APERTURA

APERTURA
Esta semana en Alma...

BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

Colgada del Árbol de los Orishas

  • 20/8/10 -

Hay algo que no les conté ayer. Yo se que lo insinué, que di pie con tanta musiquita linda y pajaritos revoloteando el post. Algunos se habrán preguntado, hasta habrán sospechado, lo habrán imaginado… sí. Es cierto. En el Pasaje Soria hay una galería de arte. Tururururururu (jaaaaa)


La historia fue así. Mientras yo estaba encuadrando el picaporte y el buzón de la casa de puerta celeste (o algo parecido), Natalia estaba abriendo la reja de la vidriera de una gran casa azul. Cuando ya estaba más cerca de la puerta, me invitó a pasar a recorrer la galería DacilART. Yo ni idea que ahí había una (a mi ADN todavía le falta mucho gen Mapa de las Artes), por eso entré, contenta con el descubrimiento y la invitación buena onda.


Si bien era febrero, yo tuve la suerte de ver la muestra que se montó para fin de año, llamada Feliz Navidad (todas las fotos que subí son de esa muestra, pero ya no está más). Había obras en pequeño formato y otras creadas especialmente para la ocasión, pero todas respondían a la consigna de ser Regalos Artístico (objetos creados con arte). Me encantó todo lo que vi, y lo que más me pudo fueron discos de vinilo intervenidos con personajes y colores muy divertidos. Arte para casa, para la oficina, arte accesible creado por Alexei Serrano, Camilo Guinot, Gabriela Maltz, M U n i E K, Norma Catan, Pedro Cuevas y Verónica Llobet.


Entre foto y foto, charlaba con Nati de la galería (que además está buenísima arquitectónicamente), de los artistas y de los blogs (saqué chapa Alma Singer para asegurarle que tanta foto iba a terminar en algún lado…). Fue buena onda instantánea, y sentí a ese lugar como un verdadero promotor de las artes, de esos que se mueve para ayudar a mostrar lo más nuevo, lo más verde, lo que más necesita promoción porque es muy joven y todavía no tiene cartelera.


Antes de irme Nati me preguntó si ya le había sacado fotos al Árbol de los Orishas. Cri cri. Silencio y bola de desierto. Le pregunté qué era y cuando me lo mostró me di cuenta que venía paseando realmente colgada de la palmera. ¿Cómo perderse tamaña explosión de color creada por el artista cubano Alexei Serrano?


Es una instalación que Alexei realizó con objetos cotidianos sobre un poste de luz en la vereda de la galería.


En el Árbol de los Orishas se pueden identificar los colores, los objetos y el espíritu característico de algunos Orishas [hombres divinizados después de muertos] como; Elegguá, Yemayá, Changó, Ochún, Oggún y Ochosi, pero además se puede contemplar el color exacerbado, la simpleza de las formas, la complejidad de las texturas y la utilización de objetos pegados y pintados. Alexei Serrano, logra con esto compartir estéticamente y conceptualmente parte de la cultura cotidiana y urbana de su país de origen con nosotros.


Nati me contó con lujo de detalles la historia del árbol y de cada deidad representada, con sus vicios y sus virtudes. Por suerte me mandó toda la información por mail, porque entre el cuelgue que tenía ese día y los meses que pasaron hasta hoy, hubiera recordado CUALQUIER cosa. Al que le interesa saber más sobre los Orishas y el árbol de Alexei, siga leyendo al final del post.


Ahora tienen un motivo más para visitar el Pasaje Soria. ¿Les recuerdo el soundtrack sugerido? Turururururu



Galería DacilART

www.dacilart.com

info@dacilart.com

D: Pasaje Soria 5125 (altura de Thames 1550)

T: 4832-1784


Más fotos DacilART


¿Qué son los ORISHAS?

La colonización del Nuevo Mundo planteo un grave problema de mano de obra y la importación de negros y esclavos africanos comenzó ya hacia 1501. (…) Su fundamental influencia cultural sobre nosotros la ejercieron a través de su religión, de imaginación, vitalidad y colorido deslumbrantes. Su panteón de deidades u orishas no solo cesa de interesar a los estudiosos, sino que sigue vivo e influyente.

(…) En África, cada Orisha estaba vinculado a una región, se trataba de cultos locales que adoraban cada uno a su “Dios”.

En casi todos los casos se trataba de hombres divinizados después de muertos, practica común en un periodo genitor de la historia religiosa. El hombre primitivo no establece diferencias demasiado grandes entre un dios y un hechicero poderoso, quien se aprovechaba de los agentes sobrenaturales para atemorizarlos y coaccionarlos y que cumplieran sus deseos.

(…) Aquellos ancestros con aché (poder) se transformaron en orishas, fueron divinizados. (…)El ser material del individuo desaparecía quemado por la pasión, pero permanecía solamente su aché, es decir, el poder en estado de energía pura.


Los Orishas en Cuba.

Natalia Bolívar Arostegui.

(Fragmento de la introducción)


La energía masculina

Elegguá es el más humano de todos los orishas, ni bueno ni malo, usa los colores rojo y negro, es quien posibilita los encuentros entre las personas. Aunque no lo veamos… Elegguá siempre está.

Ogún es quien abre los caminos, habita en los montes junto a Ochosi (su hermano, ambos hijos de Yemaza). Es el dios del metal, ya que son las espadas, junto a su velocidad, lo que trazan los senderos.

Ochosi es el cazador por excelencia. Su sigilocidad, su mesura, su silencio; hace posible el hecho de todas sus flechas den con el blanco. Nunca una flecha de este orisha puede fallar. Ochosi y Ogún se necesitan el uno al otro para subsistir ya que mientras, el primero atrapa al animal, el segundo garantiza la llegada a la presa.

Chango es quien decide sobre el bien y el mal; es el orisha del rayo y del trueno. Místicamente, el rayo es una de sus armas, que envía como castigo, nunca impensado o arrebatado, sino fundamentadamente. Sus colores son el rojo y el blanco.


La energía femenina

Ochún es destacada como la diosa del agua dulce, caracterizada por el discreto movimiento de los ríos. Sus colores son el amarillo, naranja y verdes claros. Es símbolo de belleza y de placer. Tiene a cargo el don de la fertilidad junto a Yemaza, orisha del mar. Poseedoras de una gran belleza, la primera es la sensualidad misma y la Ambas pueden resultar calmas así como furiosas.


6 comentarios

  1. sí, ya conocía ese árbol fabuloso.
    viendo la imagen del árbol, entonces me doy cuenta de que alguna vez ya pasé por ese pasaje, y no hace mucho.
    así que desmiento lo que dije en algún otro comentario, eso de que no conocía ese pasaje.
    beso vero y ¡buen viernes!

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo e interesante todo esto VEro!!! La verdad me dieron ganas de ir.. Y de poner el CD de Orishas, ideal para un viernes soleado. Acá te dejó un tema: http://www.goear.com/listen/5ff88e1/a-lo-cubano-orishas

    ResponderEliminar
  3. Africa United. Hermoso post Verito. Me llevaste de recuerd a cuando tuve la suerte de vivir una fiesta Ymanjá, diosa del mar, en Bahía. Un privilegio de la vida...

    ResponderEliminar
  4. buenas buenas....

    ana, conocías el pasaje cheeeee! groso, no?

    ochún cómo estás? gracias por el tema... parece que vos y melón acá acabo están conectados ;)

    lauriten gambaliten decime que te metiste en el agua rodeada de flores!!!

    vero grosa la galeríaaaaa! jajaaj!

    melonet melomanet, decepciono si te digo que me gustó más como describiste a los cubanitos que la música en sí??? es que esto del hip hop de las cloacas globales no se si es mi onda... gracias igual por la referencia.

    besoooooooooooooo

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.