BANNER SOMMELIER

ALMA SINGER TAKE ME OUT

La Historia del Amor según Nati

  • 14/10/09 -

ATENCIÓN: Si no leíste la novela, igual podes leer este post.


Empecé este blog con la ilusión de aportar un dato que quizás alguien considere que suma, de propiciar un espacio lindo donde escaparse cuando ya no se aguantan más las últimas horas del día laboral, de conectar gente y mostrar talento, ese que pulula y hace tan bien. Bueno, con la idea de generar algo. No se qué, algo. Algo bueno espero. Interesante, positivo, gracioso, divertido… lo que sea.

Supongo que con la misma ilusión ya fui cuatro veces a El Ateneo a comprar “La Historia del Amor” de Nicole Krauss, novela que de por sí se fue mistificando en mi entorno por toda la movida del blog. Bla. El punto es que ya van dos destinatarias del regalo que una noche (¿por qué siempre se dará de noche?), así como si nada, me mandan un mail con sus reflexiones al respecto. A una ya la conocen y a la otra la están por conocer. Dos de cuatro está muy bien ¿no?


Con dos aportes me juego y abro una nueva etiqueta en Alma Singer: La Historia del Amor según… Quien lo haya leído y quiera contar o compartir algo al respecto está más que bienvenido a enviarme su loquesea a almasingersings@yahoo.com


Ahora es turno de mi amiga Nati Iscaro. Mi (ahora ex) subeditora convertida en amiga al muy poco tiempo; mi cómplice de miradas, cafés horribles de Perfil y llamadas fugaces entre internos (aunque estuviéramos a escasos diez centímetros de distancia); mi compinche cinéfila, que se ganó el título 2008 del juego del cine por las mil veces que fuimos juntas, inclusive esa vuelta que accedió a acompañarme a ver PS I Love You cuando yo quería ver paisajes de Irlanda y ella no quería llorar; mi “vamos de una” cuando se trata de una muestra de arte (¡tiene su Guía T marcada con todas las galerías!); y mi muchas cosas más que condimentan mi vida, desde un mail de tres palabras, una llamada emocionada y un mensaje de texto indescifrable hasta los paseos a ritmo de recién nacido, porque Nati camina lento pero firme.


Gracias por compartirme este carancho que escupiste.

¡Te quiero mucho!


La Historia del Amor según Nati Iscaro

Asunto de mail: No sé qué carancho es esto que escupí, la culpa la tiene tu novela, te quiero amiga!


No te enojes conmigo Alma, no estaría bien.

Después de todo, nada de esto fue mi culpa. Cómo llegué a vos, quiero decir. Cómo un día cualquiera nos encontramos.

La primera vez fue natural. Te vi (te leí más bien) y reencontré a esa amiga que hace tanto que no veo, y que extraño. La vi a ella, en vos.

La vi en tus momentos de ensueño, en tus frases, cargadas de una inocencia casi caprichosa, casi esquiva. Y la vi, también, en tu ánimo de explorador incansable, que de tan incansable llega a agotar a todos quienes te rodean. Menos a vos.

La vi en tu frescura. En los gestos risueños de un espíritu rebelde. Tan lejos de la apatía como sólo puede estarlo quien la ve todos los días, en los ojos de los demás, y resiste.

Pero de a poco fui viendo tu otro yo, ese que está en mí. Ay del ego, ese horripilante monstruo que a todos nos llama a hacernos parte de todo lo que vemos y tocamos y sentimos.

Y entonces me vi. En esa búsqueda incesante por la felicidad ajena. La de una madre. Esa impotencia que se contagia. Un pastor que arrastra a sus ovejas, lejos, bien lejos, donde el horizonte se une con las entrañas de la tierra y crecen sonrisas, sonrisas gratis y contagiosas, que uno toma de la tierra y ríe, ríe hasta morirse de la risa. Una vida que vale la pena ser vivida. Una y otra vez.

Hoy estoy lejos de ese campo verde, pero veo que ese es mi camino.

Nada de pobre mi madre, pobre mis hermanos, pobre mis todos.

En cambio, elijo creer.

No quiero mentirte Alma, tu futuro es tan gris como el mío. Me conformo con que mi Alma, mi verdadera Alma, o sea, mi amiga, que esta más cerca de ese campo verde que nosotras, y que de cuando en cuando nos contará cómo allí se vive, y acaso nos regale una frutilla.


9 comentarios

  1. Lo descubri hoy. Me encanto tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Que bueno es extrañar cosas sencillas y practicas, que bueno es sentir aire fresco en la cara cuando alguien te abraza...abrazos sinceros, espontáneos, no medidos ni tarifados...personas que te abrazan sin esperar esmeraldas a cambio, excepto quizás por la misma sensación de adrenalina que lleva estrujar un cuerpo y susurrar cálidamente un "Te quiero"...un "Te quiero" sin tintes mal intencionados, un "Te quiero" sin hipócritas manchas de adulación...en la cálida superficie de este blog...te abrazo Alma, te abrazo Nati, porque entregar sueños en sueños ajenos es remontar barriletes para que toquen el cielo...(bueno después del abrazo no vendría mal una submarino con una chocotorta, excepción que confirma la regla de que no se pide nada a cambio).

    ResponderEliminar
  3. Clara muchas gracias!

    Antonio, coincido a pleno y gracias por el abrazo (y tranqui... mañana vuelve la comida al blog :) y va sin pedir nada a cambio jejeje).

    Ari sos grosa!

    ResponderEliminar
  4. Muy bien diez. tal cual, todo.
    Besos Nat, besos Alma
    Muá muá muá :)
    Clorets

    ResponderEliminar
  5. hoy arranco a leerlo..

    ResponderEliminar
  6. gracias Vero por abrirme un espacio en tu blog. no deja de sorprenderme todo lo que se genera en este mundo casi increíble que llamamos web.
    te quiero mucho amiga

    ResponderEliminar
  7. Gracias Clor!
    Lu empezá y después contame...
    Nati, sensa parole! Te quiero amiga!

    ResponderEliminar
  8. A MI ALMITA CANTORA, RUISEÑOR Y CAMPANA,
    CON EMOCIÓN Y EN CADA HORA, ME ALEGRA VER QUE "lA HISTORIA DEL AMOR" CANTADA POR VOS, ABRIÓ MILES DE CAMINOS.
    UNO POR CADA ALMA QUE SE ENCUENTRA, O SUEÑA ENCONTARSE, EN ALGUNO DE LOS MUCHOS QUE AQUEL CANTO SUGIERE.
    LO INCOMPARABLE ES QUE HAYA QUIENES SIENTAN GANAS DE CONTARNOS HASTA QUE CRUCE ESTÁN DISPUESTOS A LLEGAR. Y ES MARAVILLOSO ESCUCHARLOS.
    SIEMPRE ME ALEGRA LEERLOS.
    Y SIEMPRE ME ALEGRÁS VOS!
    GRACIAS,

    ResponderEliminar

For the love you bring won't mean a thing, unless you sing, sing, sing.

© Alma Singer
Diseño:Maira Gall.