! cuenten con un regalo de día de campo para eso....

      Eliminar
  5. Que bellaaaa estancia, precioso lugar y ambientes. Quiero! Besos y excelente finde. Caro:) www.felipadeco.com, fan page: Felipa Deco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola carolina!!!!! gracias por tus expresiones, te espero allí cuando deseen visitarla, vas a ver los lindos días que pasaras allá!!!!! besitos!!!!

      Eliminar
  6. Ah! y me copó la camara de portada, ge nial. Besitos :)

    ResponderEliminar
  7. :) qué lindo leerlas a todas! gracias por pasar y proyectar días de paz en la quinta buena onda :) jjejejee!
    besos a todas y gran semana!

    ResponderEliminar
  8. Me sumo a la pregunta de Vani: la Minipymer en Los Cardales! wiiiiii

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.